Bill Bernstein y la Nueva York de la música disco

La primera vez que el fotógrafo neoyorquino Bill Bernstein se acercó al mítico club Studio 54 no tenía intención de capturar en imágenes a las grandes estrellas que por allí acechaban. Las salas en las que la cocaína era abundante, la música disco reinaba en los altavoces y la libertad sexual empezaba a florecer eran, además de un lugar de encuentro entre los artistas de la época, un lugar en el que los jóvenes competían para hacerse con el trono de reyes y reinas del baile.

Un cartel con un jovencísimo Robin Williams es testigo del dominio de los platos del DJ en Studio 54 © Bill Bernstein
Un cartel con un jovencísimo Robin Williams es testigo del dominio de los platos del DJ en Studio 54 © Bill Bernstein

Pero cuando entró en aquel club, al que había ido para fotografiar un evento que organizaba la madre del entonces presidente de los EEUU Jimmy Carter, se dio cuenta de que lo más importante que allí acontecía no era la fiesta de Lillian Carter, sino el auge de una forma de vida que marcaría el final de la década de los 70 y los primeros años de los 80 en EEUU; la música disco. Bernstein, que nunca había pisado un club de estas características, se vio tan conmovido por lo que presenciaba que decidió emprender un proyecto de tres años en el que retrataría la vida nocturna de la mítica sala neoyorquina.

Las performances de los bailarines que allí se congregaban tenían un alto contenido erótico © Bill Bernstein
Las performances de los bailarines que allí se congregaban tenían un alto contenido erótico © Bill Bernstein

En una época en la que Nueva York sufría los actos vandálicos de bandas callejeras –los espectadores de The Get Down se acordarán– Bernstein supo retratar la vida nocturna de la ciudad. Cuando la música disco alcanzó sus cotas más altas, casi todo era felicidad en la Gran Manzana. Pero la situación empezó a volverse convulsa con el crecimiento de los casos de sida, los incendios que plagaban la ciudad y el declive de la música disco poco después en detrimento de nuevas corrientes culturales tales como el hip hop o el punk rock.

Los tabúes sexuales como la homosexualidad empezaban a desaparecer en la Nueva York de finales de los 70 © Bill Bernstein
Los tabúes sexuales como la homosexualidad empezaban a desaparecer en la Nueva York de finales de los 70 © Bill Bernstein

Aun así, las imágenes de Bernstein destilan honorabilidad y sencillez, y nos permitirán conocer más de cerca lo que históricamente fue uno de los momentos culturales más ricos –musicalmente hablando– del siglo XX. Podemos ver los trabajos completos en la página web oficial de Bill Bernstein.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.