Rollei 35 T, Minox 35 GT-E y Olympus XA

Compartir

Hay tres cámaras que son –probablemente– las más pequeñas cámaras para formato 135, esto es 24x36mm (1). Son para película y cada una tiene carácter propio más que sobrado. Hablamos de las Rollei 35, Minox 35 y Olympus XA. Con distintas variantes dentro de cada una de esas denominaciones genéricas, cada una de ellas obedece a soluciones de diseño tan distintas, que podríamos atrevernos a decir que ninguna supera a la otra.

De izquierda a derecha: Minox 35 GT-E, Olympus XA y Rollei 35T: tres joyas analógicas para el formato 24x36mm
Minox 35 GT-E, Olympus XA y Rollei 35T: tres joyas “analógicas” para el formato 24x36mm. © Albedo Media, S.L.

¿Nos piden, de forma muy concisa, rasgos fundamentales diferenciadores? No resulta complicado en exceso:
• Olympus XA: goza de telémetro acoplado de coincidencia
• Rollei 35 T: construcción enteramente metálica, funcionamiento mecánico y diseño muy original
• Minox 35: la más pequeña y ligera

A partir de ahí, los matices son de lo más variado, así que sugerimos a los lectores su valoración según vayamos desgranando los detalles y manejo de cada cámara. Ofrecemos ahora un análisis comparativo de estas pequeñas joyas de precisión llenas de potencial fotográfico, que –según nuestra larga experiencia con ellas– ofrecen una calidad de imagen tan alta como las réflex analógicas de su época.

A la izquierda, una cámara Rollei 35 T, a la derecha una Rollei 35 S

No nos vamos a referir a todas y cada una de las variantes de cada uno de los tres modelos citados en el artículo, sino a su concepto fundamental y las características concretas de los modelos de las tres unidades mencionadas. Un ejemplo sería el de estas Rollei 35 S –objetivo Sonnar 40 mm f/2,8– y Rollei 35 T, la utilizada para el artículo, con el objetivo Tessar 40 mm f/3,5. © Albedo Media, S.L.

A notar que los modelos concretos sobre los que basamos el artículo son los Olympus XA, Rollei 35 T y Minox 35 GT-E. No pretendemos lucubrar sobre la historia completa de estas sagas de cámara y todos sus modelos, sino; antes bien, sobre el carácter, características de manejo, portabilidad y calidad de imagen ofrecida por los modelos empleados. Cuando hablamos de parámetros de dimensiones, pesos y características son referidos a los modelos ahora probados. Las diferencias entre versiones, son poco significativas para la idea de este artículo.

Rollei 35 T

De construcción enteramente metálica, la Rollei 35 T monta un objetivoTessar 40 mm f/3,5 “Made by Rollei”, un obturador mecánico con tiempos de 1/2 segundo a 1/500 de segundo además de “B” y un exposímetro CdS acoplado, con ajustes de 25 a 1.600 ASA (15 a 33 DIN), en ajustes por “clic” de un tercio de paso.
Esa construcción enteramente metálica la hace la más pesada de las tres cámaras ahora probadas, pero también le otorga un aspecto y tacto que no ofrecen los materiales sintéticos de las Minox 35 GT-E y Olympus XA.

Rollei 35 T, en posición de disparo, con el objetivo extendido

Rollei 35 T en posición de disparo, con el objetivo extendido. A la izquierda puede verse el enganche para la correa específica. © Albedo Media, S.L.

El diseño, de Heinz Waaske es de lo más atípico, tanto por el concepto como por la distribución de componentes y mandos, así como por el funcionamiento.
El objetivo va montado en un barrilete retráctil que extenderemos y encajaremos en posición a través de su bayoneta interna.
Para retraerlo resulta imprescindible por un lado que el obturador esté armado –o si se prefiere, que es lo mismo, la película avanzada al siguiente fotograma tras una exposición– y por otro lado, mantener pulsado el botón liberador situado junto al disparador. No seguir esa secuencia y forzar el dispositivo provocaría una avería.
De forma atípica –nada es convencional en esta cámara– la palanca de arrastre va colocada a la izquierda y el rollo de película a la derecha.

Rollei 35 T tumbada, con el objetivo retraídoRollei 35 T tumbada, con el objetivo extendido

Rollei 35 T en posición de transporte y en posición de disparo. Puede observarse la aguja del exposímetro y la marca de referencia para le ajuste de la exposición. © Albedo Media, S.L.

