Más películas negativas en blanco y negro, de la mano de la rusa Silberra

En camino de lo ortocromático a lo pancromático... pasando por lo isocromático

Mientras grandes fabricantes de película, con importantes presupuestos, van eliminando referencias de sus catálogos, otras personas deciden emprender proyectos ilusionantes para introducir en el mercado nuevos productos.

Es el caso de Silberra, una nueva firma rusa de producción y distribución de películas fotográficas –y otros productos relacionados– creada este mismo año, y que pone en marcha una campaña de micromecenazgo en Indiegogo con el fin de recaudar fondos cara a la producción de tres nuevas emulsiones negativas en blanco y negro: Silberra ORTA, Silberra IC y Silberra PANII.

Silberra PAN200 © Silberra
Silberra PAN200 © Silberra

Pero Vladimir Vishnevski y Konstantin Shabanov, los fundadores de esta marca rusa, no son precisamente recién llegados al sector con una idea fantástica de difícil realización; por el contrario, llevan ya desde 2009 en la producción de recursos para fotografía fotoquímica y de hecho comercializan ya cinco películas negativas en blanco y negro.

Imagen tomada con Silberra PAN200 © Olga Sarma / Silberra
Imagen tomada con Silberra PAN200 © Olga Sarma / Silberra

Estas películas ya disponibles son las Silberra PAN 50, Silberra PAN 100Silberra PAN 160 –ISO 50, 100 y 160 respectivamente–, a las que habría que sumar las Silberra PAN200Silberra Ultima200 –ISO 200– en «edición limitada». Según los responsables de Silberra, se trata de películas basadas en emulsiones modificadas de Agfa, esto es, al estilo de la JCH Street PAN 400.

Sin embargo, los creadores de Silberra –detrás de Konstantin y Vladimir hay un gran equipo de trabajo– desean algo más que comercializar variantes más o menos «tuneadas» de entre el catálogo de Agfa-Gevaert: aspiran a diseñar, desarrollar, producir y finalmente comercializar, productos propios bajo sus propias fórmulas. Para ello, han ido trabajando de forma incansable –comentan– junto a los mejores químicos e ingenieros especialistas en la materia.

Tomas realizadas con Silberra PAN 200 © Jammi York / Silberra
Tomas realizadas con Silberra PAN 200 © Jammi York / Silberra

Una de las razones para ello es que no parece resultar viable recurrir a «Tasmaphoto», al parecer el único y gigantesco fabricante ruso de material fotosensible, ya que las «cantidades mínimas» por encargo no serían asumibles. Otra de las razones, relacionada con la primera, es que difícilmente una empresa tan grande como Tasmaphoto se avendría a fabricar fórmulas personalizadas como las de Silberra.

La emulsión ortocromática Silberra ORTA ya está en pruebas beta y sería el fundamento basal de las otras dos futuras nuevas emulsiones de Silberra © Silberra
La emulsión ortocromática Silberra ORTA ya está en pruebas beta y sería la piedra basal de las otras dos futuras nuevas emulsiones de Silberra © Silberra
La emulsión ortocromática Silberra ORTA –disponible en 80 y 50 ISO– también lo estará en rollos 120 y película plana de gran formato © Silberra
La emulsión ortocromática Silberra ORTA –disponible en 80 y 50 ISO– también lo estará en rollos 120 y película plana de gran formato © Silberra

Silberra ya está fabricando por sí misma pequeñas cantidades de película y de hecho realizando pruebas beta de la Silberra ORTA. Para el desarrollo de esta emulsión ortocromática se habría colaborado «con un fabricante, con orígenes en 1930, especializado en la producción de películas lentas de alta resolución y placas holográficas» (1). La ortocromática Silberra ORTA representa los «cimientos» para evolucionar posteriormente a la isocromática Silberra IC y la pancromática Silberra PANII.

Una toma realizada con la versión beta de Silberra ORTA © Silberra
Una toma realizada con la versión beta de Silberra ORTA © Silberra

Esta aproximación es lógica, ya que la dificultad en la producción de una película en B/N aumenta conforme lo hace su grado de sensibilización a los distintos colores –o longitudes de onda del espectro electromagnético, si se prefiere– y por tanto, comenzar con una sensibilización sencilla como es la ortocromática permite poner a punto la base o soporte, la capa antihalo y otras capas destinadas a la mejor planeidad, evitación de arañazos, etc. Seguirán la isocromática y la pancromática por orden de complejidad de sensibilización.

En este punto es donde entra la necesidad de una campaña para recaudar fondos. El primer objetivo de Silberra es poder ofrecer en gran escala la serie Silberra PAN actualmente comercializada, y ello a fin de establecer una sólida imagen de marca. Se pone énfasis en que –aunque se trata de un producto de Agfa– nunca antes había sido comercializada al público, aparte de ahora haber sido «tuneada» para Silberra. El segundo objetivo, pero prácticamente también inmediato, es lanzar la Silberra ORTA, lista para la producción. Es necesario para ello crear soporte, base, en una superficie equivalente a aproximadamente tres kilómetros cuadrados, para comenzar a emulsionar…

Colección de películas Silberra © Silberra
Colección de películas Silberra © Silberra

Desde el punto de vista de la comercialización de una nueva película fotográfica parece que lo único importante fuese la emulsión en sí, pero hay muchos «flecos» adicionales a tener en cuenta: chasis para 35 mm, papel para rollos 120, cortadoras, bobinadoras, embalajes, etc.

Puesto que hablamos de formatos 135-36 y 120 podemos avanzar que la Silberra ORTA se comercializará también en película plana de 4×5 pulgadas a 8×10 pulgadas. Y ello hace pensar que –en su momento– se haga lo mismo con las Silberra IC y PANII.

Más información en la página web de Silberra.


(1) Según la entrevista publicada en Emulsive y de la cual extraemos algunos datos para la elaboración de este artículo.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.