La fotografía analógica, argéntica y química toman especial interés la próxima semana con la celebración de la segunda edición del festival Revela-T, cuyo epicentro se situará en Vilassar de Dalt. Algunas de las actividades previstas, sin embargo, tendrán lugar en los espacios de Espai Nag, en Barcelona. Hemos tenido la oportunidad de visitar el que es, sin lugar a dudas, uno de los centros neurálgicos para los amantes de la fotografía química.

Situada en pleno corazón del barcelonés barrio de Poble Sec, Espai Nag es una asociación que ya cuenta con casi tres años de vida, y que se erige hoy en día como un referente dentro del mundo de la fotografía analógica.  «Una asociación fotográfica y cultural que unos locos decidieron abrir», tal como reza su página web; después de pasar unas agradables horas con sus responsables, convenimos en que seguramente hay algo de cierto en ello… y es que se necesita algo de «locura» para transmitir la pasión que en Espai Nag se puede encontrar.

Ampliadoras en el laboratorio: de difusión y por condensadores  © Albedo Media S.L.
Ampliadoras en el laboratorio: de difusión y por condensadores  © Albedo Media

¿Quiénes son? Miquel, Dèbora, Alex y Duna son actualmente sus cuatro integrantes. Miquel Àngel Pérez es fotógrafo y experto de la sección analógica de Casanova Barcelona, y seguramente el «alma mater» de las actividades que allí se llevan a cabo. Dèbora Martínez, artista, es el «motor» que lo mueve todo. Alex Von Podolsky, fotógrafo, se encarga mayormente de la logística mientras que Duna Riera, también fotógrafa y ex de Casanova, es responsable de todo lo que tiene que ver con el  diseño de Espai Nag.

El equipo al completo: de izquierda a derecha, Alex, Duna, Miquel y Dèbora (*) © Albedo Media S.L. (*) Dèbora muestra en su bata el logo de  Piensa en Rojo, una tienda online de material fotográfico argéntico que lleva junto con Duna y que se sirve de Espai Nag como de punto de recogida
El equipo al completo: de izquierda a derecha, Alex, Duna, Miquel y Dèbora (*) © Albedo Media
(*) Dèbora muestra en su bata el logo de  Piensa en Rojo, una tienda online de material fotográfico argéntico que lleva junto con Duna y que se sirve de Espai Nag como de punto de recogida

¿Qué es Espai Nag? Una pregunta obligada, aunque de difusa repuesta. «Un espacio creativo, abierto a todo tipo propuestas», «un lugar de encuentro para los amantes de la fotografía», donde se imparten todo tipo de actividades y talleres. Recalcan, sin embargo, que su enfoque es más bien acéfalo, sin llegar a la anarquía: «no somos ni una fábrica ni una escuela… somos un espacio con química», sentencian. Se busca «un enfoque diferente, crear un espacio común que permita socializar más la gente que pasa por aquí e intentar crear sinergias».

«No somos ni una fábrica ni una escuela…somos un espacio con química»

Dèbora preparando la ampliadora en el laboratorio © Albedo Media
Dèbora preparando la ampliadora en el laboratorio © Albedo Media

Espai Nag no es, de hecho, su principal fuente de ingresos: «lo hacemos por amor al arte», aunque afirman que con los ingresos de las actividades que allí realizan pueden cubrir gastos. «Si no fuera así tendríamos otro tipo de presión», «esto se trata de pasión». Efectivamente, al poco tiempo de la entrevista nos damos cuenta de que pasión no es lo que falta a sus integrantes. Tanto es así que es difícil que no pasen dos minutos sin que se enfrasquen en intensas discusiones contrastando sus (a veces) opuestos puntos de vista sobre un mismo tema. Eso sí, siempre desde el respeto. Como dice Miquel, «somos cuatro personas con un proyecto en común pero cuatro enfoques diferentes; cada uno barre para su casa, pero la casa es la misma para todos».

Eva Planas – Técnicas primitivas © Albedo Media
Eva Planas – Técnicas primitivas © Albedo Media

¿Qué actividades se realizan? Espai Nag es un espacio donde principalmente se realizan talleres y workshops en torno a la fotografía analógica y química. Su laboratorio y su plató de iluminación acogen cada semana todo tipo de alumnos, desde iniciados hasta verdaderos amantes de todo lo relacionado con los haluros de plata. «También dispone de un espacio expositivo donde se dan a conocer todo tipo de fotógrafos», nos recuerda Alex. Y, ¿en qué se diferencia Espai Nag del resto de centros donde también se realizan este tipo de actividades? «Lo nuestro es una relación pasional, un lugar de encuentro, no es un lugar donde pagas y te vas», afirma Miquel. «Permitimos también acoger a socios, una de las cosas más ricas que tiene este centro, y que les permite formar parte de este proyecto», añade Dèbora.

Dèbora y Miquel verificando una ampliadora en el laboratorio © Albedo Media
Dèbora y Miquel verificando una ampliadora en el laboratorio © Albedo Media

Miquel va más allá en sus afirmaciones, siempre buscando ese punto controvertido en ellas: «nos consideramos únicos en el país, e incluso a nivel europeo, por el tipo de cosas que hacemos… algunas locas quizás, pero diferentes al resto; eso nos diferencia». Miquel y Dèbora recuerdan el taller de «destrucción» de negativos, donde se les pide rayar incluso los negativos en busca de un efecto creativo. «¡Nadie se atrevía a rallar unos negativos impolutos!»

Químicos... muchos de ellos preparados por el propio Miquel © Albedo Media
Químicos… muchos de ellos preparados por el propio Miquel © Albedo Media

¿Qué tipo de talleres podemos encontrar? «Hacemos todo tipo de talleres (1 día) y workshops (varios días)… uno de los demandados es el workshop de iniciación al laboratorio de blanco y negro«, que sirve también de punto de partida para realizar otros talleres y para dar a conocer el centro. «Es un curso casi de adiestramiento», dice Miquel, «con una aproximación muy práctica; aquí no estarás cuatro horas sin tocar una ampliadora…».

Miquel nos enseña una muestra de emulsión líquida con bromograbado posterior © Albedo Media
Miquel nos enseña una muestra de emulsión líquida con bromograbado posterior © Albedo Media

Espai Nag cuenta con una gran diversidad de actividades. Desde el taller de bromograbado –técnica de positivado a partir de una copia bromuro–, al taller de mordançage –proceso que altera las copias para darles un efecto degradado–, pasando por el de bromóleo –técnica pigmentaria–, el de calotipo contemporáneo –obtención de imágenes negativas con papeles actuales–, el de papel salado y cianotipia (en la misma copia) o por todo tipo de talleres creativos como el de Negativo creativo o el de Polaroid creativo.

Cámaras gran formato 13x18cm – Eva Planas © Albedo Media
Cámaras gran formato 13x18cm – Eva Planas © Albedo Media

En el Espai Nag se realizan todo tipo de talleres de fotografía química y argéntica, como el de bromograbado, el de calotipo contemporáneo o el de positivado creativo.

Especialmente orgullosos están de los talleres y workshops de emulsión líquida, que realizan tanto sobre soportes básicos como en soportes menos comunes, como pared o vidrio; «la base es saber pintar, saber utilizar el pincel, pues es como se aplica la emulsión», aclaran. Muchos de estos talleres son cíclicos y van repitiéndose periódicamente: «en los últimos dos años habremos realizado un total de más de 20 talleres diferentes; no hay ninguna escuela que ofrezca tal diversidad», puntualiza Miquel.

Duna nos muestra una emulsión líquida sobre vidrio © Albedo Media
Duna nos muestra una emulsión líquida sobre vidrio © Albedo Media

Todos los integrantes de Espai Nag concuerdan en la aproximación especialmente pragmática de sus talleres y actividades. «Se trata de ofrecer una  formación individualizada, donde cada uno a su ritmo; pero al final también se trata de divertirse: ¡uno no aprende si se aburre!». Recuerdan, no sin orgullo y satisfacción, la anécdota de un alumno que se quejó… «¡porque le hicimos trabajar demasiado!».

Emulsión líquida sobre madera © Albedo Media
Emulsión líquida sobre madera © Albedo Media

¿En qué se diferencian de las escuelas? «El objetivo es que los alumnos adquieran experiencia, que no tengan miedo a probar, no como pasa muchas veces en las escuelas». No podemos evitar preguntarles sobre su opinión al respecto de  las escuelas de fotografía de nuestro país, algunas de las cuales forman parte del currículum formativo de los miembros de Espai Nag. «Tienen un guion, siguen un mismo molde… les falta que cada uno siga su camino, los contenidos son muy medidos…». Duna y Miquel se intercambian las palabras, y nos damos cuenta rápidamente de que se trata de un tema ardiente: «son muy regladas, unifican demasiado para facilitar la enseñanza: parece que todos han de salir bajo los mismos referentes estéticos», afirma Duna. «Las escuelas deberían guiar, no dirigir», concluye Dèbora.

Alex nos enseña uno de los "experimentos creativos" de Espai Nag © Albedo Media
Alex nos enseña uno de los «experimentos creativos» de Espai Nag © Albedo Media

También les falta «más conocimiento técnico y más experiencia», asegura Miquel, «a veces hay que saltarse las reglas, lo importante es no aburrirse, es divertirse; creo que es la única forma de aprender», afirma categóricamente. «A cada uno hay que darle una base común pero luego cada uno debe seguir su método, y no enseñar un mismo método igual para todos», prosigue Miquel. «Sentar las bases es lo importante» añade Dèbora, aunque recuerdan que primero es la práctica y luego la teoría. Miquel va más lejos, siempre buscando la polémica: «la práctica hay que pagarla, la teoría no; está en los libros».

«La práctica hay que pagarla, la teoría no, está en los libros… el objetivo es que los alumnos cojan experiencia, que no tengan miedo a probar… «

Duna con una muestra del taller de bromograbado © Albedo Media
Duna con una muestra del taller de bromograbado © Albedo Media

Duna reconoce que «las escuelas recortan cada vez más los contenidos de la fotografía analógica, cuando son la base de la fotografía». Hablan incluso de la crisis de las escuelas de fotografía: «antes tenían más sentido, cuando se quería profesionalizar al fotógrafo; ahora la fotografía analógica se centra en lo artístico», piensa Dèbora.

Emulsión líquida sobre pared © Albedo Media
Emulsión líquida sobre pared © Albedo Media

Y hablando de fotografía analógica, pasamos al festival Revela-T, un evento único que concentra a apasionados de la químico y lo argéntico en la pequeña localidad de Vilassar de Dalt, a pocos kilómetros de Barcelona. Su primera edición, Revela-t 2013, a la que asistimos el año pasado (ver crónica: primera parte y segunda parte) sobrepasó las expectativas de sus organizadores; su segunda edición, Revela-T 2014, se inaugura justamente en una semana y cuenta con la participación de Espai Nag como espacio cedido para la realización de diversos talleres dentro del programa del festival.

Algunos de los talleres del festival Revela-T se impartirán en el laboratorio, que Espai Nag ha cedido para la ocasión © Albedo Media
Algunos de los talleres del festival Revela-T se impartirán en el laboratorio, que Espai Nag ha cedido para la ocasión © Albedo Media

El fotógrafo Xosé Gago realizará, el próximo viernes 30 de mayo, un taller de impresión al carbón directo – basado en una técnica pigmentaria por contacto –, dentro del marco de esta colaboración. También está previsto, para los próximos 26, 27 y 28 de mayo, un taller sobre la cámara de gran formato y el laboratorio químico a cargo de José Manuel Castro Prieto.

Cámara gran formato 13x18cm - Eva Planas © Albedo Media
Cámara gran formato 13x18cm – Eva Planas © Albedo Media

Espai Nag colabora con el festival de fotografía analógica Revela-T cediendo alguno de sus espacios para la realización de talleres, que este año corren a cargo de Xosé Gago y J.M. Castro Prieto

«Mantenemos una muy buena relación con ellos, por afinidad, y ya colaboramos con ellos el año pasado», nos recuerdan, y añaden que Revela-T es un festival «es una gran iniciativa, es algo prácticamente único a nivel mundial»; «algo que se debería hacer, no una vez al año, sino una vez al mes», concluyen. ¿Existe un nuevo interés por lo analógico? «Algunos vienen para seguir una moda que vuelve, aunque muchos otros son los que nunca se fueron».

Dèbora enseña una copia de colodión húmedo de Alex hecha por Quinn Jacobson, uno de los referentes mundiales de dicha técnica y que pasó por Espai Nag durante el pasado Revela-T 2013 © Albedo Media
Dèbora enseña una copia de colodión húmedo de Alex hecha por Quinn Jacobson, uno de los referentes mundiales de dicha técnica y que pasó por Espai Nag durante el pasado Revela-T 2013 © Albedo Media

Como nos contaba justamente Paco Rocha a principios de esta semana en su artículo Un Mundo de Plata, parece que «se escuchan voces que ya hablan de que esto de la vuelta a la película es una moda…. pues bienvenida la moda y ojalá se quede…».

Copias secándose en el laboratorio © Albedo Media
Copias secándose en el laboratorio © Albedo Media

Toca despedirse, y es un buen momento para preguntar sobre el futuro de Espai Nag y de su apuesta por la fotografía de lo químico: «por suerte hay más locos como nosotros que permiten que este proyecto siga vivo… son ya casi tres años». Y que duren muchos más.

Emulsión líquida sobre pared © Albedo Media
Emulsión líquida sobre pared © Albedo Media
       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.