Oldboy (2003)

CineChrome – Vestida muchas veces con tintes de justicia, la venganza realmente consiste en buscar algún tipo de compensación en respuesta a un perjuicio o agravio recibido, causando generalmente placer a quien la concreta, quien suele estar inmerso en sentimientos de odio y rencor, pero, ¿es realmente útil, o solo causa estragos en la vida de todos los involucrados?

El director surcoreano Park Chan Wook hizo su propio análisis del tema con su famosa trilogía sobre la venganza: Sympathy for Mr Vengeance, Oldboy y Sympathy for Lady Vengeance. De las tres, Oldboy ha sido la más aclamada y con la que consiguió un mayor reconocimiento también fuera de su país, llegando a ganar el Gran Premio del Jurado en el Festival de Cannes y el galardón a la mejor película en el Festival de Sitges.

Estrenada en el año 2003, Oldboy es una adaptación libre del comic homónimo, con una narrativa cruda y una fotografía que se asemeja a una novela gráfica. Con ella, Park Chan Wook construye un thriller de extremos emocionales, llenos de humor negro, donde juega con las convenciones del concepto, estudiando la naturaleza de la violencia.

La historia se centra en Oh Dae Su, hombre alcohólico y holgazán que el día del cumpleaños de su hija, tras una borrachera, donde pone de relieve su carácter, es secuestrado y llevado a un antiguo hotel convertido en una cárcel secreta sin ninguna explicación. Sin contacto externo –una televisión es su único conexión con la realidad– es mantenido vivo, a pesar de sus múltiples intentos de suicidio, alimentado y relativamente bien cuidado, para que no caiga en la locura.

Choi Mink Sik interpreta al protagonista Oh Dae Su, sufirendo una increible transformación a lo largo de la cinta.

Un día, tras quince años es liberado sin ninguna razón aparente, sin embargo una llamada de su captor le da cinco días de plazo para averiguar el motivo de su encierro. Movido por su curiosidad y su deseo de venganza, Oh Dae Su, emprende una metódica búsqueda para encontrar a su secuestrador.

 

Desde luego no se pueden negar las influencias Kafkianas a lo largo de toda la cinta.

En un restaurante conoce a una joven cocinera, Mido, que en un arranque de compasión le lleva a su casa, le cuida y escucha su fantástica historia, llegando a enamorarse de él. Y es que Oh Dae Su se ha convertido en un hombre diferente tras su paso por el hotel, ya no es un inútil borracho, el encierro le ha cambiado, le ha hecho más fuerte, dejando aparte su abúlica existencia hasta su secuestro, pero también le ha convertido en un monstruo que solo vive para la venganza.

La pelea del pasillo se rodó en una sola toma, durante tres días, añadiendo unicamente el cuchillo clavado en la espalda en postproducción.

Consumido por esa necesidad, eventualmente descubre que ha sido encerrado por otro hombre cuya obsesión es infinitamente más diabólica y es que según el dicho, la venganza es un plato que se sirve mejor en frio, por lo que Oh Dae Su deberá sumergirse en el pasado para averiguar la razón de su encierro.

Yoo Ji Tae, que interpreta al antagonista, a pesar de su juventud, construye un villano de los de antes, intenso y con reminiscencias a lo James Bond.

Park Chan Wook observa la difícil situación del protagonista objetivamente sin caer en la condescendencia y simpatía. Bien construida –el guion aunque parece improbable no es imposible– la película sorprende con los giros, que Park Chan Wook mantiene bien escondidos hasta el momento de jugar con ellos, y aunque parezcan absurdos, los utiliza de manera lógica en la historia que recrea.

La famosa escena del pulpo, en Asia comer pescado vivo (*) es un autentico manjar.

Dirigida con estilo e intensidad, la relativa naturaleza mundana de las escenas más violentas, unido al inmaculado encuadre que utiliza en las mismas, dotan de un poder implacable a la historia, donde la violencia no es gratuita sino que tiene un propósito en sí, retratar cómo la venganza nos convierte en violentos monstruos ávidos de satisfacción personal.

Brutal y rara, pero increíblemente absorbente, la odisea de Dae Su se estructura como una creciente serie de desmanes bien trazados que dan mucha fuerza a la película, incluido su ambiguo clímax que da la nota final de romanticismo loco a la vez que inquietante que deja el final a la libre interpretación del espectador.

Muy recientemente se estrenó en España un remake americano, firmado por el aclamado Spike Lee. Queda por ver si en la estela de otros tantas nuevas versiones del cine europeo y asiático made in america, el film – con fecha 2013 – aporta alguna novedad frente a la cinta surcoreana original del 2003.

(*) Cierto que en este caso es un cefalópodo

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.