¡Cincuenta añazos como cincuenta soles! Medio siglo del ala que Sitges, Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya está con nosotros, distribuyendo el cine mejor –que es que menos se quiere ver, que lo mismo molesta o algo–, asombrando al asistente y nutriendo al fan. Un 50º Aniversario plagado de joyas fílmicas, premios, actividades, encuentros, mercadillos, exposiciones, espectáculos en vivo, merchandising, reestreno, poses y copetes… Medio siglo no se cumple todos los días, y había que petarlo. ¡Y vaya que si se petó!

Sitges, Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya
Portada del núm. 1 del boletín de esta 50ª edición, con un cartel bestial de La forma del agua (The Shape of Water. Guillermo del Toro, 2017) © Sitges, Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya

Servidor lleva acudiendo al festival ya unos cuantos años, y jamás había asistido a tal carencia de localidades. Todo “esgotat-esgotat”, menos los pases a las ocho de la mañana –va a ser verdad que, hasta Los Pirineos, todo es España–. Un aniversario especial, apadrinado por el adorable güero Guillermo del Toro que abrió boca con su última obra La forma del agua (The Shape of Water. Guillermo del Toro, 2017), que no ha podido dejar indiferente a nadie.

Al auditorio del Meliá Sitges, la sala El Retiro, el cine Prado, la sala del Brigadoon, Sala Tramuntana y el Hort de Can Falç –donde siempre se gasta el anime–, que brillaron con la misma energía que todos los años, se les sumaron esta vez la carpa Samsung VR Experience y el Centre Cultural Miramar, donde se pudo catar una poquita de realidad virtual – entre cuyas piezas se presentó el cortometraje Talismán (Carlos Therón, 2017), protagonizado por Berto Romero-; y la carpa hinchable de Movistar+, donde además de presentarse los nuevos seriales del canal, se refrieron capítulos de Juegos de Tronos y otras series de éxito. Desde Asia a Europa, pasando por Estados Unidos y Latinoamérica, el nuevo talento del fantástico visitó y revolucionó Sitges, de la misma manera que lo hicieron los grandes clásicos modernos –imposible asistir a ninguno de los pases de El día de la bestia (Álex de la Iglesia, 1995); maravillado de volver a degustar, en 35mm, Hard Boiled (Hervidero) (Lashou shentan (Hard Boiled). John Woo, 1992)– que se proyectaron con motivo del aniversario.

Una gran edición con casi 300 títulos, entre pitos y flautas, donde además se ha incrementado la cantidad de filmes subtitulados en lengua catalana –se ha pasado de los 95 títulos a los 107, lo que representa un 60% del total de los films proyectados en el Festival; y, por supuesto, no se vayan a crear paranoias, van al mismo tiempo en inglés y en castellano–. La gran ganadora de este año es una coproducción Hungría-Alemania, se titula Jupiter’s Moon, la dirige el húngaro Kornél Mundruczó, y… y… y… ¡vamos…! Un peliculón como la copa de un pino, una fábula fantástica cargada de alegorías sobre la vida de los refugiados, tan espectacular como cautivadora. Trincó el Premio a la Mejor Película, pero también el de los Mejores Efectos Especiales, en una edición reñida y disputadísima, cargada de “favoritos” y “posibles”.

Jupiter’s Moon (Jupiter holdja. Kornél Mundruczó, 2017)
Con los premios a la Mejor Películas y los Mejores Efectos Especiales, Jupiter’s Moon (Jupiter holdja. Kornél Mundruczó, 2017) se erigió como la gran triunfadora del palmarés entre un sinfín de “favoritas” © KNM, Match Factory Productions, Proton Cinema

Para no enredar demasiado con párrafos de embrollado grosor, mejor les unto el palmarés así, extendido para catar a golpe de ruedecita de ratón:

  • Premio Mejor Película: Jupiter’s Moon (Jupiter holdja. Kornél Mundruczó, 2017).
  • Premio Mejor película documental: 78/52 (Alexandre O. Philippe, 2017)
  • Premio Especial del Jurado: Thelma (Joachim Trier, 2017)
  • Premio Mejor Dirección: Coralie Fargeat por la exquisitez hiperviolenta de Revenge (Coralie Fargeat, 2017).
  • Premio Mejor Interpretación Femenina: Marsha Timothy por Marlina the Murderer in Four Acts (Mouly Surya, 2017).
  • Premio Mejor Interpretación Masculina: Rafe Spall por The Ritual (David Bruckner, 2017).
  • Premio Mejor Guion: Joachim Trier y Eskil Vogt por Thelma (Joachim Trier, 2017).
  • Premio Mejores Efectos Especiales: Ferenc Deák por Jupiter’s Moon (Jupiter holdja. Kornél Mundruczó, 2017).
  • Premio Mejor Fotografía: Andrew Droz Palermo por su prodigioso trabajo en la descacharrante a A Ghost Story (David Lowery, 2017).
  • Premio Mejor Cortometraje: R.I.P (2017) de Albert Pintó & Caye Casas, que hicieron doblete con su largometraje debut, con el que obtuvieron el… Gran Premio del Público: Matar a Dios (Albert Pintó, Caye Casas, 2017).
Thelma (Joachim Trier, 2017),The Ritual (David Bruckner, 2017), Revenge (Coralie Fargeat, 2017)
Carteles de peliculones © Motlys, Eurimages, Film i Väst, M.E.S. Productions, Monkey Pack Films
Marlina the Murderer in Four Acts (Mouly Surya, 2017). A Ghost Story (David Lowery, 2017)
A la izq.: Marlina the Murderer in Four Acts (Mouly Surya, 2017), más “rape & revenge”, desde Indonesia. A la dcha.: David Lowery y Cassey Affleck haciendo el “monguer” en el set de A Ghost Story (David Lowery, 2017) © Cinesurya Pictures, Sailor Bear, Zero Trans Fat Productions, Ideaman Studios

En la sección Focus Àsia, porque de Asia viene tanto fantástico y “de género” que se tuvo que crear una sección exclusiva para que no se lo llevaran ellos todo, la triunfadora fue otra historia de “rape & revenge” -como la aclamadísima Revenge (Coralie Fargeat, 2017), y otras tantas más en una tónica que colmó la edición-, límpida y finísima, que servidor cató la primera de todas en el festival, la surcoreana A Special Lady (Sojoonghan Yeoin. Lee An-Gyu, 2017); dándose una Mención especial para Marlina the Murderer in Four Acts (Mouly Surya, 2017), maravilla de similar tónica –mucho ha triunfado la fórmula de “venganza femenina” esta edición– desde Indonesia. El premio a la Mejor película en la Sección Òrbita fue para The Battleship Island: Director’s Cut (Ryoo Seung-wan, 2017), también de Corea del Sur; y el de Panorama Fantàstic fue para la dicertidísima norteamericanada Creep 2 (Patrick Brice, 2017). Y no se me agobien, que vuelvo ya al formato listado para seguir con el recuento del palmarés.

  • Sección Anima’t: Premio Mejor película: Tehran Taboo (Ali Soozandeh, 2017). Premio Mejor cortometraje: Hybrids (Florian Brauch, Matthieu Pujol, Kim Tailhades, Yohan Thireau, Romain Thirion, 2017)
  • Sección Noves Visions: Premio Noves Visions One: Dave Made a Maze (Bill Watterson, 2017), Mención especial: Kuso (Flying Lotus, 2017); Premio Noves Visions Plus: Dawson City: Frozen Time (Bill Morrison, 2017); Premio Noves Visions Petit Format: para el cortometraje Hoissuru de Armand Rovira.
  • Sección Samsung Sitges Cocoon: Premio Mejor película: Knives (Adam Cosco, 2017). Mención especial: Ray (Rafael Pavón, 2017). Premio del público a la mejor película en realidad virtual: Alteration (Jérôme Blanquet, 2017)
A Special Lady (Sojoonghan Yeoin. Lee An-Gyu, 2017)
Kim Hye-Soo “revengeando” en el póster de A Special Lady (Sojoonghan Yeoin. Lee An-Gyu, 2017)
  • Sección Blood Window: Madraza de Hernán Aguilar, con la Mención especial a la mejor actriz: Isabél Zuaa por As boas maneiras (Marco Dutra, Juliana Rojas, 2017)
  • Premio Mejor película Midnight X-Treme: Anna and the Apocalypse (John McPhail, 2017)
  • Premio Mejor película Discovery: Brigsby Bear (Dave McCary, 2017)
  • Meliés de plata a la Mejor Película: Thelma (Joachim Trier, 2017)
  • Meliés de plata al Mejor Cortometraje: Expire (Magalí Magistry, 2017)
  • Premio Brigadoon Paul Naschy: Cuerno de hueso (Adrián López, 2017)

Y… amén de los premios honoríficos, a numerosas efemérides –Frank Langella, William Friedkin, Susan Sarandon…–, también repartió los suyos la crítica especializada, trincando As boas maneiras (Marco Dutra, Juliana Rojas, 2017) el Premio José Luis Guarner, ex aequo con The Killing of a Sacred Deer (Yorgos Lanthimos, 2017), y repitiendo la francesa Coralie Fargeat por Revenge con el Premio Citizen Kane a la mejor dirección novel.

“Las redes sociales han cambiado el significado de ser famoso, lo ha cambiado todo. Hoy en día los jóvenes han dejado de interesarse por ser músicos o directores de cine; lo que quieren, es ser famosos”

Susan Sarandon

Susan Sarandon
Susan Sarandon, recibiendo en la imagen el Gran Premio Honorífico, se metió al público en el bolsillo © Sitges, Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya

No sólo cine “del de ver”, claro que no, que también se han dado buenísimas ruedas de prensa, encuentros, coloquios, presentaciones, “másteres-classes”… El Festival incrementó un año más su contribución a la profesión a través de fórums, debates y encuentros con profesionales. La plataforma online Filmarket Hub seleccionó entre más de 150 candidatos, los siete proyectos de largometraje para participar en el Sitges Pitchbox 2017, el evento internacional de pitching –ya saben, esa cosa nueva para vejar nuevos talentos, que consiste en juzgar a un guionista y/o director por sus cualidades de actor, todo un atolondre para ahorrarse “de leer”– que tuvo lugar en esta pasada edición y que acogió proyectos de numerosas nacionalidades –Reino Unido, Francia, República Checa, España, Chile…–.

Entre las actividades destacadas del Sitges Film Hub, tuvo lugar una mesa redonda sobre El fantástico español, con la presencia de Jaume Balagueró o Carlos Vermut; la presentación del Màster de Cinema Fantàstic i Ficció Contemporània que ha desarrollado el Festival junto con a la Universitat Oberta de Catalunya; y, esta vez relacionado con la gastronomía –que es nuevo rock’n roll, que comer sabe todo el mundo–, la denominada Sitges Bacanal, que, por supuesto, no era una bacanal de verdad, si no un acto de degustación cocinil con el leit motiv de Drácula, que ya saben que ha sido el monstruo que llevaba la batuta en la presente edición.

La Fura dels Baus,
El King-Kong a tamaño real que clausuró a gritos y aspavientos la 50ª edición del Festival de Cine Fantástico de Sitges © @LaFuraDelsBaus

Porque el gran monstruo cinematográfico de todas las ediciones y de siempre, es el mítico King-Kong, que sirve de logo del Festival, gritando junto a la iglesia y un par de palmeras y avionetas. El mono gigante que La Fura del Baus reconstruyó, en forma de marioneta gigantesca –movida por grúas– como preludio a la gala de entrega de premios en el acto de clausura de este 50º Aniversario fantaterrorífico.

Sitges… no cambies nunca y… ¡a por el siglo!

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos.