Compartir

Los primeros rollos “ALPHA” de la película negativa en blanco y negro Ferrania P30 comenzaron a llegar a los backers que han… respaldado la correspondiente campaña de micromecenazgo de “Film Ferrania”, y dado que me encuentro entre ellos, desde este medio estamos en disposición de brindaros muestras de los primeros resultados. Se trata del primer producto tangible de la empresa Film Ferrania, que trata de recuperar o reconstruir –en menor escala– las instalaciones fabriles de la mítica antigua industria fílmica italiana Ferrania. Podríamos decir de forma muy simplificada que la P30 sería supuestamente una reedición del stock fotosensible empleado en las más famosas películas del cine italiano en B/N hacia 1960 (1).

Los primeros embalajes de la película Ferrania P30 ALPHA emplean la elegante tipografía Eurostile de Aldo Novarese © Albedo Media
En los primeros embalajes de la película Ferrania P30 ALPHA se emplea la elegante tipografía Eurostile de Aldo Novarese © Albedo Media

Lo que no es y lo que es la P30

La P30, en estos rollos 135-36 no es un producto final, tal como indica claramente su denominación “alpha”, anterior a la “beta”, sino tan solo un paso –si bien muy importante, eso sí– en el camino que debería llevar a la consecución del fin primero para el que se estableció la campaña “Kickstarter” original de Film Ferrania: la puesta en producción y comercialización de una película reversible en color tras la puesta en marcha de una nueva fábrica sobre lo que podríamos llamar tranquilamente ruinas industriales de la antigua Ferrania. Más adelante explicaré el porqué de la lógica de la producción –y comercialización– de la P30 como primer paso obligado para alcanzar ese objetivo.

En estos primeros rollos 135-36 de P30, como producto “alpha”, la película –aunque ya incorpora numeración de fotogramas de forma un tanto “descentrada”– los chasis no hacen otro tanto con la codificación DX, siendo la sensibilidad nominal de 80 ISO. De hecho, existía un detalle curioso adicional: aunque –en las primeras muestras– la película llevaba la firma reglamentaria, ésta aparecía tal como lo hace en la película cinematográfica –lo que en el fondo es– esto es, “al revés”. En las muestras recibidas por nosotros ya aparece la firma de forma correcta.

A pesar de ser versión “alpha”, dado que la P30 es película cinematográfica, necesitaría –según Film Ferrania– ser expuesta de forma muy precisa, partiendo del planteamiento de su ISO base de 80 asignado, algo con los que discrepamos profundamente tras nuestras rigurosas pruebas. En todo caso, resulta importante emplear para las primeras pruebas cámaras de precisión, con ajustes finos, y preferentemente no motorizadas, ya que una tracción brusca podría no ser tolerada de buen grado por estas primeras versiones de la película. Film Ferrania nos ofrece desde ya mismo una tabla –en continua evolución– de reveladores, concentraciones y tiempos de revelado, pero lo que espera de buen grado de los “alpha-testers”, es que aporten sus propios datos y resultados con otros reveladores y / o combinaciones de dilución y tiempos de revelado.

Tabla de reveladores y tiempos de revelado para la P30 de Film Ferrania. Es la versión segunda,de unas tablas que están en continua evolución. © Film Ferrania
Tabla de reveladores y tiempos de revelado para la P30 de Film Ferrania. Es la segunda versión, de unas tablas que están en continua evolución. © Film Ferrania

En la tabla figuran reveladores clásicos de Agfa –no podía faltar el Rodinal–, así como de Fujifilm, Ilford y Kodak, y ello tanto para revelado en tanques pequeños, por inversión, como en laboratorios con máquinas de bastidores (Dip and Dunk), procesadoras de rotación Jobo e incluso tanques Agfa Rondinax (fuera de producción). A notar que la referencia Kodak D-96 no es un error tipográfico por “D-76”, sino una fórmula utilizada en la industria cinematográfica para el procesado continuo.

Para aquellos que no deseen o no puedan revelar sus propias películas, Film Ferrania sugiere –en su sitio web– algunos laboratorios “homologados” entre los que –no se molesten en mirar–por el momento no figura ninguno en España, entendemos que por desconocimiento de nuestro mercado por parte de la firma.

Según Film Ferrania, lo que sí que es el stock P30 es una película negativa en blanco y negro pancromática, de alto contenido en plata y grano muy fino, que “no tiene parangón” entre los negativos monocromos actuales.

