Leica Null Nº 122 – Récord mundial de subasta por 2 millones de euros

La cámara fotográfica más cara vendida hasta la fecha

En realidad, esta cámara –”la más cara vendida hasta la fecha a nivel mundial”– le ha costado a su poseedor actual, un coleccionista asiático, 2,4 millones de euros (1), ya al que al precio de remate –”hammer price”– hay que sumarle la comisión que se lleva la casa de subastas WestLicht Photographica Auktion, en este caso de un 20%. El precio de partida era de 400.000 € pero subió rápidamente, tanto a través de pujas en la propia sala como telefónicas.

Leica O Nº 122 © WestLicht Photographica Auction
Leica O Nº 122 © WestLicht Photographica Auction

Esta Leica Null Nº 122, forma parte de la serie de 31 unidades de prueba de Leica 0 (“Null”) –numeradas del 100 al 130 (2)– que se produjeron entre 1923 y 1924 para realizar un estudio de mercado previo a la introducción de la que luego sería una de las cámaras y marcas más famosas del mundo. De esa serie de 25 cámaras en la actualidad solo se tiene conocimiento de tres de ellas, y la Nº 116 se vendió en 2012, en esta misma sala de subastas por 2,16 millones de euros en precio de remate más comisiones.

El alto valor alcanzado, se debe no solo a la extremada rareza de la cámara, sino al buen estado de conservación original, sin modificaciones, incluyendo el tapón para el objetivo, un “accesorio” que debe colocarse ante al objetivo antes de avanzar cada fotograma, debido a que el obturador no es del tipo self capping.

Ello significa que la primera y segunda cortinilla no se solapan entre sí al rearmar el obturador, y por lo tanto el fotograma siguiente al recién disparado se velaría al pasar por delante del mismo, durante la operación de rearmado.

Curiosamente, para la segunda tanda producida –tras las primeras siete unidades– el obturador ya era self capping, pero se retuvo la característica del tapón unido de forma solidaria a la cámara mediante su cordoncillo. El objetivo retráctil solidario a la cámara es el Leitz Anastigmat 50 mm f/3,5.

El Dr. Andreas Kaufmann, accionista principal y Presidente de Leica Camera AG, posa con la Leica O Nº 132 © WestLicht Photographica Auktion
El Dr. Andreas Kaufmann, accionista principal y Presidente de Leica Camera AG, posa con la Leica O Nº 132 © WestLicht Photographica Auktion

Esta unidad de Leica Null que ahora se ha subastado era propiedad de Jim Jannard, famoso hombre de negocios fundador de la marca de moda y complementos Oakley, así como de las conocidas y carismáticas cámaras de vídeo RED. En la misma subasta también vendió una Hasselblad SWC Lunar Surface –48.000 €–, una Leica MP-89 Black paint –456.000 €– y una también rara MP-2 –432.000 €–.

En conjunto, los organizadores de la subasta la consideran un éxito, no solo por el precio récord de la Leica Null, sino por haberse rematado el 91% de los lotes y casi el 100% de aquellos “Leica”, siendo la más exitosa de las subastas realizadas por la casa vienesa hasta la fecha.

Hasselblad SWC Lunar Surface camera: nunca estuvo en la luna, pero... © WestLicht Photographica Auktion
Hasselblad SWC Lunar Surface camera: nunca estuvo en la luna, pero… © WestLicht Photographica Auktion

Leica Null réplica: un lujo –casi– al alcance de cualquiera

Los que quieran disfrutar del “tormento y el éxtasis” de fotografiar mediante una Leica Null o Leica Cero, lo tienen a su alcance si disponen del entorno de 1.500 € una suma bastante más moderada que esos 2,4 millones de euros. La razón no es otra que en el año 2004, para celebrar el 125 aniversario del nacimiento del creador de la “Leca” –más tarde llamada Leica– Oskar Barnack, la firma lanzó la “Leica Null Replica”, una preciosa cámara perfectamente funcional, que opera bajo los principios de la primera serie original de siete unidades, incluso con su fastidioso obturador no self capping.

Una Leica Null réplica, del año 2004, lanzada para conmemorar el 125 aniversario de Oskar Barnack, el creador © Valentín Sama
Una Leica Null réplica, del año 2004, lanzada para conmemorar el 125 aniversario de Oskar Barnack, el creador © Valentín Sama

La única diferencia fundamental es que el objetivo, siendo también un Leitz Anastigmat 50 mm f/3,5, está computado con vidrios y multirrevestimientos modernos. En el año de su comercialización, el precio era de 2.500 €, pero en la actualidad, dependiendo del estado y si se encuentra con la caja y documentación originales, se puede conseguir por entre 1.000 y 1.500 € aproximadamente.


(1) Casi 400 millones de las “antiguas pesetas”.

(2) Aunque se produjeron las 31 unidades mencionadas, siempre se ha hablado –incluso en la nota de prensa oficial de la subasta se hace así– de “25 cámaras”. Ello se debe, probablemente, a que fueron 25 las que finalmente se distribuyeron entre comerciantes y fotógrafos para esa suerte de “prueba beta”.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos.