Esta 49ª edición del Festival de Sitges tocó a su fin el pasado domingo 16 del mes presente, y ya hay quien dice que ha sido de las mejores. Proyecciones de buenas cintas ha habido, desde luego. Tantas buenas, que el material merecedor de premio era incluso sobrante en un palmarés nutridísimo donde los títulos que más galardones han trincado han sido la norteamericana Swiss army man (Daniel Kwan, Daniel Scheiter, 2016), la francesa Crudo (Grave. Julia Ducournau, 2016), y la surcoreana Train to Busan (Busanhaeng. Yeon Sang-ho, 2016); y donde las visitas han sido muchas, de primer nivel y encima muy simpáticas. Un Sitges que este año ha decidido rendir homenaje a la deliciosa franquicia Star Trek, y que ha tocado muy mucho y muy dentro a mucho terrorlover y amante del cine de género.

Swiss army man (Daniel Kwan, Daniel Scheiter, 2016)
Paul Dano y Daniel Radcliffe en un fotograma de la gran triunfadora del palmarés ‘Swiss army man’ (Daniel Kwan, Daniel Scheiter, 2016) © Cold Iron Pictures, Tadmor, Astrakhan Film SB, Blackbird Films

El premio a la Mejor Película ha sido para la sorprendente Swiss army man, que sus directores firman en créditos como “Daniels”, que también se hizo con el de ‘Mejor Interpretación Masculina’ gracias al inclasificable trabajo de Daniel Radcliffe (Harry Potter, para quien no le reconozca en la foto). La cinta ya obtuvo el ‘Premio a la Mejor Dirección’ en el pasado Festival de Sundance, convirtiéndose por ello en uno de los títulos más esperados de la edición. La mezcla de absurdos, escatología, humor negro y auténtica poesía existencialista, hacen de esta película, cuya trama indaga en la amistad surgida entre un náufrago en una isla desierta (Paul Dano) y ¡un cadáver! (Radcliffe) en un viaje disparatado.

Mientras que Crudo (Grave), el maravilloso debut gore de Julia Ducournau, plagado de gore y nada apto para vegetarianos, obtuvo el Premio Citizen Kane a la mejor dirección novel, el Premio Jurado Carnet Jove a la Mejor Película y el preciado Méliès d’Argent a la Mejor Película Europea. A Yeong Sang-ho se le otorgó el premio a la Mejor Dirección por la espectacular Train to Busan, que también se hizo con el de Mejores Efectos Especiales, obra de Jung Hwang-su. El galardón al Mejor Guión fue para Jeremy Slater por la coproducción entre España y USA Pet (Carles Torrens, 2016); el de Mejor Interpretación Femenina, para la británica Sennia Nanua por Melanie. The girl with all the gifts (Colm McCarthy, 2016); y el de Mejor Fotografía para el veterano de las superproducciones surcoreanas Kyung-pyo Hong, gracias a su trabajo en El extraño (The wailing) (Goksung. Hong-jin Na, 2016).

Train to Busan (Yeon Sang-ho, 2016)
Un virus letal que se expande por Corea del Sur da lugar a la trama de la espectacular Train to Busan (Busanhaeng. Yeon Sang-ho, 2016), Premio a la Mejor Dirección y a los Mejores Efectos Especiales © Katie Jo Ash, MPRM – Well Go USA

El Premio Especial del Jurado fue para la nórdica La autopsia de Jane Doe (The Autopsy of Jane Doe. André Ovredal, 2016), que arrancó como plato fuerte del festival después de aterrar vivo al público del reciente Fantastic Fest de Austin (Texas). Mientras que el Gran Premio del Público se lo llevó La doncella (The handmaiden. Park Chan-wook, 2016), no se muy bien si por premiar la veteranía de Park Chan-wook, o porque había folleteo.

La incendiaria y despiadada crítica al mundo de la moda The neon demon (Nicolas Winding Refn, 2016), otro de los estrenos más esperados, del director de Drive, se llevó el Premio José Luis Guarner (Jurado de la Crítica), mientras que el Noves Visions One fue para Under the shadow (Babak Anvari, 2016) y el Noves Visions Plus para A dragon arrives (Mani Haghighi, 2016). Arcana (Jerónimo Rocha, 2016) ganó la sección Brigadoon, Your name (Kimi no na wa. Makoto Shinkai, 2016) el premio de Mejor película Anima’t, y Darrel (Marc Briones, Alan Carabantes, 2016) el de Mejor cortometraje.

The neon demon (Nicolas Winding Refn, 2016)
Fotograma de la descombacante ‘The neon demon’ (Nicolas Winding Refn, 2016) © Space Rocket Nation, Vendian Entertainment, Bold Films

Se repartieron premios por doquier en las numerosísimas categoría y secciones propias del festival, pero hubo filmes reseñables y merecedores también que, por estas cosas del volumen, se tuvieron que “conformar” con el candor del público. Sin salir de la Sección Oficial, se pudo asistir a la presentación de la circense macarrada 31 (Rob Zombie, 2016), aderezada con la asistencia del propio Zombie y su señora, la actriz Sheri Moon Zombie, adalides del género cuyos trabajos son habituales en Sitges. Ya les digo, mucho megahit esperadísimo de todas partes del mundo, como la mejicana Tenemos la carne (Emiliano Rocha Minter, 2016), el locurón ruso de acción en plano secuencia subjetivo Hardcore Henry (Ilya Naishuller, 2015), o el debut del hijo de Alfonso Cuarón, Desierto (Jonás Cuarón, 2015), un proyecto que lleva gestándose desde Gravity (Alfonso Cuarón, 2013). Otros a destacar –por un servidor, claro, que no ha podido verlo todo-todo– serían la epopeya claustrofóbica The Tunnel (Teoneol. Kim Seong-Hoon, 2016), una suerte de El Gran Carnaval (Ace in the Hole, Billy Wilder, 1951) con señor atrapado en su coche en un túnel surcoreano derrumbado, o el melodrama británico y negruzco de asesinatos en serie y encinta Prevenge (Alice Lowe, 2016), muy parecida en luz y ambiente sonoro a esa gran serie que es Utopía (Utopia. Dennis Kelly, 2013-2014), y que se llevó, eso sí, una Mención Especial. Vamos, que no faltó el empache acostumbrado en esta gran fiesta del fantástico.

Crudo (Grave. Julia Ducournau, 2016),
Ganadoras o no, y en la sección que fuese, esta 49ª edición del Festival de Sitges ha traído títulos de lo mejorcito. En la imagen, de izq. a dcha.: los pósteres de 31 (Rob Zombie, 2016), Crudo (Grave. Julia Ducournau, 2016) y Desierto (Jonás Cuarón, 2015) © Bow and Arrow Entertainment, Protagonist Pictures, Spectacle Entertainment / Petit Film, Rouge International, Frakas Productions / Esperanto Kino, Itaca Films, CG Cinéma

Como tampoco faltaron las sorpresas y los encadiles de última hora. Ejemplo de lo que les digo fue la proyección de Que Dios nos perdone (Rodrigo Sorogoyen, 2016), tras un primer pase con candorosa acogida en el pasado Festival de San Sebastián. Un policíaco de lo más trepidante a la par que costumbrista, protagonizado por Antonio de la Torre y Roberto Álamo y que, ya lo verán, va a ser un exitazo en las taquillas españolas, de Rodrigo Sorogoyen, quien debutara cum laude con la cult-movie del low-cost Stockholm (2013). Por su lado, también de parte española, Colossal (Nacho Vigalondo, 2016), la comedia-haiku de nuestro psicotrónico Vigalounge, protagonizada por Anne Hathaway, no se ha quedado tampoco coja, recibiendo besos y abrazos de público y crítica. Dos imprescindibles de nuestra industria patria desde ya.

Y, por no faltar, lo que no faltó esta vez fueron estrellas invitadas. Imprescindibles del género como los actores Bruce Campbell, Barbara Crampton, Dolph Lundgren o el tripulante trekkie Walter Koenig (los cuatro, Premio Màquina del Temps), o el director Ruggero Deodato (Premio María Honorífica). Pero también inclitísimos de la historia, a lo Max Von Sydow, Christopher Walken (Gran Premi Honorífic) o Paul Schrader (Màquina del Temps), y excelsos de nuestro cine como Terele Pávez, que recogió el Premi Nosferatu por su aportación al fantástico. Ni que decir tiene que el señor Bruce Campbell perpetró la masterclass más cachonda y extrovertida, posiblemente de la historia y del mundo.

«Siempre me he sentido mucho más estereotipado por los fans que por la industria»

Bruce Campbell

De todo hay para el fan, para el megafan, para el fanático, para el amante, para el que sin ningún tipo de dignidad se autodenomina freakie, para el cinéfilo sesudo, para el espectador “de andar por casa”, para el veraneante ocasional, para el que pasa miedo con las películas de miedo… y así podría seguir como en aquel spot argentino de Coca-cola. El festi de Sitges nunca decepciona, pero esta vez se ha superado (aunque claro, lo mismo se oía el año pasado, ¿será que van mejorando edición tras edición?).

Bruce Campbell, Sitges 2016
Bruce Campbell, ilusionadísimo por poder decir palabrotas con total libertad, se metió a los fans en el bolsillo, encantado de la vida de formar parte de este festival, culto al terror y el fantástico © Sitges Film Fest 2016

El año que viene se celebra el 50 aniversario del festival –que se dice pronto–, y el evento seguro que será épico. Sitges Film Festival, Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya… que cumpla usted muchísimos más.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.