En nuestro artículo anterior acerca del raro Olympus Zuiko C. 1:3,5 f=4 cm para las Exakta, comentaba que desde la introducción en 1936 de la primera réflex monocular para película de 35 mm hasta el desarrollo de los primeros angulares retrofoco para las SLR de 35 mm por parte de Angenieux en 1950, la focal más corta disponible para esas cámaras era la de 40 mm, debido a las imposiciones del movimiento del espejo.

Y sin embargo, en ese planteamiento existe una anomalía: en la “Biblia” sobre las Exakta, la imponente publicación “Exakta Collection” (1), se indica que en 1939 los catálogos de la firma francesa SOM Berthiot (2) ofrecían un 38 mm f/5,7 de curioso nombre –”Olor”– (3) para a continuación hacer ver su rareza al comentar: …”solo tenemos conocimiento de dos objetivos [de SOM] con números de serie de 1939, un 55 mm f/1,5 y un 145 mm f/4,5″…

Un raro SOM Olor 38 mm f/5,7 montado en una Exakta VX IIa. Frente a ella, a la izquierda n Steinheil Cassaron 40 mm f/3,5 y un Carl Zeiss Tessar 40 mm f/4,5 © Valentín Sama
Un raro SOM Olor 38 mm f/5,7 montado en una Exakta VX IIa. Frente a ella, a la izquierda un Steinheil Cassaron 40 mm f/3,5 y un Carl Zeiss Tessar 40 mm f/4,5 © Valentín Sama

Por tanto, muy escasa información acerca de esa absoluta rareza de 38 mm de focal nominal, el SOM Berthiot Olor 38 mm f/5,7. ¿Tendría esa óptica una focal real más corta que la de las ópticas germanas de la época para la Exakta, la SLR dominante? ¿Cuál sería su nivel de calidad óptica? Hoy, os ofrezco la respuesta a través de una prueba de esa exótica pieza de coleccionismo, y una comparación con dos competidores germanos del mismo periodo: el Steinheil München Cassaron 40 mm f/3,5 y el Carl Zeiss Tessar 40 mm f/4,5.

Parámetros físicos

Tanto el SOM Berthiot Olor 38 mm f/5,7 como el Carl Zeiss Tessar 40 mm f/4,5 y el Steinheil München 40 mm f/3,5 son objetivos muy compactos y todos ellos tramiten una muy buena sensación de calidad y acabado, quizá superior en el Tessar de Carl Zeiss (4) y en el Cassaron de Steinheil München. Quizá lo más cómodo sea examinar los parámetros físicos de las tres ópticas a través de una simple tabla comparativa:

Tabla comparativa de las tres ópticas angulares. El Olor estuvo disponible también en montura de bayoneta para la cámara francesa Pontiac Super Lynx II © Albedo Media
Tabla comparativa de las tres ópticas angulares. El Olor estuvo disponible también en montura de bayoneta para la cámara francesa Pontiac Super Lynx II © Albedo Media

Tal como es bastante habitual en esta clase de objetivos de época –no retrofoco– la lente frontal queda muy hundida en el cuerpo del barrilete, que de esa forma actúa directamente como parasol. Ello se debe a lo extremadamente reducido del largo del esquema óptico en sí, que es de aproximadamente 8 mm desde la superficie anterior de la lente frontal a la de la lente posterior. Podemos hacernos una idea de la dificultad de montaje de un sistema de hasta cinco lentes –junto con un diafragma de 10 palas– en tan reducido espacio, así como la propia de la fabricación de las lentes y los correspondientes aros y helicoidales de montaje…todo ello con la tecnología de 1939.

El manejo

En el apartado manejo, las tres ópticas tienen ciertos puntos en común, derivados –en gran parte– de su reducido tamaño, como puede deducirse de la tabla comparativa. Así, los grabados para las escalas de aberturas de diafragma y de enfoque son prácticamente miniaturas y pondrán a dura prueba a los que padezcan de presbicia. Otro aspecto en común viene dado por su diafragma de diez palas, pero también existen diferencias reseñables.

SOM Berthiot Olor 38 mm f/5,7

Este pequeño objetivo, ofrece una gran sensación de robustez, debido en parte a ser el más pesado de los tres. La helicoidal de enfoque es suave y quizá la mayor dificultad de manejo radique en el aro de control de las aberturas de diafragma: por un lado, el grabado de los valores es minúsculo, y además las escalas de la época, con una leva mecánica distinta a las actuales, hace que los ajustes valores más cerrados estén físicamente muy próximos entre sí en la escala.

SOM-Berthiot Olor 38 mm f/5,7 © Valentín Sama
SOM-Berthiot Olor 38 mm f/5,7 © Valentín Sama

Como apoyo, el fabricante galo dotó de “clics” a esos ajustes, pero –al menos en nuestra unidad– están muy poco marcados. Como puede apreciarse en la imagen, la calidad de los grabados es más bien tosca y no se dispone de escala de profundidad de campo.

Carl Zeiss Jena Tessar 40 mm f/4,5

El más ligero de los tres objetivos angulares del entorno de los 40 mm, tiene un acabado muy primoroso, quizá –tal como hemos avanzado– debido a que estaba destinado a un uso militar, según su número de contrato para la marina nazi. El enfoque es suave y en lo respecta al diafragma, de escala también “antigua”, el fabricante tuvo a bien facilitar el ajuste al usuario.

Carl Zeiss Jena Tessar 40 mm f/4,5 © Valentín Sama
Carl Zeiss Jena Tessar 40 mm f/4,5 © Valentín Sama
Primoroso grabado oculto en la parte inferior del Carl Zeiss Jena Tessar 4 cm f/4,5. Según los expertos, la inscripción MF 642 hace referencia al numero de contrato militar © Albedo Media
Primoroso grabado oculto en la parte inferior del Carl Zeiss Jena Tessar 4 cm f/4,5. Según los expertos, la inscripción MF 642 hace referencia al numero de contrato militar © Albedo Media

Así, muy hábilmente se ha aprovechado la altura disponible en la parte correspondiente del barrilete, para separar los índices de las aberturas de los números que indican su valor, lo que hace la escala más legible y los ajustes más fáciles de realizar. Por su parte, una escala de profundidad de campo muy completa incluye valores no solo para puntos completos, sino también para medios pasos.

Steinheil München Cassaron 40 mm f/3,5

Parece como si los diseñadores de este bello objetivo hubiesen estudiado previamente a los dos competidores anteriores, pues, en nuestra opinión, mejoran más de un aspecto de ellos, sin introducir nuevos inconvenientes.

Steinheil München Cassaron 40 mm f/3,5 © Valentín Sama
Steinheil München Cassaron 40 mm f/3,5 © Valentín Sama

Por un lado, la escala de aberturas de diafragma ofrece un buen espaciado y por otro se ha logrado una correspondencia muy elegante entre la escala de distancias de enfoque y la muy completa de profundidad de campo, que incluye también un valor para f/4. El color rojo de la numeración de esa escala facilita la legibilidad. El enfoque es quizá aún más suave que en el caso de las ópticas de Carl Zeiss y de SOM-Berthiot y el tacto del diafragma inmejorable.

Las tres ópticas y su ángulo de toma

Vamos ahora a dilucidar el tema principal planteado al inicio de esta prueba: ¿es el Olor de SOM-Berhiot –con sus 38 mm nominales de focal– realmente más angular que las dos ópticas de 40 mm, o se trata de una “fantasía” del fabricante galo? ¿Se dejan notar, y en qué grado, esos dos milímetros de diferencia?

Los objetivos SOM Olor 38 mm f/5,7 –montado sobre una Exakta VX IIa– y frente a ella, a la izquierda un Steinheil München Cassaron 40 mm f/3,5 y un Carl Zeiss Jena Tessar 40 mm f/4,5, nos muestran lo compacto de su construcción óptica. Ampliando la imagen podemos ver el carácter militar del Carl Zeiss Tessar © Valentín Sama
Los objetivos SOM Olor 38 mm f/5,7 –montado sobre una Exakta VX IIa– y frente a ella, a la izquierda un Steinheil München Cassaron 40 mm f/3,5 y un Carl Zeiss Jena Tessar 40 mm f/4,5, nos muestran lo compacto de su construcción óptica. Ampliando la imagen podemos ver el carácter militar del Carl Zeiss Tessar © Valentín Sama

Para ello hemos fotografiado, sobre trípode un mismo sujeto de arquitectura urbana, uno de los posibles campos de aplicación de estas ópticas. El orden mostrado es Cassaron / Tessar / Olor.

Steinheil München Cassaron 40 mm f/3,5 a f/11 @ Valentín Sama
Steinheil München Cassaron 40 mm f/3,5 a f/11 @ Valentín Sama
Carl Zeiss Jena Tessar 40 mm f/4,5 a f/11 @ Valentín Sama
Carl Zeiss Jena Tessar 40 mm f/4,5 a f/11 @ Valentín Sama
SOM Berthiot Olor 38 mm f/5,7 a f/11 @ Valentín Sama
SOM Berthiot Olor 38 mm f/5,7 a f/11 @ Valentín Sama

El ángulo de toma es efectivamente mayor en el SOM Berthiot Olor 38 mm f/5,7 que parta los otros dos objetivos de 40 mm. Si observamos muy atentamente, quizá podamos llegar a la conclusión de que, por su parte, el Tessar 40 mm f/4,5 cubra un ángulo ligeramente mayor al del Cassaron 40 mm f/3,5. Abriendo los archivos originales –haciendo clic sobre cada imagen–, también podremos sacar sabrosas conclusiones del rendimiento de cada objetivo. Un punto que comparar es el anclaje de la parte superior.

SOM Berthiot Olor 38 mm f/5,7 a f/8 @ Valentín Sama
SOM Berthiot Olor 38 mm f/5,7 a f/8 @ Valentín Sama

En esta toma, haciendo clic sobre ella, podemos apreciar el particular comportamiento del SOM Berthiot Olor 38 mm f/5,7. En la parte central de la imagen, sobre el tronco, la nitidez es incluso buena, pero si nos desplazamos –en un sentido o en otro– hacia los extremos de la imagen, encontraremos… puré de guisantes.

SOM Berhiot Olor 38 mm f/5,7 a f/8. © Valentín Sama
SOM Berthiot Olor 38 mm f/5,7 a f/8. © Valentín Sama

En esta toma, realizada a su distancia mínima de enfoque, el objetivo galo sale un poco más airoso, quizá debido a que el propio movimiento del agua enmascara la falta de resolución en el extremo inferior.

Conclusiones

Es evidente, que desde el punto de vista de ángulo de toma, el SOM Berthiot Olor 38 mm f/5,7 cumple con lo prometido por su focal, y por lo tanto, desde un punto de vista histórico, el ya tantas veces comentado límite de los 40 mm de focal para las primeras SLR de 35 mm, hacia 1936/1939 habría sido superado por el objetivo galo. Ahora bien, si tenemos en cuenta el rendimiento en los extremos y esquinas del fotograma, puesto que en el SOM Berthiot Olor 38 mm f/5,7 es, no ya claramente muy inferior a los otros dos objetivos, sino –me atrevería a decir– muy poco satisfactorio, habría que dudar seriamente de otorgar al objetivo francés el honor de haber superado realmente la citada “barrera de los 40 mm”. Y ello, por no hablar de su reducida luminosidad.

Por su parte, el Carl Zeiss Tessar 40 mm f/4,5 muestra una muy importante tendencia al flare, raro por un lado por ser un esquema 4/3 con pocas superficies vidrio/aire, pero comprensible por otro al ser el único de los tres probados sin revestimiento antirreflejos alguno.

Ahora bien, llegados a este punto, cronológicamente estamos en las puertas del año 1950, y desde el correspondiente a esta pequeña serie de artículos al punto al que queríamos llegar: el desarrollo –en su versión para cámaras SLR de 35 mm– por parte de Pierre Angénieux, en ese año, de aquella revolución óptica que permite que ahora disfrutéis de focales del orden de hasta 11 mm en objetivos rectilíneos para cámaras DSLR para “formato completo” (24 x 36 mm) con distancias de registro de montura incluso superiores a los de la Kine Exakta pionera de 1936. La evolución del objetivo angular retrofoco, del que os hablaremos en próximos artículos.


(1) AGUILA Clément & ROUAH Michel; Edita: DPP Images, 2003; en francés; 21 x 24,5 cm; rústica; 488 páginas; ISBN: 2-9519891-0-5

(2) “Societé d’Optique et de Méchanique de haute précision”, una importante firma francesa fundada en 1913, fabricó durante décadas ópticas de alta calidad para fotografía, cinematografía (por ejemplo los Pan-Cinor), ampliación, proyección, etc., así como aparatos fotográficos. Ya en 1951, el catálogo de ópticas para fotografía incluía más de 150 referencias.

(3) Otras ópticas –”Flor”– estaban disponibles en focales de 40 mm, 50 mm, 55 mm, 75 mm y 90 mm

(4) Esta muy rara unidad en concreto, lleva grabados correspondientes a un numero de contrato para la marina de guerra germana en la segunda guerra mundial. Pudiera ser que su elevado nivel de calidad en su acabado tenga bastante que ver con ese factor.

5 Comentarios

  1. Artículos como este, son “platillos” de los que a mí, al menos, me gustan degustar.
    Por cierto, aunque a el Carl Zeiss Tessar 40 mm f/4,5 le pase factura la falta de revestimiento; yo lo aprecio mas nítido incluso en los bordes, que los demás.

    • Nos alegra que gusten estos artículos. La verdad es que el Olor de SOM Berthiot es una rareza. Lo del Tessar que observas es posible que sea cierto… En realidad, en óptica, casi todo tiene una explicación, no hay nada “gratis”. El Tessar lleva ventaja en relación al Cassaron en el hecho de que es un f/4,5 frente a un f/3,5 y por tanto resulta más fácil de corregir en lo que respecta a aberraciones. Y el Olor, aunque es cierto que abarca más ángulo merced a sus 38 mm de focal, la realidad es que el campo cubierto no tiene calidad de imagen suficiente en los extremos. ¡Y ello a pesar de ser solo un f/5,7!

      • Me daba cierto reparo en hacer la afirmación sobre el Tessar; ahora ya respiro más tranquilo.

        Por cierto, el objetivo SOM Berthiot Olor 38 mm f/5,7 motivo del artículo, lo desconocía totalmente.

        Aprovecho ahora, ya que en el artículo sobre Voigtländer Zoomar (no hay opción para escribir en él, creo), para hacer una consulta:

        Sobre el comentario, y foto de la Spot matic; yo tengo desde el año catapún una Yashica Lynx 14E, con la que cuando se disponía de laboratorios de revelado, gustaba de hacer fotos; además de salir nítidas a rabiar, nunca noté para nada en los colores de las fotos dominante alguna de color, y esa óptica que montaba, por el matiz amarillo que le observo; debía tener Torio como para dar y vender. Ahora la sigo usando pero solo en B/N revelando y positivando de la manera habitual, consiguiendo una nitidez enorme, eso sí, si se fija uno con atención, yo noto que los bordes en (ampliaciones grandes) los motivos claro/oscuro, salen muy marcados; ¿es posible que ello se deba a la adición de Torio?

        Un abrazo.

        • El Olor de SOM Berthiot es una de las mayores rarezas entre las miles de ópticas disponibles en montura para Exakta, o sea que no es de extrañar que no lo conocieses. Hay -todavía– grandes sorpresas en ese campo. Revisaremos lo del Zoomar, ya que sí que se debiera de poder poner comentarios…pero todo es posible.

          Respecto a la estupenda óptica de la Yashica Lynx 14E –una cámara que se solía comprar mucho en Canarias– lamentablemente no tengo ninguna a mano, pero pienso que el tono amarillo al que te refieres es el las capas antirreflectantes y no el de la óptica en sí. No es menos cierto que lo podrías comprobar poniendo la cámara en “B” (o exposición larga, tapando la célula) y mirando por detrás, con la cámara abierta. Soy de la opinión de que los buenos resultados que observas son debidos a la buena calidad del objetivo y no al empleo de elementos de vidrio con torio…pero investigaré un poco.

          Por cierto: sigue habiendo magníficos laboratorios analógicos en España, y por poner un ejemplo citaríamos a Interphoto, donde entre otros muchos servicios, estarían encantados en hacerte copias en color a partir de negativos en color. Un abrazo.

  2. Pido disculpas. No he comentado antes; he estado sacando tiempo para hacer la prueba en lapsos de mañana/ mediodía / tarde. No apreciando efecto alguno, así a primera vista. Algo más tranquilo si que me quedo; puede ser que parezca algo pesado, pero es que si no te hago estas preguntas a ti…….¿ a quien se las hago, con garantías de tener una respuesta fiable?.

    La cámara no recuerdo dónde la compró mi padre ( s de herencia, vamos). Yo la “estrené” a finales de 1975.

    Muchísimas gracias por poner la dirección de un laboratorio fotoquímico, ahora es cuando va cuando toma peso el artículo de la desaparición de la AgfaPhoto Vista!, por ejemplo.

    Muchas gracias por estar ahí, y solventar nuestra dudas. Un afectuoso saludo, siempre aprendo algo.

    Juan Antonio Ruiz.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos.