ma ma

/ma ma, Julio Medem, 2015CineChrome – Después de cinco años sin estrenar un largometraje, Julio Medem ha presentado esta semana en España su última película, ma ma, un complicado y sentimental viaje emocional, protagonizada y producida por Penélope Cruz, que gira alrededor de Magda, una profesora en paro, soltera y con un hijo, a la que diagnostican cáncer de mama.

Alabado y criticado a partes iguales, no se le puede negar al cineasta donostiarra, su importancia en la renovación del cine español durante la década de los 90, pero que su mejor película date de esa misma época (Los amantes del círculo polar, sin duda), arroja luces y sombras en la filmografía de un director, caracterizado por su particular lirismo emotivo.
Tras Habitación en Roma (2010), trabajo de encargo muy contenido tanto temática como visualmente, y el doloroso descalabro de crítica y público que le supuso la experimental Caótica Ana (2007), Medem, recupera en ma ma su poética factura visual, para contar una de sus historias más cercanas a la realidad, pero donde la muerte y las casualidades, constantes en su carrera, inevitablemente hacen acto de presencia.

/ma ma, Julio Medem, Penelope Cruz
ma ma se estrenará internacionalmente en el Festival de Toronto, logrando distribución en más de 25 países, aunque para la decepción de Medem, no ha sido una de las seleccionadas por la Academia del Cine para representar a España en los Oscars, las elegidas han sido Magical Girl, Loreak, y Felices 140.

Sin querer desvelar detalles cruciales del argumento, éste gira alrededor de Magda, una profesora en paro con un hijo, a un paso del divorcio, a la que Medem sigue durante dos veranos. En el primero, en el mismo día que le diagnostican un cáncer incurable de pecho y su matrimonio se desmorona, Magda conoce a Arturo (Luis Tosar), un ojeador infantil del Real Madrid.
Un estremecedor suceso unirá sus vidas para siempre, convirtiéndolos en una familia, y haciendo que la solidaridad, se mezcle con la tragedia y la ternura, pero anteponiendo, ante todo, las ganas de seguir adelante que muestra Magda.

/ma ma, Julio Medem, Penelope Cruz
Penélope Cruz es la absoluta protagonista de la película, eje central de la trama, siempre está presente en pantalla, siendo su mirada la que nos guíe por la historia.

Durante el segundo verano, la figura de Magda se vuelve aún más fuerte, valiente y arriesgada. A pesar de comenzar su particular cuenta atrás, la profesora se aferra a la vida que le queda, viviéndola con total intensidad, centrada en el amor y la familia, especialmente cuando su cuerpo se convierte a la vez en portador de vida y muerte, condición a la que alude expresamente Medem con el título de la película.  

/ma ma, Julio Medem, Penelope Cruz, Luis Tosar
Luis Tosar como Arturo, y Asier Etxeandía como Julián, el ginecólogo que se encarga de acompañar a Magda en este trance, completan un reparto donde los personajes secundarios están poco desarrollados, en comparación a la profundidad que el cineasta le da a Magda.

Siendo imposible evitar las lágrimas, el guión, del propio Medem, conjuga los momentos más tensos, con la vitalidad y ternura que desprende Penélope Cruz, enorme en su interpretación, transmitiendo de manera sublime el pesimismo y la ilusión que conviven en una persona en su condición.
Aun así, Medem, no termina de acertar con la gestión de las emociones, demasiado trágicas o demasiado entrañables, mientras que la sucesión de desgracias, a pesar del gusto del director por las casualidades, no siguen del todo una coherencia narrativa, resultando demasiado artificiales, claramente puestas en pantalla, para tocar la fibra sensible del espectador.
Algo que, eso sí, Medem consigue con creces, si se entra en el conocido juego poético que le gusta desplegar a lo largo del metraje.  

/ma ma, Julio Medem, Penelope Cruz
Medem junto al director de fotografía Kiko de la Rica, que ya colaboro con el director en Lucía y el sexo (2001), emplea planos complicados y ángulos imposibles, que acrecientan la atmósfera de la película.  

Sin duda en consonancia con el resto de su carrera, ma ma destaca por su honestidad, siendo la propuesta más terrenal en mucho tiempo del cineasta vasco, pero su exceso de sentimentalismo, a pesar de su cuidada factura técnica, y su siempre interesante asociación de colores a estados de ánimos, hace que sea difícil pasar por alto ese halo de superficialidad que siempre se le ha criticado.
Desde luego, una de sus mejores películas en años, aunque con sus particulares carencias, los seguidores del director disfrutaran con la atmósfera poética de ma ma, mientras que sus detractores encontraran suficiente munición, para seguir cargando contra el característico estilo del director.


       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.