Crash

 CineChrome – Tras escuchar los primeros abucheos en esta nueva edición de Cannes, con la película Grace de Mónaco del realizador francés Olivier Duhan, que inauguró de manera oficial el festival para la prensa, se espera que el nivel del certamen remonte, gracias a los últimos trabajos que directores como David Cronenberg o Mike Leigh han presentado en la sección oficial.

El director canadiense David Cronenberg, habitual del festival –ésta será la quinta vez que opte a la Palma de Oro– presenta su nuevo proyecto, Maps to the Stars, película protagonizada por Julianne Moore y Robert Pattinson, y que es, junto a Lost River, el debut en la dirección de Ryan Gosling, una de las cintas más esperadas en Cannes.

Con Maps to the Stars, David Cronenberg rueda por primera vez en los Estados Unidos, aunque sin abandonar su país de origen, donde ha rodado todas sus películas.

Aunque la Palma de Oro siempre se le ha resistido al director canadiense, en 1996 consiguió el Gran Premio del Jurado con Crash, gracias al atrevimiento, originalidad y audacia de su planteamiento. Basada en la novela homónima del escritor James G. Ballard, Crash podría estar sacada enteramente de la imaginación de Cronenberg, por cómo enlaza con muchas de las inquietudes que el director ha plasmado en sus películas a lo largo de su carrera.

En Crash, Ballard y Cronenberg, convierten el automóvil en un objeto sexual, paradigma de la sociedad de consumo.

El film detalla la inmersión gradual de un matrimonio en un grupo que obtiene placer sexual de los accidentes de coche. El film progresa con los encuentros sexuales de la pareja, entre ellos y con otras personas, y su fascinación por la figura de Vaughan, una especie de gurú que simula accidentes célebres de estrellas de Hollywood como James Dean y Jayne Mansfield.

El protagonista, James Ballard, interpretado por James Spader, sufre un grave accidente de coche que le deja el cuerpo marcado, y le inicia en tal peculiar parafilia.

Vaughan se excita con los coches, especialmente las colisiones, estableciendo los accidentes de tráfico como una metáfora de las relaciones sexuales. La lista de personajes fascinados por tal práctica, está compuesta por la doctora Helen Remington, con la que colisionó James en su grave accidente y Gabrielle, esposa de Vaughan, completamente lisiada y marcada. Todos ellos, a los que progresivamente se unen el matrimonio, viven en un mundo donde actúan por satisfacer sus instintos más básicos, sin importar las consecuencias.

 Deborah Unger, es Catherine la esposa de James, triste y sola, a pesar de su insistencia, es incapaz de establecer conexiones a través del sexo.

Cronenberg disecciona las perversiones de la mente humana, convirtiéndose y convirtiéndonos, en voyeur de actitudes incontrolables de personajes que actúan como adictos, esclavos de las cosas que más les excitan, siguiendo un camino autodestructivo sin querer parar, porque al fin y al cabo, parece ser la única manera que tienen de sentir algo y establecer algún tipo de conexión con sus semejantes.

 Rosanna Arquette es Gabrielle, la esposa de Vaughn, que con sus piernas ortopédicas, sus cadenas y su cicatriz en forma de vagina  es la reina del fetichismo automovilístico.

La tecnología, en este caso los coches, se convierten en un objeto para llenar el vacío de los protagonistas. En una sociedad, donde las personas están cada vez más desconectadas emocionalmente, las colisiones automovilísticas ofrecen una vía de escape. A través de las escenas sexuales y los accidentes que llegan a confundirse, Cronenberg desarrolla los personajes dentro de una perversión en la que para sentir algo hay que rozar el límite. 

Elías Koteas es Vaughan, y su coche un Lincoln Continental, imitación del  coche de Kennedy, en el día que lo asesinaron.

En el momento de su estreno, Crash levanto una gran polémica, llegando a estar prohibida en algunas zonas del Reino Unido, pero aunque pueda ser clasificada como porno suave, las escenas de sexo son desapasionadas y frías, como los personajes que las protagonizan y el tono que las envuelve, en un ambiente plagado por tintes azules y metálicos, la fotografía del filme  se relaciona con sutileza con la temática de la película y el comportamiento de los personajes.

 Holly Hunter interpreta a la fría y distante amante de James, la doctora Helen Remington.

Oscura y difícil de digerir, con múltiples lecturas, para llegar a comprenderla hay que estar sin duda familiarizado con la filmografía del director, y sus particulares obsesiones. Cronenberg se adentra en un estado mental fetichista y sin control que se sustenta en la autosatisfacción a toda costa, atreviéndose incluso de dotar con un curioso final feliz a sus protagonistas.

El 19 de Mayo se estrenará en Cannes Maps to the Stars, y a pesar, de que con los años, el director canadiense se ha ido suavizando un poco, prefiriendo trabajar con guiones ajenos y mostrar inquietudes más psicológicas, eso sí, desde posiciones enfrentadas, sus películas siempre interesantes, levantan expectativas sobre un director que para bien o para mal no deja indiferente a nadie.

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.