No es una crónica cualquiera, es una crónica especial. Ya nos perdonaran los aficionados al programa de radio de Pepa Fernández, pero no encontrábamos mejor modo de empezar esta singular crónica. Si bien ya publicamos nuestras primeras impresiones del Revela-T 2016 al día siguiente del fin de semana “gordo”, una idea nos sobrevoló la cabeza… Tratándose de un festival de fotografía analógica, ¿por qué no publicar una crónica con fotografías exclusivamente analógicas? Vaya por delante que no se trata de una crónica exhaustiva como la primera, sino de una perspectiva personal e intencionadamente selectiva.

El aficionado al Revela-T

Una vez más, el festival de fotografía analógica de Vilassar de Dalt ha reunido a un variopinto elenco de asistentes, afortunadamente. Abuelitas, abuelitos, padres, hijos, hijas, con sus mascotas, amigos, amigos que han ido por sus amigos –aunque esto de la fotografía química les suene a chino–, aficionados, profesionales, modernos, muchos modernos. Una fiesta de la fotografía para todos. Eso sí, todo el mundo cámara en ristre, luciéndola con “orgullo y satisfacción” –y más si se trata de una Leica– de arriba abajo por la calles del pueblo y de expo en expo. ¿Qué más se puede pedir? ¡Es nuestro festival!

Revela-T 2016
Revela-T 2016 © Albedo Media

Exposiciones en la Fábrica de cal Garbat

Excelente ubicación para estilos de fotografía más transgresores. La organización, con mucho acierto, ha sabido aprovechar cada uno de sus rincones, fachadas y patios. Una arquitectura industrial de tiempos pretéritos, pero que la exposición nos permite nuevamente recorrer y fotografiar. Perderse y adentrarse en sus pasajes, en sus espacios semi abandonados, a través de ingeniosas rampas creadas para la ocasión… Todo un paraíso para los que disfrutamos con estos ambientes.

Por supuesto, las exposiciones no lo son todo; más allá de la fotografía en sí, se trata de un festival, y no disfrutar del ambiente es imperdonable. Rumbo pues al Parc de can Rafart. En el camino, graciosas e insospechadas ubicaciones para las indicaciones que, distribuidas por todo el pueblo, nos mostraban la ruta más acertada para llegar a las diferentes actividades, como la tradicional “Imagen Construida” de Faustí Llucià.

Revela-T 2016
Cualquier lugar es adecuado para indicar el camino hacia la Imagen Construida de Faustí Llucià, Revela-T 2016 © Albedo Media

Actividades en el Parc de can Rafart

Como cada año, el Parc de can Rafart se convirtió en el centro neurálgico del Revela-T con espacios para comer, para descansar, para vestirse de época y sentir que estás en otro tiempo, gracias, entre otros, a los minuteros. También los “peques” disfrutaron de lo lindo con un sinfín de aparatos y cachivaches con los que pudieron entender principios básicos de la fotografía. O si no entender, al menos disfrutar, que de eso se trataba.

Uno de los momentos estelares de la tarde del sábado –a parte de la paella, por supuesto– fue la demostración de colodión húmedo por parte de Borut Peterlin. Su empatía con la gente y su proximidad nos encandilaron, lo que provocó que el escaso espacio dedicado a su actividad estuviera abarrotado. Poder tocar de primera mano todas su obras no es algo que se pueda hacer cada día.

Y, por supuesto, pasearse por los diferentes estands de la Feria Comercial… tantas cámaras juntas para ver, tocar y… cómo no –cuando el bolsillo lo permite– ¡comprar!

Hay dónde escoger en la Feria Comercial del Parc de can Rafart, Revela-T 2016 © Albedo Media
Hay dónde escoger en la Feria Comercial del Parc de can Rafart, Revela-T 2016 © Albedo Media
Cámaras de fuelle en la Feria Comercial del Parc de can Rafart, Revela-T 2016 © Albedo Media
Cámaras de fuelle en la Feria Comercial del Parc de can Rafart, Revela-T 2016 © Albedo Media

Y, por supuesto, Castro Prieto

Excelso como siempre, tras su lucha inicial con el ordenador, Juan Manuel Castro Prieto embelesó al personal asistente a su charla, mostrándonos retazos de sus nuevos proyectos y exponiendo su concepción sobre la fotografía, además de una clase magistral en tan solo 5 minutos sobre un concepto básico de la fotografía y que actualmente parece casi olvidado: la acutancia. Aquellos que no estuvieron se lo perdieron.

Visitar su exposición en la Sala de l’Estrella, “Perú, viaje al Sol“, tan solo ratifica lo que ya se sabe, que es un trabajo excelente con mayúsculas, un positivado que deja sin palabras y una visión personal con sello de autor. Si quieren saber más sobre el trabajo de Castro Prieto, les remitimos a nuestra primera crónica. Nosotros, nos quedamos con una frase suya:

“Lo importante no es sacar una fotografía bonita; lo importante es la historia que se cuenta.”  – Juan Manuel Castro Prieto

 

Fotos –exclusivamente analógicas– y notas de cobertura por Jordi González.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos.