Objetivos Leica-M – De lo fílmico a lo digital

451
Compartir

Uno de los aspectos claves del sistema Leica-M es –aparte de la calidad general mecanoóptica– el de la compatibilidad en el tiempo. Así, en el más reciente y avanzado modelo de la firma, la Leica M (Typ 240), pueden emplearse directamente, a través de la montura de bayoneta la casi totalidad de ópticas desde 1954, y mediante sencillos adaptadores, la mayoría de las de rosca desde 1932 (1).

Un veterano Summicron-M 50 mm f/2: ¿que tal rendirá sobre el moderno cuerpo de Leica M (Typ 240) sobre el que está montado? Si está codificado lo hará al máximo de forma automática. © Albedo Media, S.L.

Como ya es sabido, ópticas diseñadas originalmente para fotografía sobre película pueden no rendir de forma ideal sobre sensores digitales. Si además se trata de un sistema con una distancia de registro corta, como es el caso del sistema Leica-M –poca distancia entre montura de la cámara y plano focal– la cosa se complica de forma notable, y tanto más con objetivos angulares: viñeteado, baja resolución y halos verdes o púrpura hacia las esquinas son los problemas más habituales.

Corrección por solución a través de contactos eléctricos
La solución actual más utilizada para la corrección de aberraciones, viñeteado y distorsión es la de comunicar electrónicamente una memoria ROM o una CPU residente en el objetivo con el cuerpo de la cámara, vía contactos eléctricos.
Pero, ¿qué podía hacer Leica para que objetivos de hace más de medio siglo, sin ninguna clase de electrónica en su interior, pudiesen ofrecer una razonable corrección sobe cuerpos digitales de nueva generación? Y además, ¿como podía hacerlo de tal manera que las nuevas ópticas fuesen compatibles “hacia atrás”, con cuerpos anteriores a la era digital, algo clave para una firma en la que la filosofía es maximizar la compatibilidad de objetivos y cuerpos a lo largo del tiempo?


© Albedo Media, S.L.

En este Summicron-M 35 mm f/2 ASPH. puede observarse la codificación óptica (parte superior). En la parte de la montura, un arco de tono más oscuro…

Corrección por codificación óptica
La solución vino por la creación de una codificación óptica de seis bit, que permite a objetivos y cuerpos de cámara comunicarse “visualmente” a través de la montura.
El funcionamiento en si, al menos desde el punto de vista teórico, es bastante sencillo: en el lado de la montura de la cámara, una ristra de LEDs ilumina los sectores sobre la montura del objetivo, en bajorrelieve y pintados en blanco o en negro, y de la lectura resultante, “conoce” el objetivo con el que tiene que tratar, a fin de aplicar las compensaciones consiguientes a través del firmware de la cámara.


….es la ristra de diodos encargada de iluminar y leer esa codificación Ambas © Albedo Media, S.L.

Puesto que el firmware de la cámara es actualizable, y las combinaciones ofrecidas por el sistema de 6 bit más que amplias (64 variantes), siempre se pueden añadir codificaciones para nuevas ópticas, o mejoras en las correcciones para ópticas ya presentes en la base de datos.
Para aquellos objetivos que no estén codificados, existe la opción de dar entrada a sus datos a través del menú de la cámara.

Un aspecto concreto de la belleza del sistema consiste en que objetivos antiguos –incluso de 1954– pueden codificarse cambiando la montura por una tarifa plana y a un precio asumible. (2)

Un Voigtländer Nokton Classic 35 mm f/1,4 en montura compatible con la bayoneta Leica, pero nunca codificado: podríamos codificarlo a mano, emulando a un Leica Summilux-M 35 mm f/1,4 siguiendo los consejos de Leicaforum… © Albedo Media, S.L.


© Albedo Media, S.L.

Hablando de compatibilidades:
¡Atención, esto es una combinación prohibida! La razón no es otra que al tratarse de un Leica Summar 5 cm f/2, sin revestir (1933-1940) retráctil, si lo accionásemos hacia dentro podríamos provocar una seria avería en la cámara. Pero siendo prudentes (3), y mediante el adaptador de rosca a bayoneta con el que aparece en la fotografía… ¡ya lo creo que se puede utilizar! Y con acoplamiento perfecto al telémetro de enfoque.

Porfolio actual de objetivos Leica-M
En la actualidad, la lista de objetivos Leica-M comercializados se compone de 19 referencias.
De ellas, cinco son objetivos de 50 mm de focal, que van desde el Summarit-M 50 mm f/2,5 al Noctilux-M 50 mm f/0,95.
Entre los angulares, encontramos un 18 mm, dos ópticas de 21 mm, dos de 24 mm, dos de 28 mm, y tres de 35 mm.
A ello se suman dos ópticas de 75 mm y una de 90 mm.
Como objetivo muy particular, un “tri-focal”, el Tri-Elmar que ofrece las focales de 16, 18 y 21 mm con una abertura de f/4. A diferencia del Tri-Elmar anterior, de focales fijas a 28, 35 y 50 mm, este Tri-Elmar de 16, 18 y 21 mm si que es un auténtico zoom y puede utilizarse en focales intermedias. La visión Live-View de la Leica M (Typ 240) permite sacar partido a esas transiciones, tanto utilizando la pantalla posterior como el visor electrónico accesorio al nivel del ojo. Probablemente Leica ha decidido mantener la denominación “Tri-Elmar” debido a que en los modelos anteriores al Tipo 240, al necesitar usarse un visor óptico externo, otra solución distinta a las tres focales no era muy operativa. ¿O quizá porque la palabra “Zoom” hubiese sonado un poco a sacrilegio a los usuarios del sistema Leica M?
Objetivos actuales de Zeiss, Voigtländer e incluso de fabricantes exóticos japoneses, se suman a esas opciones.

(1) Un poco de sentido común y algún pequeño truco nos permitirán utilizar incluso algunas ópticas “prohibidas” como son las de tipo retráctil en montura de rosca.
(2) De hecho, algunos han comercializado –al margen de Leica– monturas codificadas para objetivos de otras marcas, que compartan montura Leica-M.
Otros, a través de Leicaforum, han aprendido a crear plantillas y codificar ellos mismos sus objetivos mediante dicha plantilla y rotuladores indelebles.
(3) Con un mínimo de habilidad, se puede acoplar un “manguito” de cartón o plástico sobre el barrilete, que impida retraerse al objetivo.

Los productos Leica son distribuidos en España por DiseFoto, S.A.


© Albedo Media, S.L.


Compartir
Valentín Sama
Óptico, fotógrafo profesional, y docente. Experto en historia de los materiales fotográficos. Activo en medios fotográficos impresos desde 1982 y online desde 2004. Fundador de DSLR Magazine y Albedo Media, S.L.

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.