Compartir

En un artículo anterior, analizábamos algunas de las diferencias al trabajar con distintos formatos de películas, dejando un duelo abierto sobre si el tamaño de la película influye de una manera significativa en la capacidad de ampliación. Es evidente que con mayores dimensiones del negativo menos veces tendremos que multiplicar esa imagen para obtener un tamaño determinado pero, ¿es eso realmente cierto o podemos realizar grandes ampliaciones con formatos menores?

Para intentar obtener una respuesta probaremos una de las películas más nítidas y con menor grano disponible en 35 mm, la ADOX CMS20 II junto con nuestra película patrón para formato medio, ILFORD FP4-Plus.

Recordando TP

No, no es recordando Tiempos Pasados sino recordando Technical Pan. Es imposible hablar de películas de alta resolución sin mencionar a la maravillosa y extinta película que Kodak dejó de producir en 2004.

Muchos de nuestros lectores seguramente la habrán utilizado, o al menos la recuerdan. Era, es –aún se encuentra material en stock en las redes– una película de tipo “documento”, de contraste variable y pancromática, especialmente diseñada para microfotografía, micro-filmación, reproducción de documentos, fotografía astronómica –merced a su sensibilidad aumentada al rojo–. Con su revelador especial dedicado, el Technidol y exponiéndola entre 16 y 25 ISO podía expresar una adecuada gama de grises y así ser utilizada para la denominada fotografía “pictórica”. Su capacidad de resolución era tan alta que el formato 35 mm podía competir con el 120, e incluso, con placas 4 x 5″.

Tpan-technidol-1999
Fotografías realizadas con la mítica película Technical Pan y revelada con Technidol LQ. Negativo 6×6 © Fernando Marcos

Kodak cesó su producción en 2004 con los argumentos habituales: “Technical Pan está siendo discontinuada debido a la constante disminución de la demanda en los últimos años. Los cambios en los componentes del producto y en nuestros procesos de fabricación hacen que sea poco práctico seguir apoyando este producto. La última colada de Technical Pan fue fabricada hace varios años. Desde entonces se ha cerrado la antigua sala de revestimiento, los geles utilizados en la formulación del producto se han vuelto obsoletos y ya no fabricamos el soporte ESTAR (poliéster) sobre el que se emulsionó el producto de 35 mm. Habría un coste considerable para recrear el producto, sin garantía de mantener la calidad de la Technical Pan original”

Ya sabemos lo que pasa cuando una especie desaparece; aparte de añorar su pérdida, en no pocas ocasiones aparecen especies nuevas con objeto de ocupar su territorio. Así pues, casi al mismo tiempo, aparecieron dos nuevas emulsiones para cubrir esa pérdida: la Rollei ATP –Advanced Technical Pan– y la ADOX CMS 20. ¡Vaya, señores de Kodak, pues al parecer no era tan difícil seguir fabricando la Technical Pan!

ATP CMS20
Fotografías realizadas con las primeras versiones de las películas Rollei ATP y Adox CMS 20 © Fernando Marcos

ADOX CMS 20 II y ADOTECH – Sistema cerrado

Es muy importante considerar la emulsión ADOX CMS 20 II y su revelador ADOTECH III como un “sistema cerrado”. No se trata de una película convencional, al uso, diseñada para producir una amplia escala de grises con cualquier revelador. Su contraste es extremadamente elevado y aunque se puedan conseguir resultados utilizables con cualquier otro revelador genérico –a diluciones muy altas– los resultados podrían ser impredecibles y/o pobres. En la mayoría de los casos obtendríamos un elevado contraste y, seguramente mayor nitidez, un comportamiento apropiado para fotografía de documentos.

La película ADOX CMS 20 en su primera versión apareció en el año 2005 junto al revelador ADOTECH. En el año 2012, la película evolucionó hacia su segunda y actual versión, CMS 20 II, junto con el revelador ADOTECH II. En marzo de 2016, dicho revelador fue modificado hacia su versión actual, la ADOTECH III, con diferentes diluciones y tiempos, algo a tener en cuenta si nos disponemos a combinar versiones. Actualmente, la película ADOX CMS 20 II se encuentra disponible en rollos de 135-36, 120 y placas 4×5″.

Fotografía realizada con CMS 20 II y filtro polarizador. Objetivo Olympus Zuiko OM 50 mm f1.8. ISO 20, f/11, 1/4 s. ©Fernando Marcos.
Fotografía realizada con CMS 20 II. Filtro polarizador. Objetivo Olympus Zuiko OM 50 mm f/1,8. ISO 20, f/11, 1/4 s © Fernando Marcos

Características

Siempre según el fabricante –por supuesto– su película es LA PELÍCULA, en mayúsculas, siendo algunas de sus principales virtudes:

  • Ninguna película en la actualidad es tan nítida, tiene grano tan fino o mayor poder de resolución, hasta un máximo de 800 lp/mm –pares de líneas por milímetro– para un ratio de contraste de 1.000:1. Es evidente que, a medida que ese ratio disminuya, lo hará el poder de resolución de la película. Tampoco conocemos, en formato comercial, ningún objetivo que pudiera llegar a alcanzar tan elevada capacidad de resolución.
  • Su finura de grano garantiza una ampliación de hasta 2,5 m de diagonal, lo que equivaldría a un sensor de 500 Mpx. Obviamente, son datos del fabricante, quizá demasiado teóricos y entusiastas (1).
  • Para fotografía general la debemos exponer a IE 12 para situaciones de contraste normal y a IE 20 para situaciones de bajo contraste.
  • La sensibilidad espectral –desde los 400 nm hasta los 650 nm–, es muy similar a otras emulsiones de sensibilidad baja, siendo por tanto orto-pancromática, con una buena diferenciación entre los rojos y los azules. En mi opinión tiene un fuerte carácter “ortho” lo que nos obligaría a utilizar filtro de bloqueo UV. Algo ciega a los rojos profundos, tonalidad que por contra sí captaba muy bien la desaparecida Technical Pan.
  • El grano es de tipo cúbico en emulsión monodispersa sobre una base de poliéster de 100 micras en rollo 135 y 120 micras en película plana. Por supuesto, como otras muchas emulsiones modernas, contiene una capa especial anti-halo, lo que ayuda a su extrema nitidez.
  • La elevada transparencia de su base de poliéster nos permitirá realizar revelado por inversión y obtener diapositivas perfectas para grandes proyecciones.
  • Para compensar el fallo de reciprocidad se aconsejan las siguientes correcciones: 1 s + ½ punto, 10 s +1 punto, 1/1000 s + ½ punto.
  • Su soporte tan fino, de tan solo 100 micras, podría dar problemas de foco al fotografiar con aberturas máximas –por ajuste de planeidad de la placa de presión– el fabricante recomienda no usar dichas aperturas; aunque en nuestras pruebas analizando ese dato en concreto no hayamos tenido ese problema de desenfoque, sí es algo que deberíamos tener en cuenta (2).
Fotografía realizada con CMS 20 II a 12 ISO. Objetivo Konica M-Hexanon 50mm f/2. 1/60 s. f/8 ©Fernando Marcos.
Fotografía realizada con CMS 20 II a 12 ISO. Objetivo Konica M-Hexanon 50mm f/2. 1/60 s. f/8 © Fernando Marcos

Revelador ADOTECH III

Diseñado por Heribert Schain y producido para ADOX por Spur, sólo algunas consideraciones que añadir a las líneas de Valentín Sama a propósito de la presentación de la nueva versión de dicho revelador.

  • Es importante utilizar agua destilada en la mezcla. Los excesos de cloro y flúor del agua corriente pueden “atrapar” residuos metálicos y formar puntos negros en el negativo.
  • Si vamos a utilizar mucho esta película sería conveniente destinar un tanque sólo para ellas. Intentar eliminar los residuos metálicos de espirales utilizadas anteriormente con otros procesos no es fácil, con el consiguiente riesgo de manchas.
  • No realizar enjuague previo al revelado, pues esto elevaría el contraste.
  • Utilizar obligatoriamente baño de paro.
  • El fijado, dada la finura de su grano, es muy rápido, de entre 30 y 60 s. Fijar en exceso debilitaría las altas luces.

Las siguientes pruebas se han realizado a IE 12, revelando 7 minutos a 20ºC y a IE 20 revelando 8 minutos a 20º C. Agitación inicial los primeros 30 s y sólo una inversión cada 30 s.

Fotografía realizada con CMS 20 II a 12 ISO. Objetivo Konica M-Hexanon 50mm f/2. 1/15 s. f/8 ©Fernando Marcos.
Fotografía realizada con CMS 20 II a 12 ISO. Objetivo Konica M-Hexanon 50mm f/2 1/15 s. f/8 © Fernando Marcos
Fotografía realizada con CMS 20 II a 20 ISO. Objetivo Olympus Zuiko OM 50 mm auto-macro f1:3,5. ISO 20, f/5,6, 1/125 s. ©Fernando Marcos.
Fotografía realizada con CMS 20 II a 20 ISO. Objetivo Olympus Zuiko OM 50 mm auto-macro f/3,5. ISO 20 f/5,6 1/125 s © Fernando Marcos

Tal como se puede apreciar en las dos tomas arriba mostradas, hay un elevado aumento de contraste en la fotografía realizada a IE 20 –abajo– respecto a la realizada con ajuste a IE 12. Sin haber realizado una prueba técnica de la misma tendemos a sospechar que la sensibilidad real de la emulsión estaría entorno a ISO 6, o incluso menor. Al no tener datos objetivos no podemos asumir –por el momento– esa afirmación.

Fotografía realizada con CMS 20 II, ISO 20. Objetivo Olympus Zuiko OM 50 mm f1.8. ISO 20, f/16, 1/60 s. ©Fernando Marcos.
Fotografía realizada con CMS 20 II, ISO 20. Objetivo Olympus Zuiko OM 50 mm f/1,8. ISO 20, f/16, 1/60 s. ©Fernando Marcos.

CMS 20 II en paso universal (35 mm) frente a formato medio

Formatos 135 y 645

Película Ilford FP4 Plus y ADOX CMS 20 II. Nótese la transparencia de la capa anti-halo y la base de polyester de la ADOX.
Película Ilford FP4 Plus y ADOX CMS 20 II. Nótese la transparencia de la capa anti-halo y la base de polyester de la ADOX

Queremos comparar, a nivel de resolución, el 35 mm con el formato medio, utilizando para ello nuestra emulsión “tipo”, la Ilford FP4 Plus revelada en Rodinal. El fabricante afirma que con su CMS 20 II podemos llegar perfectamente a realizar ampliaciones de 250 cm de diagonal. Pues bien… eso es lo que hemos hecho. Hemos interpolado los archivos hasta los 210 cm de lado mayor –aproximadamente 250 cm de diagonal– a 225 ppp y hemos recortado un pequeño segmento para compararlo.

Película 135 CMS 20 II realizada con CMS 20 II a 12 ISO. Objetivo Konica M-Hexanon 50mm f/2. 1/8 s. f/8 y película 120 (6x4,5) FP4 Plus a 125 ISO con objetivo Mamiya Sekor C 80 1:2.8 N a 1/60 s y f/8 ©Fernando Marcos.
Película 135 CMS 20 II realizada con CMS 20 II a 12 ISO. Objetivo Konica M-Hexanon 50mm f/2. 1/8 s. f/8 y película 120 (6×4,5) FP4 Plus a 125 ISO con objetivo Mamiya Sekor C 80 1/2,8 N a 1/60 s y f/8 © Fernando Marcos

Ciertamente, los resultados impresionan bastante, teniendo en cuenta que la imagen de la izquierda parte de un negativo que tiene una superficie 2,6 veces menor.

Sigamos: cambio de objetivo. El estupendo Konica M-Hexanon en bayoneta Leica-M lo sustituimos por el también estupendo Leica Summicron-M 90 mm f/2, a f/8 1/8 s. La misma ampliación que la anterior 210 x 140 cm a 225 ppp lo que nos proporciona un archivo de 660 MB.

Leica Summicrom-M 90mm f:2 a f/8 y 1/8 s. Imagen completa.
Leica Summicrom-M 90mm f/2 a f/8 y 1/8 s. Imagen completa. © Fernando Marcos

Y realizamos un recorte de aproximadamente 48 x 45 cm a 225 ppp, para apreciar el detalle.

©Fernando Marcos
© Fernando Marcos

Como podemos observar, ha quedado más o menos en evidencia que la película ADOC CMS II puede competir con formato medio, e incluso puede llegar a superarlo en lo que se refiere a nitidez y poder de resolución. Lo que también es evidente es que su contraste es elevado y ahí es donde se nota la diferencia con respecto a las películas tradicionales.

Película 135 CMS 20 II realizada con CMS 20 II a 12 ISO. Objetivo Konica M-Hexanon 50mm f/2. 1/60 s. f/8 y película 120 (6x4,5) FP4 Plus a 125 ISO con objetivo Mamiya Sekor C 80 1:2.8 N a 1/500 s y f/8 ©Fernando Marcos.
Película 135 CMS 20 II realizada con CMS 20 II a 12 ISO. Objetivo Konica M-Hexanon 50mm f/2. 1/60 s. f/8 y película 120 (6×4,5) FP4 Plus a 125 ISO con objetivo Mamiya Sekor C 80 1/2,8 N a 1/500 s y f/8 © Fernando Marcos
Película 135 CMS 20 II realizada con CMS 20 II a 12 ISO. Objetivo Konica M-Hexanon 50mm f/2. 1/30 s. f/8 y película 120 (6x4,5) FP4 Plus a 125 ISO con objetivo Mamiya Sekor C 80 1:2.8 N a 1/250 s y f/8 ©Fernando Marcos.
Película 135 CMS 20 II realizada con CMS 20 II a 12 ISO. Objetivo Konica M-Hexanon 50mm f/2. 1/30 s. f/8 y película 120 (6×4,5) FP4 Plus a 125 ISO con objetivo Mamiya Sekor C 80 1/2,8 N a 1/250 s y f/8 © Fernando Marcos

Formatos 135 y 6×7

Bien, una vez superado el 6×4,5 cm podemos retarle con el 6×7 cm. Lo probamos junto a una de las reinas de la escena argéntica, la Mamiya 7 y su Sekor-N 80mm 1:4 L. Realizamos el mismo procedimiento…

Fotografía realizada con CMS 20 II, ISO 12. Objetivo Olympus Zuiko OM 50 mm f1.8 a f/8, 1/8 y Mamiya Sekor N 80mm L 1:4 a f/8© 1/60 s. Fernando Marcos.
Fotografía realizada con CMS 20 II, ISO 12. Objetivo Olympus Zuiko OM 50 mm f/1,8 a f/8, 1/8 y Mamiya Sekor N 80mm L f/4 a 1/60 s y f/8 © Fernando Marcos

Bien… sigue sorprendiendo, a la vista de los resultados obtenidos.

CMS 20 II 135 y digital

No nos gusta quedarnos con dudas y nos preguntamos qué tan rendiría la película frente a una cámara digital de alto nivel con sensor Foveon que, como todos los lectores saben, es el que más se parece –en su estructura de capas– a una película tradicional.

Fotografía realizada con CMS 20 II a 20 ISO. Objetivo Olympus Zuiko OM 50 mm f1:1,8. f/16, 1/125 s. y cámara digital con sensor Foveon ©Fernando Marcos.
Fotografía realizada con CMS 20 II a 20 ISO. Objetivo Olympus Zuiko OM 50 mm f/1,8. f/16, 1/125 s. y cámara digital con sensor Foveon ©Fernando Marcos

Aquí lo dejamos, los lectores sacarán sus conclusiones a partir de estos resultados.

Reproducción de documentos

En este punto volvemos al inicio, no solo a la imagen de portada, sino al origen para el cual estas películas fueron creadas: la reproducción de documentos. Sobre una mesa de luz y con un buen objetivo macro, el nivel de detalle que podemos apreciar es excelente.

Reproducción en mesa de luz. CMS 20 II a 20 ISO. Objetivo Olympus Zuiko OM 50 mm auto-macro f1:3,5 ISO 20, f/5,6 1/60 s. ©Fernando Marcos.
Reproducción en mesa de luz. CMS 20 II a 20 ISO. Objetivo Olympus Zuiko OM 50 mm auto-macro f/3,5 ISO 20, f/5,6 1/60 s © Fernando Marcos
Recorte de ampliación a tamaño 80x42 cm.
Recorte de ampliación a tamaño 80 x 42 cm

Conclusiones

Pensamos que los resultados son más que concluyentes. Si disponemos de buenos objetivos, estamos dispuestos a trabajar con muy bajas sensibilidades y utilizar determinadas pautas de revelado, podemos obtener una calidad más que suficiente para cualquier trabajo al cual nos enfrentemos. Creemos que queda claro que nos podemos enfrentar a formatos mayores partiendo del formato 135 pero, ¿y si utilizamos 120 o 4×5″? Las posibilidades de superar los límites de resolución de las ópticas y sensores digitales actuales son casi apabullantes.


(1) A partir del formato “KB” (Klein Bild) original de Leica, esto es, de 24×36 mm

(2) Esas tolerancias varían con cada marca y modelo de cámara, pero en principio no deberíamos abrir más allá de f/2

9 Comentarios

  1. Estoy pensando… Ay, una Contax RTSlll con su sistema de vacío en la placa de presión de la película y los Zeiss Contax/Yashica…

    • ¡Tienes razón, Óscar! Pienso que no muchos recordaran esa maravilla de la tecnología mecanoóptica ya en la época en que el fabricante de cerámicas Kyocera se había hecho con el control de Contax/Yashica. En esa cámara SLR para 24 x 36 mm sobre película estándar de 35 mm, en el momento del disparo un sistema de vacío adhería el fotograma a exponer contra la placa de presión, en el plano focal, para ofrecer la mayor precisión de planeidad posible. Recuerdo haber hecho la prueba técnica en su momento para la -entonces– nuestra revista FV, y el incremento de resolución de conjunto era notable y sobre todo en las esquinas. Y de los objetivos Carl Zeiss, para qué vamos a hablar… Por cierto, en una ocasión un ingeniero jefe –ya no en activo– de una gran firma, me confió que los sensores digitales tenían hasta el equivalente de cinco píxeles de error de centro a esquina por curvatura indeseable del chip, debido a las tensiones entre soporte y circuitos, y que eso generaba un “plano focal”… que no lo era.

  2. Me acuerdo perfectamente de esa prueba, Valentín, y lo que deseé esa cámara…pero casi cuatrocientas mil pesetas de esa época no se “arrejuntaban” fácilmente…y vestirla con los Zeiss tampoco era barato.
    Ay, la de secretos inconfesables que te habrán soplado los ingenieros y desarrolladores…y a eso habría que ver si los sensores están perfectamente centrados y montados justo en el plano focal…

    • Algunos secretos he tenido. Ocurre que cuando te los confían… en confianza, no los puedes desvelar. En otros casos, si lo hicieses, la fuente sería muy fácilmente detectable. Te voy a dar un dato: yo estaba al corriente del proyecto de la Leica Monochrom… ¡10 años antes de su lanzamiento! Por otro lado, en la mayor parte de las veces lo mejor es disponer del conocimiento para poder poner otras cosas en valor. En cuanto a los sensores, recuerdo que el de una cámara de alta gama que nos dejaron para probar tenía el sensor torcido 0,7 grados (que se nota mucho). Se lo comentamos a la firma…y ni caso.

      • Me acuerdo, me acuerdo…y te crucificaron en el foro marquista-integrista de turno hasta que algunos pusimos un poco de orden a los cachorros del digital…
        En fin, gajes del oficio…
        Otra cosa, Valentín, ¿crees que el sistema de vacío de la RTSlll habrá envejecido bien o puede que en muchas unidades ya no sea eficiente u operativo, tras tantos años?
        Un abrazo.

        • ¡Buena pregunta! Ahí no me siento nada seguro, pues no recuerdo cómo funcionaba exactamente el mecanismo. Si, tal como me temo, involucraba el uso de manguitos, gomas y otros elementos flexibles sintéticos… malo.

  3. Como todo lo que sube/ baja, hoy se puede adquirir por 100.000 ptas. es decir por 600 €. una CONTAX RTS III con Planar 1:1,4 en aparente buen estado, en eBay. ¿ Alguien se anima?

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.