Jobo CPE-3, procesado semiautomático

Jobo, siempre será recordada entre los aficionados al laboratorio fotográfico como una firma interesada en ofrecerles buenas soluciones para el procesado de películas, a través de tanques, ampliadoras y accesorios varios. Ahora, tras unos años de veleidades en el campo de los accesorios digitales –forzada en parte por el bajón en la fotografía fotoquímica– Jobo vuelve «a lo suyo», estimulada por la tendencia contraria: el crecimiento en el consumo de películas –en rollo y en hojas– así como un cierto estancamiento, con tendencia a la baja, en la adquisición de cámaras digitales. El producto más recientemente presentado al efecto –y que será mostrado por primera vez en esta casi inminente Photokina– es la procesadora CPE-3.

Procesadora Jobo CPE-3
La nueva procesadora Jobo CPE-3 puede emplear los tanques para película normales, añadiendo un accesorio magnético a la base de los mismos. © Jobo

Procesadoras Jobo: un clásico

Las procesadoras Jobo CPE y ATL son productos clásicos en el catálogo de la firma, pero habían caído un poco en el olvido, también en parte, por su alto precio relativo. La CPE-3 pretende ofrecer una alternativa asequible a la máquina profesional CPP-3 (3.479 € con Lift), y sin embargo ofrecer al aficionado la posibilidad de revelar en su casa –bajo luz ambiente– películas desde el formato 35 mm hasta las placas de 4×5″ pasando por el formato medio, y ello para blanco y negro o también muy especialmente para películas en color, negativas (proceso C-41) o para diapositivas (proceso E-6). Se incluye el procesado de hojas de papel –por ejemplo en color– hasta 30×40 cm (proceso RA-4). Avancemos que resulta clave para ello la capacidad de la CPE-3 para mantener temperaturas constantes entre 20 y 40ºC con una tolerancia de ±0,2º, si bien luego veremos que –según nuestra experiencia– esto hay que asumirlo con ciertos matices.

Procesadoras Jobo: el sistema de rotación

Para los que no conozcan las procesadoras Jobo, resulta preciso comentar que –desde hace décadas– Jobo preconiza el sistema de rotación. Mediante el mismo, para el revelado de películas de todos los formatos, no se realiza la clásica agitación periódica por inversión, sino que los tanques que contienen las películas cargadas en espirales convencionales se hacen rotar –tumbados– de forma continua, habitualmente alternado periódicamente el sentido de giro. Este sistema ofrece ventajas inmediatas: por un lado resulta mucho más fácil motorizar un giro que un movimiento de inversión, y por otro –y este punto puede ser clave– el volumen de líquidos de procesado es drásticamente menor, ya que basta con que quede inmersa…¡la mitad del diámetro de la espiral/tanque de procesado!

Procesadora Jobo CPE-3 con "Lift"
¿Es una Jobo CPE-3? Sí y no… Lo es, pero dotada de «Lift», algo en nuestra opinión casi indispensable…eso sí, a un precio. © Jobo

Y para algunos procesos, como por ejemplo el de hojas de papel en color en RA-4, aún menos. Por poner dos ejemplos: en un tanque Jobo UniTank para una película 120 o 135 (35 mm), para el revelado por inversión son necesarios 485 ml de solución, y tan solo 240 ml para el método de rotación. Por su parte, para un tanque Jobo MultiTank 2 2520, para revelar película plana de 4×5″ por inversión, son necesarios 1.500 ml (sí: litro y medio…), mientras que en rotación solo necesitamos emplear 270 ml… y eso si que representa una gran diferencia, sobre todo con los costosos productos químicos para color. En parte por estos datos de consumo, las procesadoras Jobo por rotación suelen considerarse de operación más ecológica que el método por inversión.

Los tanques Jobo normales para agitación por inversión...
Los tanques Jobo normales para agitación por inversión…
...pueden convertirse al sistema Lift mediante un adaptador de rueda dentada para la tapa. Para el sistema sin Lift, el adaptador es magnético, para la base del tanque. Ambas © Jobo
…pueden convertirse al sistema Lift mediante un adaptador de rueda dentada para la tapa. Para el sistema sin Lift, el adaptador es magnético, para la base del tanque. Ambas © Jobo

Sin embargo, el método por rotación también tiene sus detractores, y una de las razones para ello es que la agitación continua –y la rotación lo es– produce –en los negativos de blanco y negro… menor acutancia que la que se puede alcanzar con agitación intermitente con determinadas combinaciones de revelador y frecuencia de agitación. Otros aducen que las corrientes internas (no políticas…) que se generan por rotación pueden llegar a producir determinadas estrías de procesado en formatos de película grande, algo que intenta evitar el sistema automático de cambio de sentido de rotación que incorporan las procesadoras Jobo.

Jobo CPE-3: qué es

Básicamente, una CPE-3 es una gran cubeta que mantiene atemperados 9 litros de agua, en los que opera –parcialmente sumergida– la unidad motorizada y el tanque correspondiente para el procesado del material sensible. En ese mismo volumen de agua, en alveolos separados, se mantienen las soluciones químicas a emplear, y las probetas para su dosificación y vertido. Un panel de mandos permite ajustar la temperatura y –según modelos– la velocidad de rotación. En realidad, no podría ser más sencillo y Jobo ofrece distintos kits de entrada, que incluyen el tanque, espirales, botellas, termómetro de control y probetas.

Lift de Jobo
El Jobo Lift se vende como accesorio complementario –por 489 €– y en nuestra opinión es lo que da carta de naturaleza a cualquier procesadora Jobo que lo acepte, pues facilita y mejora mucho el proceso de carga y descarga de líquidos así como la precisión de los ciclos. © Jobo

Jobo Lift

Ahora bien, no debemos engañarnos: una cosa es una procesadora Jobo CPE-3 –con un precio de 1.190 €– y otra cosa es lo que de verdad necesitamos, que es la procesadora Jobo CPE-3 con el «accesorio» Lift –para un total de 1.590 € en kit– y que más que un accesorio nos parece parte imprescindible, ya que nos permite llenar y vaciar líquidos del tanque de forma semiautomática, sin tener que llegar a desacoplarlo y volverlo a acoplar tras cada operación de cambio de líquido, enjuagado, etc. Por su parte, los kits complementarios tienen precios variables, pero para los que tengan ya en su poder tanques Jobo convencionales para inversión, existen kits de pequeños accesorios que convierten la tapa normal en una con rueda dentada, imanes, etc, para poder utilizar –alternativamente– en las procesadoras Jobo.

Procesadoras Jobo: hablando de temperaturas

Antes hemos hablado de que –según el fabricante– la CPE-3 puede mantener la temperatura constante –con estrictas tolerancias– entre 20º y 40º C, lo cual es ideal, pues los procesos en color suelen operar en el entorno de los 37ºC. Para los procesos en blanco y negro, que suelen realizarse entre 20º y 24ºC, la cosa no podría ser más adecuada. Peeero… las procesadoras Jobo pueden calentar el baño, pero no enfriarlo, y eso es algo que debemos tener muy en cuenta si vamos a procesar en el entorno de esos 20 a 24ºC. Lo primero que deberíamos hacer para ganar tiempo y ahorrar esfuerzo a la CPE-3 es llenar la cuba con los 9 litros de agua a ser posible con tan solo un par de grados por debajo de la temperatura final deseada: por ejemplo unos 30 a 35 grados para procesado en color en el entorno de los 37º. Luego, la CPE-3 no tendrá –en principio– mayor problema en mantener la temperatura constante.

Por otro lado, en países cálidos y sobre todo en verano, podemos –evidentemente– tener problemas para revelar blanco y negro a 20º C: por un lado el agua de grifo puede no salir por debajo de esa temperatura, y por otro, la propia temperatura ambiente puede hacer que pronto suba el agua de la cuba por encima de los 20-24º. Por todo ello  –y también por la sencillez de los procesos para película negativa en blanco y negro convencional– vemos más útiles estas procesadoras para color que para blanco y negro. Ahora bien, si lo nuestro es procesar especialmente placas de 4×5″ en color, o bien cantidades importantes de rollos 135 o 120, una procesadora de este tipo nos puede dar mucho juego, sobre todo si aprendemos a revelar por tandas, ya que –por ejemplo– un tanque MultiTank 2 con la espiral adecuada, permite procesar hasta seis placas a la vez.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.