Los fotógrafos que hayan realizado su entrada quizá directamente en el mundo digital, dan por sentado cosas tales como la posibilidad de visionar inmediatamente los resultados de cada toma, la disponibilidad de datos EXIF y también –¡faltaría más!– la medición de la luz a través del objetivo, lo que se viene en llamar TTL Metering, por «Through The Lens» o «a través del objetivo», si bien esta última función no es exclusiva del mundo digital. Esa tecnología TTL debe parecer tan trillada, que una búsqueda en Wikipedia nos ofrecerá resultados bastante pobres y con un enfoque muy parcial hacia el control del flash.

Y sin embargo la evolución de las tecnologías TTL hasta llegar al avanzado estado actual no fue un camino de rosas. ¿Os sorprendería realmente saber que –según la historia de los grandes avances tecnológicos en fotografía– las marcas protagonistas de esos avances pioneros en TTL, no fueron precisamente ni Canon, ni Nikon?

Una bella Exakta VX IIa de 1957 aparece aquí en configuración "de calle", con un visor de prisma y un soberbio Carl Zeiss Biotar 58 mm f/2
Una bella Exakta VX IIa de 1957 aparece aquí en configuración «de calle», con un visor de prisma y un soberbio Carl Zeiss Biotar 58 mm f/2 © Valentín Sama / Albedo Media

El primer sistema TTL, de Ihagee Dresden

En efecto: el primer dispositivo para la medición de la luz en TTL, fue desarrollado por Ihagee para las Exakta y comercializado desde 1957 hasta 1971. En teoría, no debería extrañarnos mucho, pues no en vano la Kine Exakta fue –ya en la primavera de 1936– una cámara muy avanzada, la primera réflex monocular o «SLR» para película de 35 mm, y debido a ello, pronto se convirtió –entre otras aplicaciones fotográficas más convencionales– en el instrumento para fotografía científica, industrial y médica por antonomasia. En esa época se disponía ya de exposímetros o «fotómetros» externos con los que podíamos medir la luz y luego transportar los valores a los ajustes de cámara, y si empleábamos un filtro –los verdes, amarillos, naranjas y rojos mandaban– el factor de filtro marcado en la montura nos permitía realizar los ajustes de corrección necesarios.

LLa misma cámara se muestra ahora dotada del primer sistema a nivel mundial de medición TTL (1957), un visor de aumento y un objetivo Kilfitt Makro Kilar E 4 cm f/3,5
La misma cámara se muestra ahora dotada del primer sistema a nivel mundial de medición TTL (1957), un visor de aumento y un objetivo Kilfitt Makro Kilar E 4 cm f/3,5 © Valentín Sama / Albedo Media

Las primeras SLR y la ciencia

Pero estas primeras réflex monoculares para película de 35 mm se prestaban especialmente bien a su uso con los nuevos objetivos macro que pronto aparecieron, los tubos y fuelles de extensión, la fotografía a través de microscopios, de pantallas de osciloscopios, etc. Y la cuestión era… ¿cómo estimar la exposición a través de esos dispositivos y en ocasiones con sujetos iluminados por fuentes de iluminación muy específicas, dirigidas en estrecho haz? La fotografía a escalas de reproducción de 1:1 y mayores suponían «perder» más de tres puntos de luz, pero ello era variable, dependiendo de una combinación de diversos factores…

Para dar respuesta a esa necesidad de poder medir de forma precisa la luz que llegaría a la cámara, a la caja del espejo de la misma, a través del sistema óptico que fuese, independientemente de su naturaleza, los ingenieros de Ihagee, los fabricantes de –entre otras cámaras– las Exakta, crearon el primer sistema de medición TTL del mundo.

El accesorio Ihagee Exakta para la medición TTL se intercala entre cuerpo de cámara y sistema óptico
El accesorio Ihagee Exakta para la medición TTL se intercala entre cuerpo de cámara y sistema óptico © Valentín Sama / Albedo Media

Se trata de un accesorio no para uso general, sino precisamente para la fotografía científica y de aproximación. Con un grosor o extensión de 20 mm, se intercala entre el cuerpo de la cámara y el objetivo o dispositivo óptico a utilizar. En la parte posterior incorpora una montura «macho» para acoplarse a la cámara, y en la frontal una «hembra» (1) para recibir objetivos, tubos de acoplamiento, etc. Y a partir de aquí, comienza lo más interesante.

Las células fotovoltaicas de selenio

En el espacio que permiten esos 20 mm de grosor, se aloja un sencillo mecanismo de tajadera, que –mediante unas manetas laterales externas– nos permite deslizar en el paso de la luz hacia el cuerpo de la cámara una célula fotovoltaica de selenio –de forma circular– y naturalmente apartarla para que la luz formadora de la imagen pueda llegar al sistema réflex, y en el momento del disparo, hasta la película. Es mucho más complicado describirlo que hacerlo. Como ocurre con las células fotovoltaicas de selenio, la luz que incide sobre esta del sistema de medición de las Exakta de Ihagee hace que la célula genere una corriente eléctrica cuya intensidad es –dentro de ciertos límites– proporcional a la de la luz que recibe.