Nuestra prueba

Lo primero que hemos hecho –especialmente por tratarse de muestras ALPHA– es una comprobación del valor ISO real respecto al ISO nominal, y ello mediante nuestros equipos de prueba calibrados. De ahí, hemos deducido que su sensibilidad real está más próxima de ISO 40 que de ISO 64, y desde luego bastante alejada del valor de ISO 80 que le asigna el fabricante: nada menos que un punto. Nada muy de extrañar, pues –tal como remarcamos en más de una ocasión– se trata de una versión “alpha”. Estudios sensitométricos independientes, con aspecto de ser muy fiables han situado la sensibilidad real de estas muestras de P30 en ISO 32.

Índice de exposición y revelado

La versión del documento PDF acerca de cómo procesar correctamente la película P30 va ya en estos momentos por la versión 1.5, con –en ocasiones– grandes diferencias en lo que respecta a las indicaciones sugeridas en las primeras versiones para combinaciones concretas de revelador y dilución. La más notoria desde nuestro punto de vista es la sugerida originalmente para el “Rodinal” 1:50, de 8 minutos a 20 ºC para ISO 80 y la asignada finalmente para el ADOX R09 que pasó a ser de 14 minutos a 20 ºC para el mismo valor de 80 ISO. Ello es llamativo ya que desde hace tiempo que los tiempos de revelado para el segundo y el primero se toman como comunes, especialmente puesto que el Rodinal ya no se fabrica, y sí las fórmulas como el R09 o equivalentes (2).

Tabla de recomendaciones de índice de exposición y revelado versión 1.5 de Film Ferrania para la P30 ALPHA © Film Ferrania
Tabla de recomendaciones de índice de exposición y revelado versión 1.5 de Film Ferrania para la P30 ALPHA. En la tabla más reciente aparecen más referencias para el ajuste de IE 50 que preconizamos nosotros desde un principio © Film Ferrania

Ello hace que recomendemos encarecidamente a los que decidan exponer uno de los rollos de P30, que realicen primero una corta tira de pruebas con distintos ajustes ISO, y que la revelen con su “sopa” preferida habitual. Tampoco es mala idea para “saber por dónde andamos” hacer “la prueba de la gota”.
A la vista de los resultados que hemos obtenido tras nuestras pruebas de calibración con distintos reveladores, nos hemos decantado para las exposiciones finales sobre el terreno, por un IE 50 y revelado con R09 a dilución 1:50 de 14 minutos a 20 ºC, con agitación continua los primeros 30 segundos y dos inversiones completas cada minuto.

Además, en base a la observación de esos mismos primeros fotogramas de prueba –finura de grano, acutancia, etc.– hemos decidido realizar algunas tomas comparativas con la película Ilford PAN F Plus, de 50 ISO de sensibilidad nominal. Finalmente, hemos realizado tomas comparativas adicionales con nuestro equipo digital de referencia para B/N una Leica Monochrom Typ 246 de última generación –sensor CMOS–.

¿Por qué comenzar produciendo película B/N si el objetivo final es la de color?

Para entender mejor la razón por la que en Film Ferrania –al partir desde casi cero– para la creación de una película reversible en color hayan decidido comenzar con una emulsión simple negativa en blanco y negro, quizá lo mejor fuese dar un rápido repaso a los principios generales de las películas en color, en este caso de forma muy simplificada, so pena de hacerlo tan prolijo… como es en la práctica. Así, por extraño que parezca, la imagen se registra en primera instancia en tres emulsiones separadas de blanco y negro. En efecto: en emulsiones en blanco y negro que –en lugar de ser pancromáticas y sensibles a todas las longitudes de onda / colores– lo son solo al rojo, verde y azul, por separado.

Tras el revelado en un revelador en blanco y negro convencional, se activan unos enlaces químicos presentes en esas capas, que –al pasar a un baño de revelado cromógeno– reaccionan químicamente, “copulan” creando el color en cantidades proporcionales a las de sales de plata expuestas en cada una de las emulsiones sensibles de forma específica a ese color. Por eso estos procesos se denominan “de copulantes de color” o “cromógenos”. Baños de blanqueo y fijado, eliminan los negativos de blanco y negro y la plata no expuesta, para dejar el color limpio y visible, al tiempo que la película ya estabilizada.

Corte real de una película en color. El lado izquierdo antes del proceso y el derecho tras el proceso. Hoy en día las películas se estructuran hasta en 21 capas en lugar de las 15 de esta muestra. Pueden contarse seis emulsiones distintas en blanco y negro © Albedo Media
Corte real de una película en color. El lado izquierdo muestra el estado antes del proceso y el derecho tras el proceso. Pueden contarse seis emulsiones distintas en blanco y negro © Valentín Sama

Las bandas de color amarillo y magenta del lado izquierdo de la imagen, son filtros, para bloquear respectivamente la luz amarilla y verde tras haber cumplido su misión, impresionando las emulsiones B/N específicas. Con ello se evitan reflejos internos en las capas subyacentes. Esos filtros, junto con la capa antihalo inferior y la plata se eliminan en los baños de blanqueo / fijado, para –siempre en una película cromógena– dejar solo apretadas nubes de colorantes.

Puede y debe entenderse, por tanto, que uno de los primeros pasos para poder emulsionar con éxito una compleja película multicapas en color, es hacerlo con una película sencilla en B / N, que permitirá poner a punto las calidades del soporte, la química, la propia emulsionadora, la producción de chasis, etc., etc. Desde mi punto de vista, otro punto nada desdeñable es que esta táctica permite a Film Ferrania ganar un poco de tiempo cara a la comercialización de la prometida película en color –justificadamente muy retrasada en fechas– y de paso, obtener algún ingreso adicional, ya que muchos backers hemos optado por mantener el apoyo económico inicial para la película en color y adquirir además los rollos ALPHA de P30, hasta el máximo permitido de cinco.

Respuesta cromática

Como puede verse por el apartado anterior, poder controlar la respuesta cromática de una película negativa en blanco y negro es un factor clave para la producción de películas en color. Ya en artículos anteriores nos hemos referido a la distinta sensibilización espectral de las diversas películas negativas en blanco y negro, y a más de uno le sorprendería comprobar la distinta respuesta a los colores –esto es, su traducción a grises de diferente densidad– de las películas de esa clase disponibles en el mercado. A ese efecto, hemos contrastado esa respuesta de la Film Ferrania P30 –además de con la Ilford PAN F Plus– respecto a la de una Leica Monochrom Typ 246.

Aunque nuestra prueba de la P30 es la primera publicada realizada con la precisión técnica que caracteriza nuestros contenidos, algunos usuarios de los primeros rollos de esta emulsión han ido publicando tomas sueltas realizadas –en nuestra opinión, dicho sea de paso– con más entusiasmo que rigor, pero a partir de esos primeros resultados se había observado –al parecer– una cierta tendencia al ortocromatismo, con una reducida sensibilidad al rojo. La afirmación de algunos en el sentido de que la P30 “era una película ortocromática” ha llevado a Film Ferrania a publicar unos “tweet” oficiosos a través de los cuales se ha establecido un curioso… diálogo conmigo.

"Diálogo" en Twitter (incluyendo error tipográfico por mi parte).
“Diálogo” en Twitter (incluyendo error tipográfico por mi parte)

Pues bien: la única referencia que he encontrado respecto al tema de la posible influencia del Ph del revelador en la sensibilidad al rojo de una película en blanco y negro, ha sido en el “Glafkides”, la obra considerada “La Biblia” de la química fotográfica, donde se indica que …”Con las carbocianinas (3) no se produce un aumento notable de la rapidez [sensibilidad al color] más que en medio alcalino, a partir de pH = 7,1 mientras que la sensibilidad de los pinaflavones –máxima sensibilización para 570 nm– es máxima en el punto neutro”…

Pero lo mejor –mientras Film Ferrania publica la información para todo el mundo cuando lo considere oportuno– será ofrecer nuestras propias conclusiones respecto a la respuesta cromática de la Film Ferrania P30 que nos ocupa, revelada según las instrucciones de Film Ferrania en RO9 1:50. Por su parte, la Ilford PAN F Plus se ha procesado en el mismo revelador. Para ello, hemos fotografiado bajo condiciones de laboratorio la tabla de colores ColorChecker de Gretag Macbeth, una de las referencias industriales al respecto.

Tabla de colores ColorChecker de referencia © Albedo Media
Tabla de colores ColorChecker de referencia © Albedo Media

(1) Según los responsables de Film Ferrania, la película P30 habría sido la preferida de Vittorio De Sica, Federico Fellini, Pier Paolo Pasolini y Roberto Rossellini entre otros. “La dolce vita” (Fellini) sería uno de los filmes más emblemáticos rodado en este material.

(2) Existen discusiones para todos los gustos acerca de si la formulación es igual o distinta, pero muy recientemente, ADOX ha conseguido finalmente derechos no solo sobre el nombre comercial “Rodinal”, sino también para la fórmula empleada para la última tanda de Rodinal original producida en 2004. De hecho, este Rodinal de ADOX ya se comercializa en la página de Fotoimpex de Berlín.

(3) Las emulsiones de haluros de plata son en sí solo sensibles a las longitudes de onda correspondientes a los azules y al UV. Los avances en sensibilización a los colores se produjeron paulatinamente a partir de 1884 (Eder con la eritrosina / aditivo E127) hasta llegar a las películas pancromáticas y superpancromáticas a principios del siglo XX, pasando antes por las ortocromáticas, las ortopancromáticas, etc. Entre otras sustancias, las carbocianinas citadas por Glafkides como de eficacia sensible al PH del revelador, son uno de los colorantes empleados para a la sensibilización al amarillo, naranja y rojo.

(4) En todas las imágenes, ampliables a gran tamaño, podréis apreciar los arañazos presentes de entrada en esta versión ALPHA de la película Film Ferrania. Se trata de un defecto de base del que el fabricante es consciente y para cuya resolución tendrá que pelear duro, por un lado, consiguiendo stock de acetato o poliéster libre de fallos y, por otro, revisando, cambiando y ajustando todo tambor, rodillo y elemento de transporte de la cinta durante el emulsionado, horneado y manufacturado.

(5) De mis tiempos de “beta tester” para Kodak –Ektachromes–, aprendí que los fabricantes de películas en color buscan –antes que los mejores resultados posibles con un proceso perfecto 100%– emulsiones “robustas”, esto es que ofrezcan resultados quizá algo inferiores, pero suficientemente buenos con los más variados estándares de calidad en el procesado E6 y C41 que pueden encontrarse en laboratorios de todo el mundo.

2 Comentarios

  1. Magnífico artículo, muy documentado y ameno, que incita a probar nuevas emulsiones y dejar a un lado de momento, a Ilford, Kodak etc.
    Es una pena que en las pocas tiendas físicas de fotografía que quedan en Madrid, sea difícil encontrar otras películas que las llamadas “normales”, lo que obliga a buscar en la red. Si nos acostumbramos a no tener que “pisar” dichos comercios, puede que se resientan las ventas en otros tipos de artículos.
    Tengo una sugerencia que hacer. ¿Sería posible extender la comparativa entre lo digital y lo analógico, en blanco y negro, al papel?
    Es decir, aunque los seguidores de esta web, no podamos comprobarlo,¿ Continuaría la superioridad de la Leica monocromo al imprimir en una impresora no profesional, por ejemplo en una Epson Surecolor A3, comparando los resultados con los obtenidos con una buena copia obtenida en con la ampliadora?
    Saludos y gracias.

    • Gracias por su comentario, Justo, siempre certero. Es cierto que es una lástima que en las tiendas de Madrid y de otras grandes capitales españolas, incluyendo Barcelona, solo se encuentren películas más o menos normales como muy bien hace ver. Nos consta que desde Fotocasión en Madrid existe un interés en incorporar otros productos, pero ahí ya entran factores que nosotros no “manejamos”, tales como cantidades mínimas, márgenes, etc. Y el gran problema del material fotosensible es que…tiene fecha de caducidad, por lo que almacenar grandes cantidades tiene su riesgo. Confiemos…
      La prueba que nos comenta, la tenemos “diseñada” hace tiempo, de hecho prácticamente protocolizada. La dificultad para llevarla a cabo viene en gran parte del lado de los recursos: realizar esa prueba, requiere una buena cantidad de ellos, por un lado físicos –materiales tales como películas, reveladores, impresoras, papeles, laboratorios, etc.– y por otra parte humanos –redactores, pruebas de campo, viajes, etc– y por el momento los apoyos de las firmas que podrían involucrarse –que no vamos a citar por evidentes– brillan por su ausencia. Lo que no quiere decir que algún día no nos lancemos a hacer la prueba, pues desde hace tiempo nos parece interesante. Saludos cordiales.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.