17 Milagroso

Casa de América presenta hasta el 24 de mayo, la exposición 17 Milagroso una muestra donde el protagonista es un santo cubano llamado San Lázaro o Babalú Ayé.

La exposición está conformada por 80 fotografías realizadas sobre San Lázaro al que otros llaman Babalú. Realizadas por los fotógrafos: Alain Pantaleón, Pep Bonet, Raúl Cañibano, J. M. Díaz Burgos, Cristina García Rodero, J. M. Mellado, Miguel Torres, Raúl Ortega.
Esta muestra pretende ser un recorrido fotográfico de la festividad de San Lázaro, una de las tradiciones más populares de Cuba.


© J.M. Díaz Burgos

A través de los distintos puntos de vista que muestran los distintos fotógrafos de esta colectiva, nos dan su versión  de un mismo rito el cual nos acerca al surrealismo mágico habanero puramente representado en esta actividad festiva.

San Lázaro y Babalú son las versiones católica y yoruba (religión afrocubana, más conocida como santería) de una misma idea, el santo de las enfermedades de la piel, sobre todo aquellas contagiosas como la viruela y la lepra así como de las epidemias. La festividad de San Lázaro se conmemora en Cuba el día 17 de diciembre.


© Pep Bonet

La exposición muestra a algunos devotos que realizan el recorrido de la procesión arrodillados, otros que llegan hasta la iglesia reptando, otros que arrastran cadenas, todos ellos cumpliendo sus promesas por haber recibido los dones de San Lázaro – Babalú.


© Raúl Ortega

San Lázaro o Babalú:
Según la historia de la santería cubana, Babalú Ayé es un orisha mayor del panteón yoruba, lo que significa ser padre del mundo. Fue llevado a Cuba por los esclavos africanos. Su culto viene de Dahomey (Benin), donde recibe el nombre de Azojuano (Azowano), Rey de Nupe, territorio de los Tapa. En África se le conocía bajo la denominación de Samponá o Sakpatá, por ser la viruela y la lepra enfermedades mortales.

En la religión católica  existen varios santos que reciben el nombre de San Lázaro. Existe un San Lázaro que aparece en la Biblia, el amigo de Jesús que vivió en Betania que era el hermano de Marta y María, la que ungió a Jesús con perfume y le secó los pies con sus cabellos.
También existe el San Lázaro leproso, que aparece en el Evangelio en la siguiente parábola:

«Había una vez un hombre rico que vestía de púrpura y finos linos y cenaba suntuosamente todos los días. Cierto día encontró tirado junto a su puerta a un pobre hombre llamado Lázaro, harapiento y mal vestido y quien gustosamente comía las migajas que caían de la mesa del rico. Incluso a este pobre leproso, los perros llegaban hasta él para lamer sus llagas».

Este San Lázaro es el patrón del hospital y orden militar de San Lázaro de Jerusalén.


© Raúl Cañibano

El San Lázaro de Cuba es una mezcla de estos dos anteriores al que se le suman cualidades del Babalú africano que ya hemos mencionado.

Al San Lázaro de Cuba se le representa como un anciano encorvado, apoyado en dos muletas, torso desnudo, cinta en la frente, el cuerpo marcado con cicatrices de enfermedades de la piel y dos perros que le lamen las heridas abiertas de las piernas. Sus atributos son las moscas, los mosquitos, la tela de yute y los perros.


© Cristina García Rodero

El Rincón de San Lázaro:
El 17 de diciembre, una gran cantidad de creyentes viajan desde todas partes de Cuba para visitar el santuario de San Lázaro en un lugar llamado el Rincón, a unos 25 kilómetros al sur de La Habana, que es uno de los lugares de mayor devoción en Cuba.

Se trata de una pequeña ermita católica ubicada al lado de un hospital para leprosos donde los visitantes hacen sus ofrendas y oraciones por los milagros recibidos muy especialmente en el tema de salud, o para rezar por el bienestar de sus familias. Está ubicada al lado de un hospital para leprosos, que el Papa Juan Pablo II visitó en su viaje a Cuba en 1998, tras el cual las procesiones religiosas fueron de nuevo autorizadas en el país.

Miles de personas, católicos o creyentes en la santería, acuden cada año a El Rincón, en un peregrinaje que se inicia desde la tarde del día 16 hasta bien entrada la noche del día 17 de diciembre y que muestra surrealistas imágenes de hombres y mujeres, representantes de un mundo detenido en el tiempo.

Una interesante exposición en la que se trata, una vez más el ya quizá excesivamente manido tema de santos y santerías. No obstante, una  en general coherente seleción de autores y obras. Lastima que quizá determinados patrocinios rompan de forma flagrante esa coherencia de selección de autores.


© Miquel Torres

Casa de América:
Plaza de la Cibeles, 2 | 28014 Madrid, España | Tel: +34 91 595 48
Salas Frida y Diego. Entrada por C/ Marqués de Duero, 2

 

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.