Cada vez que la nueva Meyer-Optik Görlitz lanza una nueva campaña “Kickstarter” a efectos de recaudar fondos para crear una versión modernizada de algún viejo objetivo de los años 50, parte del “mundo web” se llena de adjetivos  un tanto hiperbólicos acerca del mismo, tales como “legendario”, “mítico”, “artístico”…sin duda en parte espoleado en su buena fe y escaso conocimiento de la historia de los materiales fotográficos, por el contenido de la propia página de la firma. Es –en nuestra opinión– el nuevo caso del Trioplan 50 mm f/2,9. Veamos cuanto hay de mito en lo “legendario” de esta óptica.

Un Meyer-Optik Görlitz Trioplan 50 mm f/2,9 clásico a la izquierda y el nuevo Meyer-Optik Görlitz Trioplan 50 mm f/2,9 a la derecha
Un Meyer-Optik Görlitz Trioplan 50 mm f/2,9 clásico a la izquierda y el nuevo Meyer-Optik Görlitz Trioplan 50 mm f/2,9 a la derecha. Como puede apreciarse hay poco de “réplica” en la nueva creación. © Meyer-Optik Görlitz

Ya nos hemos extendido en artículos anteriores acerca de la nueva Meyer-Optik Görlitz –poco que ver con la original– y ofrecemos al final de esta entrada enlaces al respecto, así como al concepto de los objetivos tripletes, para aquellos lectores que no los hayan leído o que deseen refrescar información.

La campaña que lanza ahora Meyer-Optik Görlitz es para recaudar fondos a fin de crear una versión moderna del citado Trioplan 50 mm f/2,9. El reclamo es muy sencillo: los que aportasen desde 449 € en adelante pueden obtener una unidad del objetivo –a entregar en enero de 2017– con la particularidad de que una vez acabada la campaña de “crowdfunding”, para el 13 de mayo, los que se encaprichen de la óptica se supone que deberán abonar 1.299 $ por la misma. Pero, antes de seguir comentando temas económicos, hablemos del nuevo y del antiguo Trioplan 50 mm f/2,9.

Tres vistas diferentes del nuevo Meyer-Optik Görlitz Trioplan 50 mm f/2,9
Tres vistas diferentes del nuevo Meyer-Optik Görlitz Trioplan 50 mm f/2,9. A la izquierda a su distancia mínima de enfoque estándar de 50 cm, en el centro con la lente frontal de enfoque adicional extendida, y a la derecha mostrando orgullosamente el ya un tanto descafeinado “Made in Germany”. © Meyer-Optik Görlitz

“Made in Germany”

Respecto a esta denominación tan prestigiosa, conviene saber que para que un producto pueda lucirla basta con que el 51% de sus componentes haya sido creado en Alemania. Y antes de extraer conclusiones precipitadas, debe decirse que otro tanto es válido para el “Made in Spain”. Si bien es cierto que para obtener el derecho a exhibir esas denominaciones es necesario aportar certificados, no lo es menos que hay “mucho juego” para que un producto con mucho ADN chino –por poner un simple ejemplo– pueda exhibir un orgulloso “Made in…” (rellenen ahí su país preferido). Y de hecho, una de las críticas que se han hecho a la nueva Meyer-Optik Görlitz es incorporar en su catálogo ópticas claramente originarias de China, con su propio nombre, el Made in Germany añadido y a precios superiores en muchas veces al del producto oriental.

El nuevo Trioplan 50 mm f/2,9

El nuevo Trioplan de 50 mm –ya hablamos en su momento del Trioplan de 100 mm f/2,8– sigue el esquema tradicional “Cooke” de tres lentes, empleado en los objetivos más modestos en prestaciones y luminosidad. Su compacto barrilete metálico de Ø 62 mm x 39 mm alberga las tres lentes citadas, realizadas ahora con vidrios de Schott, más modernos que los originales –sin ser especiales– y van multirrevestidas. El diafragma de 12 palas debe ofrecer una abertura muy circular, responsable en parte del bokeh de este objetivo, y decimos “en parte”, porque ese aspecto de cualquier objetivo viene definido también por las aberraciones ópticas mejor o peor corregidas. El peso promedio –que depende de la montura– es de 200 gramos. El enfoque es manual –naturalmente– y se ofrecerá en monturas nativas –sin contactos eléctricos– para Canon EF, Fujifilm X, Leica-M, Micro Cuatro Tercios, Nikon F, Rosca M42 y Sony E (FE). Conviene tener muy en cuenta que la versión con bayoneta Leica no acopla telemétricamente y el enfoque habrá de hacerse vía Live-View en aquellos modelos que lo ofrezcan o por estimación pura y dura.

Animación del sistema de enfoque adicional por la lente frontal
Animación del sistema de enfoque adicional por la lente frontal, que permite llegar a una escala de 1:4 © Meyer-Optik Görlitz
Voigtländer Heliar 40 mm f/2,8 montado sobre una Sony
Será una sensación nuestra…pero pensamos que los diseñadores del nuevo Trioplan 50 mm f/2,9 no han ido muy lejos para inspirarse en las formas. En la imagen, un Voigtländer Heliar 40 mm f/2,8 montado sobre una Sony © Albedo Media

La distancia mínima de enfoque es de 50 cm, pero los astutos ingenieros de la nueva Meyer-Optik Görliz han dotado al objetivo de un detalle adicional que no dudan –sin rubor– en calificar como “ground breaking” –algo así como “absolutamente innovador” que no es otra cosa que el enfoque –en este caso adicional– por desplazamiento helicoidal de solamente la lente frontal. Este sistema de enfoque, por desplazamiento de la lente frontal –bien de objetivos de tres lentes o de cuatro– se empleaba desde hace al menos cien años solo en las cámaras más económicas –por serlo así igualmente el sistema– pues la pérdida de rendimiento que se deriva de esta opción es importante. Pero bien, con ese sistema, el nuevo Trioplan 50 mm f/2,9 llega hasta una distancia mínima de enfoque de 28 cm a la que ofrece una escala de reproducción de 1:4. Ello extiende indudablemente al territorio macro la utilidad de esta recreación.

Una antigua Ihagee Exa –de 1951– con múltiples versiones del Meritar 50 mm f/2,9 , el hermano "casi" gemelo del Meyer Optik Trioplan 50 mm f/2,9. La casi única diferencia de este también triplete es el diafragma de 5 palas en lugar del de 14. © Albedo Media
Una antigua Ihagee Exa –de 1951– con múltiples versiones del Meritar 50 mm f/2,9 , “primo hermano” del Meyer Optik Trioplan 50 mm f/2,9. La casi única diferencia de este también triplete es el diafragma de 5 palas en lugar del de 14. Ópticamente pueden considerarse idénticos © Albedo Media

El Meyer Optik Trioplan 50 mm f/2,9 original

La primera referencia escrita en un medio del sector respecto a un Trioplan, como “novedad”, es de Amateur Photographer en 16/03/1914. Esta óptica triplete, en sus versiones de óptica intercambiable para cámaras de 24×36 mm, representaba una solución sencilla para las cámaras más económicas y estaba disponible al menos desde 1948 en montura para Exakta, siendo superada en prestaciones por los Meyer Optik Primotar 50 mm f/2,8 y 50 mm f/3,5 de cuatro lentes y tipo Tessar. Más adelante, ya hacia 1960 aproximadamente, los tripletes de la firma pasaron a denominarse Domiplan. En sus versiones originales del entorno de los años cuarenta, los Trioplan 50 mm f/2,9 debían competir con los Meritar 50 mm f/2,9 de Ernst Ludwig (Weixdorf) destinados entre otras cámaras a las Ihagee Exa, también tripletes y muy similares en diseño óptico, dimensiones y aspecto (1), pero con una diferencia importante, que no es otra que el numero de palas del diafragma que es normalmente de cinco en los Meritar en lugar de las catorce del Trioplan 50 mm f/2,9. Las versiones del objetivo original son tan numerosas que no se puede generalizar, pero el largo era muy similar al del nuevo Trioplan 50 mm f/2,9 si bien el peso era mucho más reducido: 60 gramos en lugar de los 200 del nuevo. La distancia mínima de enfoque era de aproximadamente 75 cm.

El efecto de bokeh a plena apertura de un Meyer Optik Trioplan
El efecto de bokeh a plena abertura de un Meyer-Optik Görlitz Trioplan, en este caso el 100 mm f/2,8. Hacer clic para archivo original © Albedo Media

El “famoso” bokeh “en pompas de jabón” o “soap bubble”

Este nombre ha sido acuñado recientemente a raíz de la introducción de los Trioplan actualizados, y nunca en la época original desde el origen de los tripletes de las distintas firmas se habló de ello, entre otras cuestiones porque el término japonés “bokeh” se ha puesto de moda no hace tanto, menos de 10 o 14 años. Pero bueno… forma parte del mito, en el más puro sentido del… cuento. El carácter de las partes desenfocadas de la imagen -el bokeh– de este objetivo supone por un lado la reproducción de los puntos luminosos presentes en la escena como discos –como ocurriría con cualquier otro objetivo con apertura de diafragma enteramente circular debido al empleo de un numero muy elevado de palas en el diafragma– y por otro, con la “confusión” habitual y más bien poco armónica de cualquier objetivo que como es el caso de este triplete, no pueda conseguir una buena corrección de las aberraciones varias que plagan los sistemas ópticos de pocas lentes en su configuración. La cuestión es cuánto tiempo tardaremos en cansarnos de esa estética y si la sabremos acompasar bien a nuestros temas, algo a lo que no es ajena la utilización de objetivos ojos de pez o de espejos (catadióptricos).

Imagen nocturna, de un puente y paseantes
El efecto del dichoso “bokeh en pompas de jabón” solo aparece para puntos de luz muy desenfocados, no en escenas más convencionales, en las que el bokeh resulta más armónico. Tomada con Trioplan de 100 mm. Hacer clic para archivo original © Albedo Media

Conclusiones

En nuestra opinión, es posible que el Meyer-Optik Görlitz Trioplan 50 mm f/2,9 valiese los 449 € del inicio de la campaña de crowdfunding –ya esa opción se ha agotado, y “vamos” por los 649 €– pero desde luego pedir 1.250 € nos parece una locura, eso si, cuidadosamente calculada para incitar al compromiso rápido de “comprar ahora”. Por otro lado, hay que tener en cuenta que de esa forma inmovilizamos nuestro dinero por aproximadamente nueve meses, en los que podemos llegar a arrepentirnos.

Además de los nuevos vidrios y revestimientos, la ventaja de un objetivo tal como el nuevo Meyer-Optik Görlitz Trioplan 50 mm f/2,9 es que viene ya en la montura nativa de “nuestra” cámara y podemos emplearlo sin necesidad de adaptador, y por otro lado, entre las ventajas de usar uno original clásico, figura precisamente la de poderlo emplear en más de una cámara con el adaptador correspondiente y la de ser el producto original, con sus revestimientos y vidrios y estética de época… y su precio. Para un amante de las cámaras y objetivos clásicos, puede resultar más atractivo localizar un Trioplan original y emplearlo mediante adaptador sobre su cámara digital actual, a un precio que podría ser de la décima parte, incluyendo el precio del adaptador.

Lo malo de estas campañas “Kickstarter” a las que se han aficionado empresas tales como Lomography y Meyer-Optik Görlitz es que a veces tienen el efecto perverso de hacer subir el precio del producto original, que de encontrarse en ferias a precios por debajo de los 25 € puede pronto llegar a alcanzar precios iguales o superiores a los de las réplicas nuevas. Elevar a la categoría de “legendarias” ópticas modestas, destinadas en su momento a las cámaras más sencillas, unas ópticas que cumplieron honestamente con lo que se esperaba de ellas, pero sin brillar especialmente (2), nos parece una forma más de cultivar una mitología, que podríamos sumar a la de “millones de ISO”…

(1) Los componentes ópticos y mecánicos provenían más que probablemente de un mismo suministrador generalista.

(2) Un reconocido experto, en lenguaje muy “british” comenta: …“rather too fast for still pictures to be good”

una Canon EOS 50D SR con un Meritar 50 mm f/2,9
La extraña pareja: una Canon EOS 50D SR con un Meritar 50 mm f/2,9, el “primo hermano” del Trioplan. La “V” en rojo significa “vergütet”, en alemán “revestido antirreflejos”. No todos los objetivos de la época llevaban capas antirreflejantes, lo que en España, en los años 50 se llamaba “óptica azul”. La combinación con un nuevo Trioplan sería probablemente… más airosa © Albedo Media

Ver: Meyer Optik Trioplan 100 mm f/2,8

Ver: Meyer-Optik Görlitz, primeras creaciones 2014

 

2 Comentarios

  1. Buenas tardes D. Valentin,
    Tengo un Trioplan 1:3,5/210 montado en una REFLEX-PRIMAR de placas 9X12. La cámara y el objetivo están en buen estado. Si en algún momento desea probar su rendimiento, no tiene más que ponerse en contacto conmigo.
    Saludos,

    • ¡Gracias Justo!. Lo sumamos a esa interesante lista de cámaras y objetivos clásicos que amablemente nos hizo llegar. Saludos cordiales.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.