Exponer bien, sin fotómetro – Con ayudas

Ahora, los fotógrafos gozan de cámaras con cientos de zonas de exposición TTL, medición puntual, matricial, promedio, inteligente por zonas, con ajuste automático de sensibilidad… ¿Pero qué hacían en 1934, en 1946, en 1957, cuando ni siquiera podían disponer fácilmente de un exposímetro de mano? (1)

Simplemente exponían en base a su experiencia acumulada, por “prueba y error” y por eso, a la hora de recoger sus negativos y copias de los establecimientos fotográficos a los que habían confiado el revelado, era corriente oír la frase –en conversaciones de café, mientras se contemplaban los resultados– “me han salido”… y aquí, al citar la cifra de «aciertos» de un rollo de película, se ponían más o menos énfasis en una cierta nota de orgullo,
Ya que –evidentemente– «no salían todas».

Pero esos mismos fotógrafos o usuarios, sobre todo estos últimos, los aficionados o «amateur», se veían ayudados por lo general por sistemas de tablas de consejos de exposición, bien servidas por separado, bien integradas en las propias cámaras. Por otra parte, en las propias cajas de película –impresas en el interior en las de formato 135 (35 mm)– y también en los folletos de instrucciones que –en tiempos– acompañaban al rollo de película, se ofrecían consejos simplificados.

Impresión típica del interior de una caja de película de 100 ISO en formato 135. Se ofrecen sugerencias muy sencillas para día soleado –en playa o nieve o en situaciones más normales– así como para nublado claro, nublado oscuro y en la sombra abierta en día de sol.

Ahora bien, los fabricantes de cámaras, los más exigentes, deseaban aportar a sus usuarios algo más de ayuda, y a esos efectos llegaron a competir en ingenio y precisión a la hora de incorporar gráficos de ayuda en las propias cámaras. De hecho, los calculadores de algunas de esas cámaras, como veremos, llegaron a ser tan prolijos que se hace necesario casi seguir «un cursillo» para hacerse con su funcionamiento. Nos bastará, hoy con tres ejemplos.


© Albedo Media, S.L.
Rolleicord I Art Déco, 1933 [Clic para ampliar]

En esta réflex binocular o TLR (Twin Lens Reflex) para el formato clásico de 6 x 6 cm, los responsables decidieron, en su momento, «aprovechar todo el dorso, para ofrecer no solo una tabla de exposiciones, sino también una de profundidad de campo.

<img class="size-full wp-image-129953" src="https://www.albedomedia.com/wp-content/uploads/2014/10/Tabla_Rolleicord_Art_Deco_2_A.jpg" alt="© Albedo Media, S.L.» width=»600″ height=»400″ /> © Albedo Media, S.L.

Aquí se daban sugerencias de exposición para sensibilidad de película en grados Scheiner, en combinaciones de abertura de diafragma y tiempo de obturación.
Las situaciones –no se habían inventado el equivalente de los emoticones– son para:

• En la nieve o junto al agua
• Calles luminosas, plazas
• Calles y plazas, oscuras
• Paisajes con primer plano luminoso
• Paisajes con primer plano oscuro
• Personas o grupos al aire libre
• Personas o grupos bajo arboleda
• Personas en el interior, en un cuarto, luminoso
• Personas en el interior, en un cuarto, oscuro

Y ya, finalmente, correcciones para meses distintos de Junio, Julio o Agosto, fuera del horario de 10 a 14h, o bien sin sol: el doble de exposición.

© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.

Aunque hoy hablamos de exposición, la tabla de profundidad de campo de esta Rolleicord de 1933 no podía ser más completa, pues no solo se ofrecían las hiperfocales, sino todos los valores posibles dependiendo de la distancia de enfoque y la abertura de diafragma.

© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.

Baby Rolleiflex, gris, 1957 [Clic para ampliar]

Algún día volveremos sobre la bella réflex binocular (TLR) Baby Rolleiflex –en gris– en este caso para el formato de 4 x 4 cm sobre rollos 127, pero hoy solo la mostramos –al igual que el resto de las cámaras– por el dorso. Probablemente, los responsables de la Baby Rolleiflex tuvieron claro, respecto a los de la Rolleicord antes mostrada, que «menos es más», pero es que de 1933 a 1957 se habían aprendido muchas lecciones y no solo en Alemania.
El propio formato de la cámara, vertical debido a los dos objetivos superpuestos, ofrecía todavía a los diseñadores la opción de colocar una tabla de sugerencias y ayuda a la exposición, solo que en esta ocasión más elegante y gráfica.

© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.
[Clic para ampliar]

Pensamos que puede apreciarse el primor con el que se concibió el grabado de la plancha metálica de ayuda a la exposición.
Aparecen las sensibilidades de películas imperantes en la época, de 12, 25, 50 o 100 ASA (equivalente al valor ISO) y después valores «EV» (del 8 al 15) según la escena (2).
¿Cómo resistirse al encanto naif de la escena de esa pareja en el bosque, frente a frente, o la de los trabajadores, o la del interior de la estación de ferrocarril?
Pero aún es más: hay que fijarse en el factor de corrección, según el fotógrafo observe si proyecta sombra o no, y cómo es de alargada la misma…
Todo en chapa, sin mecanismos, sin pilas ni baterías. Y sigue «funcionando» algo más de medio siglo después.

© Albedo Media, S..
Univex Mercury, 1945
[Clic para ampliar]

 

Dudamos que exista un modelo de cámara con tablas de sugerencias tan prolijas como las de Univex Mercury II, con un calculador de piezas móviles.
Ya el diseño de la propia cámara –la primera del mundo con cuerpo en aluminio fundido– es muy especial con su obturador rotativo y su formato de 18 x 24 mm.

© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.
[Clic para ampliar]

Esto ya son palabras mayores: En la parte inferior «a las cinco» aproximadamente, puede verse que se ha alineado el dial de la sensibilidad de la película (100 ASA) frente al ajuste «N» o «normal».
El otro dial giratorio está alineado («a las diez» aproximadamente) en los ajustes para «verano» y escena de calle «street scene». Si vemos la horquilla de ajuste, podremos observar que tiene posiciones para franja horaria. Podríamos haber hecho el ajuste quizá para «la profundidad del bosque» (deep woods) o paisajes (landscapes).
A la izquierda aparecen las combinaciones de tiempo de obturación y abertura de diafragma recomendadas…
Podemos ver que ajustes para invierno y pa factores de filtro, así como valores para un exposímetro de extinción (3) que se vendía por separado.
Las letras son tan pequeñas y el ajuste tan crítico que es capaz de poner a prueba la paciencia del más pintado.


© Albedo Media, S.L.

La rueda izquierda encaja por clics y es un recordatorio del tipo de película carga o –en este caso– descargada. ¿Y los números 36 y 65? Puesto que la cámara hacía y hace fotogramas de 18 x 24 mm es el recordatorio del largo del rollo de 35 mm cargado.
© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.

Tampoco falta, en la Mercury II el indicador de profundidad de campo, aunque los creadores se cuelan un poco y hablan de «depth of focus» que no es lo mismo. Pero bueno, está terminando la guerra y con un gran «boom» y estas cosas pasan. [Clic para ampliar]
En conjunto y en la práctica
La realidad es que –para películas negativas en blanco y negro o en color– seguir las indicaciones de estas sencillas, ingeniosas y en ocasiones endiabladas tablas y guías de exposición, conducía y conduce a un alto porcentaje de negativos bien expuestos.
Basta hacer la prueba y más de uno quedará sorprendido de los resultados.
No es menos cierto que para ello hay que amar «esos viejos cacharros y no odiar la película… una sana combinación a la que solo denuestan los que la han probado. Como otras cosas de esta corta vida.Y por supuesto queda la regla de «sunny f/16»: al sol a f/16 el tiempo de obturación ideal es el más aproximado al valor reflejado por la inversa de la sensibilidad de la película. esto es, para una película de 125 ISO, la exposición sería 1/125 de segundo a f/16….¡o cualquiera de las combinaciones equivalentes! Nublado claro, abrir un punto, nublado oscuro abrir dos puntos. A la sombra en un día soleado, abrir tres puntos. Y es lo que hay.(1) Por supuesto que en esos años existían exposímetros de mano, pero eran raros y el precio era muy elevado para la cartera del más común de los fotógrafos amateur.
(2) Un valor EV expresa a un tiempo un conjunto de tiempos de obturación y valores de abertura de diafragma que llevará a una exposición correcta para una sensibilidad de película y situación luminosa dada. Permite simplificar el concepto en un solo numero y hace otro tanto con las escalas de los aparatos.
(3) Los exposímetros de extinción, desde 1.897, empleaban un sistema óptico y evaluación visual de la legibilidad de unos números a través de un vidrio y lámina gris degradada.

 

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.