Contactos eléctricos en la montura – La pionera

Hace poco, con motivo de la introducción de la Nikon Df hablábamos de la conveniencia de hacer evolucionar las monturas de las cámaras hacia sistemas libres de mecánica (*). Los contactos eléctricos y electrónicos representan un aspecto clave, tanto en capacidad de comunicación, como número y disposición. Pero, ¿qué compañía fue la primera reconocida por emplear ese tipo de contacto en la montura?

Pues no fue, Canon, Ihagee, Minolta, Miranda, Nikon, Olympus, Panasonic, Ricoh, Pentax, Sony o Yashica entre otras firmas. No.
Fue Praktica, a la sazón del grupo VEB Pentacon (**), de la ciudad de Dresden, localizada en la DDR, llamada Alemania Oriental, y lo hizo más concretamente con su modelo Praktica LLC.

En una calle de Dresden, con un Trabant auténtico, no de colección… Imagen original con Olympus XA © Albedo Media, S.L.

 

El emblema de Pentacon era «La Torre Pentacon», una torre emblemática de la factoría sede de la Firma  © Albedo Media, S.L.
Imagen de la factoría de la VEB Pentacon, en Dresden, con la famosa torre. Hoy es museo de la tecnología de la ciudad. Imagen original con Olympus XA © Albedo Media, S.L.

Entre los años 50 y 70, la montura “reina” era la M42, una simple montura a rosca que era compartida por infinidad de marcas, incluidas, firmas a la sazón tan potentes como Pentax, Ricoh y Yashica, sin olvidar las entrañables Zenit.
La montura a rosca era barata de fabricar, autoajustable con el desgaste, y sobre todo compatible. Un objetivo Pentax Takumar sobre una Yashica, o una Ricoh no era nada raro de ver, ni otras muchas combinaciones más exóticas, como angulares rusos sobre una Pentax.

Un honesto cuerpo enteramente metálico, sin fruslerías. El objetivo base es un Pentacon 50 mm f/1,8 © Albedo Media, S.L.
Un honesto cuerpo enteramente metálico, sin fruslerías. El objetivo base es un Pentacon 50 mm f/1,8 © Albedo Media, S.L.

Pero la montura de rosca tenía y tiene un inconveniente, y es que debido al desgaste y al grado de apriete –de cada cámara con cada objetivo– es imposible que éste “asiente” en la montura exactamente en una posición determinada: unas veces lo hará más avanzado y otras más atrasado dentro de un “arco de probabilidad”, siempre dentro de los límites de que sus escalas de indicaciones queden visibles al usuario.

Si bien eso no afectará al enfoque, puesto que se trata de un sistema réflex y las pequeñas variaciones de posición se compensan al enfocar sobre el esmerilado, resulta muy difícil –casi imposible–  transmitir al cuerpo de la cámara indicaciones desde el objetivo, tales como por ejemplo cuál es su abertura máxima, pues ello se hace –o se hacía– mediante una palanca que ocupaba un tope distinto según ese valor.
Con una montura a bayoneta eso si que resulta posible, y era el caso de Nikon con su sistema AI y antes de ese sistema, con ese artefacto acoplador visible en los aros de los objetivos más antiguos.

Típico de los años sesenta a setenta: tiempos de obturación mecánica de 1/1.000 de segundo a 1 segundo y "B"; aro de diafragmas sobre el objetivo. Para las películas ajustes ASA (si, ASA) de 12 a 1.600. Separar un poco la palanca de arrastre de la película activaba el fotómetro TTL.
Típico de los años sesenta a setenta: tiempos de obturación mecánica de 1/1.000 de segundo a 1 segundo y «B»; aro de diafragmas sobre el objetivo. Para las películas ajustes ASA (si, ASA) de 12 a 1.600. Separar un poco la palanca de arrastre de la película activaba el fotómetro TTL.

En las cámaras a rosca con medición TTL, todo esto obligaba a realizar la medición a la abertura de trabajo, cerrando el diafragma a la abertura que pensábamos emplear con el disparo. Ello suponía tener que accionar una palanca para cerrar ese diafragma, y medir con una escasa incidencia de luz sobre la célula. A ello se sumaba el riesgo de que la luz que se colase por el ocular fuese proporcionalmente importante y falsease la medición.

En esta imagen la Praktica LLC nos desvela finalmente los secretos que estaban ocultos en la montura... © Albedo Media, S.L.
En esta imagen la Praktica LLC nos desvela finalmente los secretos que estaban ocultos en la montura… © Albedo Media, S.L.

Pues bien, en el año 1969, esa modesta marca, Praktica, fue la primera en incorporar contactos eléctricos, por un lado en la montura de la cámara y por otro en la de los nuevos objetivos a rosca M42 «Pentacon electric».

El lápiz señala uno de los contactos cargados a resorte, que actuará sobre la pista metálica correspondiente de la montura de la cámara. El sistema es muy sencillo, fiable y fácil de desmontar y de darle servicio. Como casi todo lo fabricado en la DDR, primaba la funcionalidad y la economía de recursos, sobre la estética o los acabados. © Albedo Media, S.L.
El lápiz señala uno de los contactos cargados a resorte, que actuará sobre la pista metálica correspondiente de la montura de la cámara. El sistema es muy sencillo, fiable y fácil de desmontar y de darle servicio. Como casi todo lo fabricado en la DDR, primaba la funcionalidad y la economía de recursos, sobre la estética o los acabados. © Albedo Media, S.L.

Tres contactos cargados a resorte, recorrían sendas pistas metálicas sobre la montura e independientemente de variaciones de ajuste de la misma, tenían amplio margen para transmitir el valor de apertura máxima del objetivo al sistema de la cámara: había nacido la medición TTL a plena apertura con objetivos a rosca, en la primera cámara a nivel mundial con contactos eléctricos en la montura. Praktica fue pionera también en otros aspectos: volveremos sobre ella.

La Praktica LLC podía usar –en medición a diafragma cerrado– cualquier objetivo M42, y con los objetivos “electric” podía hacerse otro tanto con cámaras sin contactos y se fabricó desde 1969 a 1975.
En cuanto a objetivos «electric» contabilizamos 25 referencias, en focales desde 20 mm a 300 mm.

(*) Ver: «Nikon, su montura F, y la nueva Nikon Df»

(**) VEB = «Volkseigener Betrieb», algo así como una «Empresa de propiedad y gestión popular»

Año 1969: primera cámara réflex monocular con contactos eléctricos en la montura.

¡Es historia, amigos!
       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.