Charlotte, el racismo y las intenciones periodísticas

Ya sabemos que Estados Unidos no es un país exento de polémica en cuanto a lo que a racismo se refiere. Históricamente, el problema racial en EEUU ha sido protagonista de multitud de conflictos y revueltas, y la relación de los cuerpos de seguridad del estado con este problema cada vez se estrecha más debido a los prejuicios y al desconocimiento. Hasta 172 ciudadanos afroamericanos han perdido la vida a manos de policías en lo que va de 2016, y en el 97 por ciento de esos casos, los agentes involucrados han acabado sin cargos criminales. Lamentablemente, la ciudad de Charlotte está siendo recientemente la triste protagonista de esta agitación después de la reciente muerte de Keith Lamont Scott tras ser disparado por un policía de la ciudad.

Un manifestante encara a los antidisturbios durante las últimas revueltas en Charlotte, Carolina del Norte. ©Logan Cyrus
Un manifestante encara a los antidisturbios durante las últimas revueltas en Charlotte, Carolina del Norte. ©Logan Cyrus

Y el conflicto ha sido ampliamente ilustrado con imágenes que han dado la vuelta al mundo. La constante actualización del mercado tecnológico hace posible que, allá donde surja un conflicto, haya una cámara que deje constancia de ello. Sean profesionales o no, utilicen smartphones, DSLR’s o cámaras desechables, hoy en día todo el mundo dispone de una cámara con la que inmortalizar un momento concreto. Pero es el uso que se le da a esas imágenes lo que puede contribuir negativamente a su juicio. Cuando vemos fotografías que ilustran revueltas y que muestran actitudes agresivas por parte de los manifestantes, no estamos haciendo otra cosa que contribuir a los prejuicios que, a su vez, son el origen de estas revueltas. La utilización de imágenes intimidantes del conflicto ocurrido en Charlotte por parte de los mass media hace un flaco favor a aquellos que, pretendiendo señalar el problema racial en el que la ciudad está sumergida, contribuyen a él.

La prensa local elude los estereotipos, dando una imagen familiar y sosegada del conflicto. ©Logan Cyrus
La prensa local elude los estereotipos, dando una imagen familiar y sosegada del conflicto. ©Logan Cyrus

Las fotografías utilizadas en los medios americanos de tirada nacional son de una completa –y compleja– diversidad. Algunas veces las redacciones de la noticia favorecen al estereotipo del hombre negro delincuente, a través del retrato, jugando con mostrar los atuendos y poses habitualmente atribuidos y vinculables con los sujetos relacionados con actividades delictivas. Esta utilización tiene el poder de evocar condiciones sociales primigenias y sumar características tipológicas como su condición casi animal y la importancia de la fuerza física, con especial ímpetu en mostrar el caos y la explosividad del manifestante.

Un manifestante rodeado del humo que sueltan las granadas disuasorias de la policía. ©Logan Cyrus
Un manifestante rodeado del humo que sueltan las granadas disuasorias de la policía. ©Logan Cyrus

No carecen del todo de razón objetiva, porque en las protestas por la muerte de Scott resultaron heridos hasta 12 funcionarios policiales. En otras ocasiones, los manifestantes son retratados en una silueta, lo que hace que el cuerpo tenga más presencia y tamaño, aludiendo también a la oscuridad y la desnudez de lo primitivo y dotando al sujeto de un carácter anónimo altamente identificable. Sin embargo, si acudimos a los medios locales de una ciudad como Charlotte, cuyo porcentaje de habitantes afroamericano es del 35%, las imágenes utilizadas recurren a mostrar a los ciudadanos afroamericanos como una clase media que aboga por la estabilidad y la familia, sin atreverse a mostrar violencia de ninguna clase. En definitiva; la realidad cambia según quién nos la cuenta y qué intenciones tienen al hacerlo. Y en casos de rabiosa actualidad, como el caso de Charlotte, puede ser determinante para el devenir político y social del conflicto.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.