Charalampos Kydonakis y la belleza de lo tétrico

Por suerte, la calidad del trabajo de un fotógrafo no se mide por el reconocimiento mediático. La capacidad de abstraer al espectador mediante imágenes impactantes, ya sea con bellas estampas bucólicas, retratos intensos o momentos exactos es lo que define la valía de los mismos. Esa capacidad de hacernos entrar en un estado hipnótico, pero también de revolvernos el estómago si es necesario.

"Once" © Charalampos Kydonakis
«Once» © Charalampos Kydonakis

Charalampos Kydonakis es uno de esos ejemplos. Alejado de lo mediático y pasando prácticamente desapercibido, su trabajo fotográfico puede considerarse una muestra viva y original de que la fotografía es capaz de retorcernos por dentro. Dirty Harry –así se hace llamar por la dificultad de pronunciación de su nombre– es un fotógrafo cretense afincado en EEUU cuyo trabajo está centrado en retratar lo sombrío, turbio y tétrico de las escenas que le rodean. No es la primera vez que vemos un trabajo centrado en esta parte de la realidad y, de hecho, nos recuerda en cierta manera a lo que hemos podido ver de otros artistas como Roger Ballen, Gueorgui Pinkhassov o Donato Di Camillo.

"On the island of" © Charalampos Kydonakis
«On the island of» © Charalampos Kydonakis

Kydonakis no utiliza la fotografía con el fin de parar el tiempo y describir el espacio. Más bien le da un uso casi artesano, como si utilizase un cincel para horadar en la roca que es el tiempo. Juega con nuestras sensaciones, como si pudiéramos notar el ambiente que envuelve a la imagen, percibir su olor o notar su frío. Cuando él habla sobre su trabajo, lo describe como «su isla«, «su pueblo«, un lugar inexistente pero donde ocurre todo. Y cuanto más revisamos su trabajo, más parece que esa idea es real, como si esos lugares fueran así todo el tiempo. Lugares donde las caras permanecen en la sombra, donde los animales aparecen en el sitio menos esperado y donde se reúnen gentes del pasado, presente y futuro.

"Minotaur" © Charalampos Kydonakis
«Minotaur» © Charalampos Kydonakis

Su trabajo, a caballo entre lo irónico y lo demente nos hace sentir como si nos posicionásemos entre lo concreto y lo abstracto, entre lo real y lo ilusorio, ahondando en la profundidad de las imágenes que consiguen sorprender e inspirar. Podemos revisar toda su obra en la página web de Dirty Harry.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.