Por si faltaba poco, la zapata para flash –con contacto central– va ubicada en la parte inferior… ¡todo en aras de conseguir la cámara más pequeña para 24x36mm para la Photokina del año 1966!
Otros detalles son el cuentafotos en la parte inferior, la palanca plegable de rebobinado y la palanca liberadora del dorso –para carga y descarga de la película– que permite separar el dorso por completo.

Rollei 35 T, parte inferior

En la parte baja de una Rollei 35 T, de forma bastante atípica, zapata para flash, pestillo para apertura del dorso, cuentafotos y palanca de rebobinado. © Albedo Media, S.L.

El exposímetro es también un tema aparte. De fotorresistencia de sulfuro de cadmio –CdS– como era lo más avanzado en la época, está acoplado con el dial de tiempos de obturación y el de aberturas de diafragma.
Una aguja galvanométrica (2) oscila a lo largo de una escala de la parte superior de la Rollei 35 T y al girar uno de los dos diales, movemos un índice hasta superponerlo sobre la aguja… momento en que la exposición ha quedado ajustada. Se trata de una cámara, por tanto, de ajuste de exposición manual o “M”.

Rollei 35 T, mostrando placa de presión articulada y alojamiento para la pila

En una Rollei 35 T, todo está comprimido: la placa de presión es abatible, el núcleo para el bobinado de la película va a la izquierda y es de menor diámetro de lo habitual, al tiempo que la pila para el exposímetro va escondida en un alojamiento en la parte superior del propio para el chasis de la película 135.

¿Dónde va la pila necesaria para todo exposímetro CdS? Pues… dentro de la cámara, en el alveolo para la película, en la parte superior. ¡Cuestión de espacio, amigos!
Por alusiones, hablemos de los diales. El de la derecha –según el fotógrafo– lleva los ajustes de sensibilidad de la película y controla las aberturas de diafragma (lleva un seguro en la parte inferior), al tiempo que el de la izquierda incorpora los ajustes de tiempo de obturación así como un recordatorio del tipo de película cargada.

Rollei 35 T mostrando los diales de ajustes

Rollei 35 T: a la izquierda, el dial de ajustes ASA/DIN y de aberturas de diafragma, y a la derecha el de tiempos de obturación y recordatorio de tipo de película cargada. © Albedo Media, S.L.

El enfoque es por estimación, y se dispone de marcas para infinito, 6 m, 3 m, 2 m, 1,5 m, 1,2 m, 1 m y 0,9 m.
La escala de profundidad de campo –casi microscópica– ofrece valores para f/16, f/11, f/8, f/5,6 y f/4.
Por su parte, el visor es de marcos luminosos, con indicaciones para corrección de paralaje, y razonablemente luminoso, claro y preciso.
El disparo, como con la mayoría de los obturadores de tipo central, es muy suave y silencioso.

La pila tipo PX625, PX13 o MR 9, de 1,35 voltios, de mercurio, ya no se fabrica. La única pila actual que ofrece el voltaje y curva plana de descarga adecuada es la de tipo zinc-aire Wein MRB625, de menor duración y más cara, pero que proporciona un funcionamiento de precisión en la medición.

Las seis palas del diafragma del Tessar 40 mm f/3,5 que equipa a la Rollei 35 T

De las tres cámaras, la Rollei 35 T incorpora la estructura de diafragma más sofisticada, de seis palas. © Albedo Media, S.L.

La mecánica de la cámara de Heinz Waaske es realmente única. Por cuestión de espacio, resultaba totalmente imposible montar el obturador en el barrilete del objetivo. Por ello, decidió ubicar una parte del mismo en el barrilete y la otra parte en el cuerpo de la cámara. Al extender el tubo del barrilete ambas partes acopan entre si, y por eso resulta tan importante la secuencia de operaciones antes descrita, para evitar averías.
Igualmente, y para reducir volumen, la rueda dentada para el arrastre de la película es de cinco dientes, en lugar de ocho.

Rollei 35 T, con dorso separado y mecanismos del objetivo-obturador

“Todo metal / Todo mecánico”: La Rollei 35 T es un alarde de compleja mecánica fina. Aparte de los detalles del interior del dorso, obsérvese el mecanismo asociado al conjunto del objetivo-obturador retráctil. © Albedo Media, S.L.

 

Rollei 35: una epopeya

La historia del diseño y desarrollo de la Rollei 35 es de epopeya. Heinz Waaske, que trabajaba en Wirgin, creó el diseño y los primeros prototipos en su tiempo libre, en Wirgin. Cuando mostró el resultado a su jefe, Heinrich Wirgin, este le trató con desprecio y le acusó de “robar” tiempo y recursos a la empresa, al tiempo que le comunicaba que ya había decidido el cese en la producción de cámaras por parte de la empresa.

Retrato de Heinz Waaske, creador de las Rollei 35
Heinz Waaske, con un prototipo de su cámara en las manos. © Rollei

Heinz Waaske, que quedó sin empleo ofreció su prototipo –sin éxito– a Leitz y Kodak, y entró a trabajar finalmente, en 1965, en Francke & Heidecke (fabricante de Rollei).
Un día, el director de la firma, Dr. Peesel, ve casualmente el prototipo de Waaske… y el resto es historia. De una primera tanda de 50 cámaras, para pruebas, se fabrican 200 para demostraciones. A partir de ahí, durante el primer año de producción ya se hacían y vendían 1.000 al mes. En 30 años se fabricaron y vendieron dos millones de unidades. Los norteamericanos dirían: ¡eat your heart out, Wirgin, Leitz and Kodak!

Minox 35

Cuatro Photokinas después de la presentación de la Rollei 35, en 1974, Minox –hasta ese momento fabricante de cámaras subminiatura para negativos de 8x11mm– planta cara a Rollei presentando su Minox 35 EL, una cámara también para formato 24x36mm sobre película de 35 mm.

Minox 35 GT-E, cerrada, en posición de transporte.
Minox 35 en versión GT-E en posición cerrada. © Albedo Media, S.L.

Con la primera Minox 35 EL, gracias a la utilización del nuevo material de la firma Bayer, el “Makrolon” (3), los ingenieros responsables de su desarrollo consiguieron rebajar en aproximadamente un 33% el peso de la Rollei 35. De los 319 gramos para una Rollei 35 T (346 para una Rollei 35 S con Sonnar 40 mm f/2,8) a los 200 gramos de la Minox 35 GT, ambas con pilas, en orden de marcha, pero sin película.
La Minox –que aquí mostramos en la evolución 35 GT-E, es también más pequeña –101 x 62,5 x 35,5 mm– y sigue siendo a día de hoy la más pequeña y ligera cámara de 24×36 mm.

Minox 35 GT-E abierta, en posición de disparo

Minox 35 GT-E, lista para el disparo. Todo el frontal del objetivo MC Minotar 35 mm f/2,8 y de la célula CdS de medición va cubierto por un filtro ultravioleta que nos deja entrever el diafragma con forma de apertura romboide. © Albedo Media, S.L.

La arquitectura de la Minox 35 es muy particular y podríamos definirla como “una folding para 35 mm”, pero sin fuelle.
Al abrir la tapa frontal, hacia abajo, encaja en posición y hace que salga de su posición retraída el objetivo MC Minotar 35 mm f/2,8, que va cubierto de forma permanente con un filtro UV multirrevestido, lo que facilita mucho una eventual limpieza.
El enfoque es por estimación, y la escala ofrece indicaciones para infinito, 10 m, 5 m, 3 m, 2 m, 1,5 m, 1,2 m, 1 m, 0,9 m, 0,8 m y 0,7 m.

Minox 35 GT-E abierta, en posición de disparo, se aprecian escalas de aberturas de diafragma, distancias de enfoque y mandos

Todo pequeño pero refinado: temporizador para autodisparador, control de baterías, compensador 2x para contraluces, cuentafotos, y chivato para indicación de obturador armado (punto rojo junto al disparador). Enfoque por estimación ajuste de aberturas de diafragma –la cámara opera en automatismo de prioridad a la abertura– y escala de profundidad de campo (en rojo). © Albedo Media, SL.

La escala de profundidad de campo, muestra marcas para todos los valores de diafragma de f/2,8 a f/16, con indicaciones para f/5,6, f/11 y f/16 y puntos para el resto.
El diafragma –de f/2,8 a f/16– es sin clics y resulta bastante difícil de ajustar por su posición y poco resalte.
Ofrece una forma de abertura bastante pobre, ya que al ser de solo dos palas es en forma de una suerte de rombo.
La Minox 35 GT opera en modo “A”, esto es, en automatismo de preselección de abertura de diafragma: seleccionamos un valor de abertura y la cámara ajusta el tiempo de exposición.
En el visor óptico, con marcos luminosos bien definidos, una aguja galvanométrica nos indicará –a la derecha– ese tiempo de exposición del obturador central electrónico. Si bien la escala va desde 1/500 de segundo a 1/30 de segundo, la Minox 35GT puede dar tiempos de varios segundos, dependiendo del valor ISO de la película, que puede ajustarse de 25 a 1.600 ISO en ajustes de un tercio. El dial para ese ajuste va en la parte inferior.

Minox 25 GT-E, vista de la parte inferior con dial de ajustes ISO

El ajuste de sensibilidades de película es mucho más completo en esta 35 GT-E que el modelo original y se deja manejar con facilidad © Albedo Media, S.L.

Otros refinamientos de la 35 GT-E son un compensador para contraluces 2X (un punto más) , un autodisparador, un comprobador de baterías, rosca para cable disparador y zapata para flash con contacto central.
La Minox 35 GT corre hoy día con dos pilas de litio de tipo 2 x CR 1/3N 3 V o una SPX27 de seis voltios en óxido de plata.
El disparo es muy suave y el avance, de recorrido muy corto, lo que facilita un rápido manejo.

Minox 35 GT-E, vista dorsal

Vista posterior: comparada con el “barullo” habitual en las digitales, casi decepciona…

Minox 35 GT-E, con dorso separado y plano para la película en metal.

… y abierta, lista para la carga de la película: destaca el plano focal metálico y lo fino de la carcasa posterior, solo posible gracias a la fibra “Makrolon” de Bayer. © Albedo Media, S.L.

 

 

Olympus XA

El ingeniero y genio de Olympus, Yoshihisa Maitani y su equipo de trabajo, creadores de las PEN originales y de la serie OM, presentaron en 1979 una cámara compacta para 24 x 36 mm para batir en prestaciones, portabilidad y operatibilidad tanto a las Minox 35 como las Rollei 35: la Olympus XA.
La Olympus XA ofrecía aquello que era la carencia más flagrante de sus competidoras: un telémetro acoplado de coincidencia al “estilo Leica”.

Olympus XA, abierta, lista para el disparo, ajustada a f/5,6 y 3m de distancia
© Albedo Media, S.L.

A pesar de su corta base física, el telémetro de la XA ofrece precisión más que suficiente para el objetivo F. Zuiko 35 mm f/2,8: no os dejéis engañar por aquellos que digan “que es poco preciso”…simplemente hay que tener tacto fino y experiencia en este tipo de enfoque.
Ese telémetro ofrece una operatibilidad real a plena abertura de f/2,8 y en las distancias cortas del entorno de los 85 cm a 1,5 metros que no pueden ofrecer sus competidoras de ninguna manera.

A cambio de eso, la Olympus XA es un poquito más gruesa que la Minox 35 GT-E: 40 mm frente a 35,5 mm, pero no más grande en general, con 102 mm de ancho y 64,5 mm de alto. El peso, gracias al cuerpo de policarbonato, es muy ligero: 220 gramos en orden de marcha.
El sistema de exposición de la Olympus XA es similar al de la Minox 35 GT-E: automático con prioridad de abertura, pero las indicaciones de la aguja galvanométrica en el interior del visor –también de marcos luminosos– son mucho más detalladas.
Los ajustes van de 25 a 800 ASA, con ajustes de tercio en tercio de punto.
El diafragma ofrece ajustes de f/2,8 a f/22 y es de solo dos palas, para una abertura un tanto simple, de forma cuadrada. Luego veremos la razón por la que el valor de f/5,6 va marcado en naranja.

Olympus XA, parte inferior, con ajustes ISO y palanca para compensación 1,5 +, "check" y autodisparador
© Albedo Media, S.L.

En la parte inferior, una original palanca nos ofrece posiciones para un compensador de exposición +1,5 x (para contraluces), comprobador de baterías y autodisparador. Para este último ajuste, la posición de la palanca hace de “pata” para estabilizar la cámara sobre una superficie plana. ¡Muy ingenioso!

Olympus XA, vista superior con escala de distancias y disparador de elastómero

El recorrido de la escala de distancias de enfoque –acoplada con el telémetro de coincidencia– es muy corto debido al enfoque interno. Ajustando el valor de abertura de diafragma en f/5,6 (marcado en rojo) y la escala de distancias en 3 metros, igualmente marcado en rojo, llevamos la Olympus XA ajustada a hiperfocal tan pronto descorramos la cubierta deslizante que hace las veces de conmutador On/Off. © Albedo Media, S.L.

El disparo es el más suave de las tres cámaras de nuevo gracias a un detalle de ingenio: el disparador rojo no tiene recorrido, sino que está realizado en un polímero que aumenta su conductividad eléctrica por la presión: al aumentar esta por el apoyo de nuestro dedo se produce el disparo con un mínimo de trepidación. El avance de la película es por rueda dentada, al estilo de las primera PEN.

Hemos dejado el objetivo para el final, pues no tiene nada de común.
El F.Zuiko 35 mm f/2,8 está compuesto por seis lentes en cinco grupos –un esquema 6/5 frente al 4/3 del Tessar y el Minotar– y es de enfoque interno.

Olympus XA: esquema del objetivo en retrofoco invertido

En este esquema de retrofoco invertido del Zuiko de la Olympus XA, la lente frontal – más pequeña– queda a la izquierda. © Olympus Corp.

Se trata –pensamos– de la primera vez que se empleó un sistema de retrofoco invertido. Esto es: estamos ante un granangular retrofoco, pero “montado al revés”. Si lo observamos al cargar la película, veremos que la lente de mayor diámetro va hacia atrás, hacia la película. (4)

Olympus XA, abierta, con dorso metálico abisagrado, lente posterior del objetivo –en gran tamaño– y barreras contra reflejos internos

Abierta, la Olympus XA nos deja ver intimidades interesantes: la lente posterior del objetivo, de Ø mayor que la frontal, las astutas protecciones antirreflejos de la cámara oscura, y la bien dimensionada placa de presión que va sobre un dorso de metal, que contrasta con el cuerpo de policarbonato de la cámara. © Albedo Media, S.L.

Esa argucia permitió hacer la cámara lo más delgada posible, a pesar de llevar una tapadera corredera que protege el objetivo y hace de interruptor On/Off.
Debido al enfoque interno, para pasar de infinito a la distancia mínima de enfoque de 85 cm el recorrido es extremadamente corto y entre esos ajustes se ofrecen marcas –muy apretadas– para 1 m, 1,5 m y 3 m. La marca de 3 m va en naranja y es el ajuste de hiperfocal… lo adivinaron: para f/5,6.

La Olympus XA no dispone de zapata para flash, ya que utiliza los suyos propios y ello con un sistema bastante refinado: se acoplan en un costado mediante una rueda roscada y al colocar la palanca de ajuste de diafragmas en posición de flash, éste se activa automáticamente, se ajusta el obturador para flash y el propio flash ajusta su potencia de forma automática al medir el retorno de luz desde el sujeto. También se puede ajustar para plena potencia.
La Olympus XA corre con dos pilas de 1,5 SR44 o equivalente en óxido de plata.

De izquierda a derecha, Rollei 35 T, Minox 35 GT-E y Olympus XA
Un trío de cámaras analógicas de alta calidad, muy compactas, para 24×36 mm. ¿Cual es la mejor? © Albedo Media S.L.

Tres cámaras compactas en formato 135: conclusiones

Pensamos que a través de todo lo reflejado en nuestro análisis de cada uno de los modelos, cada usuario podrá tomar una posible decisión de compra y uso. Pero podemos ofrecer una “ayudita” con nuestra opinión personal, pues hemos manejado varias versiones de cada una de las tres cámaras.

De forma muy resumida:
• La Rollei 35 T es para los amantes de las cámaras mecánicas y los diseños originales. Quizá la más lenta de usar es por otro lado la que ofrece un “feeling” más analógico. Puede funcionar sin pilas, pero la pila para su exposímetro es ahora relativamente cara. Su peso en el bolsillo se hace notar.

• La Minox 35 GT-E es para los que desean la más pequeña, ligera y rápida de usar. No estorba para nada en un bolsillo de chaqueta, ni por volumen ni por el peso. Es totalmente dependiente de pilas no siempre fáciles de localizar. En nuestra experiencia, y a pesar de las bien probadas virtudes del Makrolon, es la más frágil.

• La Olympus XA, es la más completa. Su telémetro de coincidencia ofrece una precisión y operatibilidad a distancias cortas que la coloca en una categoría aparte de las otras dos. Su objetivo, muy nítido, adolece de más viñeteado –hasta f/5,6-8– que el de las Minox 35 GT-E y Rollei 35-T. No funciona sin pilas, pero las SR-44 utilizadas son comunes y corrientes.

Finalmente comentar que las Rollei 35 T y Minox 35 GT-E son un poco más incómodas para la carga y la descarga de película, ya que al hacerlo nos encontramos en las manos con un dorso separado…

¡Es Historia, amigos!
¿Ya han hecho su elección?

(1) Mal llamado hoy día “formato completo” o “full frame”
(2) Ver: “Yonki de aguja en ojo”
(3) El “Makrolon” es un composite de la firma Bayer, que combina policarbonato y fibra de vidrio. Es utilizado también en las carcasas de los prismáticos Steiner.
(4) Las Fujifilm X100 han seguido este esquema de Olympus muchos años después

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.