Recreación del movimento del sistema TTL
Recreación del movimiento del sistema Ihagee TTL para Exakta © Valentín Sama / Albedo Media
La célula fotovoltaica de selenio ya fijada en posición de lectura.
La célula fotovoltaica de selenio ya fijada en posición de lectura. Una vez insertada la célula por completo, el cierre es tan preciso que resulta inmune a la eventual entrada de luz parásita por el ocular © Valentín Sama / Albedo Media

El microamperímetro y el método de prueba y error

Ahora bien, este primer sistema de medición TTL del mundo estaba pensado para aplicaciones científicas y profesionales, y no indicaba valores de exposición recomendada –una combinación de tiempos de obturación y valores de abertura de diafragma– como es ahora la norma –para una sensibilidad de película dada– sino que debíamos acoplarle un microamperímetro cualquiera al uso (2) y realizar la lectura de la intensidad de la corriente eléctrica generada en microamperios (µA).

¿Y cómo se calculaba la exposición necesaria en base a esa lectura en µA? ¡Ah, amigos… por prueba y error, hasta encontrar «nuestra calibración personal»! Tan sencillo, tras unas pocas pruebas, como para determinar, por poner un ejemplo imaginario que, para una película de 25 ASA, si la indicación era de 6,75 µA, el tiempo ideal para f/11 sería de (siempre «por ejemplo») de 1/15 de segundo.

Y de ahí, en principio se podía extrapolar, y así, por ejemplo, si la lectura era de 13,5 µA, podríamos «cerrar un paso» más. El microamperímetro no se vendía junto con el exposímetro Exakta, ya que servía cualquiera, y era –y sigue siéndolo– un instrumento muy usual en cualquier laboratorio.

El dispositivo para medición TTL de Ihagee para Exakta debía conectarse a un microamperímetro externo para obtener las lecturas en microamperios
El dispositivo para medición TTL de Ihagee para Exakta debía conectarse a un microamperímetro externo para obtener las lecturas en microamperios. Tanto la montura frontal para los objetivos como la posterior para el cuerpo, son las estándar de Exakta © Valentín Sama / Albedo Media

Para conectar la célula al microamperímetro, el exposímetro de Ihagee dispone en su parte superior frontal de dos zócalos de conexión. Su separación entre sí y tipo de conector es de carácter idéntico al de los zócalos de conexión para flash de las primeras Exakta (3) lo que facilita la utilización de las mismas clavijas si están disponibles, pero cualquiera de las empleadas habitualmente en en ámbito de la electrónica sería fácilmente adaptable.

Clavija de conexión para flashes en los zócalos separados originales: aparece aquí presentada en posición en una Kine Exakta original
Clavija de conexión para flashes en los zócalos separados originales: aparece aquí presentada en posición en una Kine Exakta original © Valentín Sama / Albedo Media

Resulta evidente, que este primer dispositivo para la medición TTL tenía los inconvenientes derivados de la extensión del entorno de 20 mm que introducía entre sistema óptico y cuerpo de cámara, lo que limitaba su uso casi exclusivamente al ámbito científico, incluyendo la macro y microfotografía.

En lo que se refiere a este pionero dispositivo de medición TTL de Exakta, también los mejores coleccionistas tienen mucho que decir y así Clement Aguila y Michele Rouah (4) tienen identificadas hasta seis variantes, correspondiendo la que da origen a este artículo a la variante tercera, producida entre 1966 y 1967.
En lo que se refiere a este pionero dispositivo de medición TTL de Exakta, también los mejores coleccionistas tienen mucho que decir y así Clement Aguila y Michele Rouah (4) tienen identificadas hasta seis variantes, correspondiendo la que da origen a este artículo a la variante tercera, producida entre 1966 y 1967. © Clement Aguila y Michele Rouah
Cámara Exakta con visor de aumento
El visor de aumento Ihagee para Exakta forma parte de los muchos accesorios especializados para las Exakta de visores intercambiables. Uno de los aspectos más originales es que la montura es la misma de la cámara, y si uno desea la máxima calidad de imagen o un efecto de aumento en concreto, en lugar de usar la lente propia del visor puede acoplar un objetivo…en montura Exakta © Valentín Sama / Albedo Media
Dispositivo Brinkman
El dispositivo Brinkman –de gran rareza– se desarrolló posteriormente siguiendo los principios del sistema de Ihagee para Exakta © Valentín Sama / Albedo Media

Pronto veremos la forma en la que un nuevo compuesto –el sulfuro de cadmio, o CdS– cambió la historia de los sistemas de medición TTL.


(1) Traten de preguntar a un joven de hoy si sabe lo que es –por ejemplo– un montaje «machihembrado»…

(2) Lo ideal sería que la resistencia interna estuviese comprendida entre 1.000 y 1.500 ohmios y la capacidad de lectura o sensibilidad de 5 a 100 µA. Una gran parte de los múltímetros que pueden adquirirse hoy en las tiendas especializadas en componentes electrónicos, son capaces de servir para la tarea.

(3) Las Ihagee Exakta, y más concretamente las Exakta VP, réflex para formato medio, fueron –en 1932– las primeras cámaras en incorporar sincronización para flash.

(4) Autores del libro «Exakta Collection» ISBN 2-9519891-0-5

TTL_Exakta_04
© Valentín Sama / Albedo Media

4 Comentarios

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.