Compartir

El pasado fin de semana, más concretamente durante los días 28,29 y 30 de octubre, la ciudad de Calahorra acogió el Festival Internacional de Fotografía “Luces de La Rioja, organizado por el cineasta y fotógrafo José Luis Valdivia con el apoyo de la Asociación Fotográfica de Calahorra, Asfocal. El festival reunió a multitud de profesionales de diferentes ámbitos relacionados con el mundo de la fotografía. Con vocación bianual, esta primera edición del festival gozó de la presencia de 10 ponentes reconocidos en el medio que acercaron al público asistente su visión sobre la fotografía en la actualidad y las diferentes situaciones que la envuelven.

Tras la presentación de José Luis Valdivia, que hizo las veces de maestro de ceremonias, Sonia Tercero, fotoperiodista para el Diario de La Rioja inauguraría el evento, con la primera ponencia. Con especial gusto crítico sobre los temas sociales –como el auge de los temporeros extranjeros en época de cosecha de la vid o el drama de los desahucios–, ha centrado fundamentalmente su trabajo en la fotografía de la comarca, respondiendo a la dificultad de encontrar cosas dignas de ser fotografiadas en una ciudad pequeña, “En un lugar donde nunca sucede nada“, título de su presentación.

Entre sus trabajos, merece especial mención el relacionado con las manifestaciones de trabajadores en lucha, como fue el caso de Altadis, empresa fabricante de cigarrillos, cuyo cierre supuso el cese laboral de 471 empleados. Su honestidad y ética en la manera de tratar temas recurrentes, escenario laboral típico para una fotógrafa local con una agenda anual repleta de eventos estacionales, le ha hecho ganarse un hueco en el panorama periodístico de La Rioja.

La imagen que apareció en portada del diario de La Rioja en el día del cáncer de mama. © Sonia Tercero
La imagen que apareció en portada del diario de La Rioja en el día del cáncer de mama. © Sonia Tercero

La segunda ponente del día inaugural fue la fotoperiodista para el diario La Vanguardia Ana Jiménez, que tras una interesante muestra de su trabajo diario, centró su ponencia en proyectos personales de largo recorrido. Bajo el título  “Silencios rotos” ha desarrollado un marco sobre cual orbitan temas como la anorexia, la viudez y los abusos sexuales. Todos ellos presentados sin fisuras, con una gran sensibilidad, coherencia formal y excelente técnica.

La fotoperiodista Ana Jiménez Remacha durante su intervención en el festival. © Mario Sánchez
La fotoperiodista Ana Jiménez Remacha durante su intervención en el festival. © Mario Sánchez

La anorexia actualmente afecta a un 7% de nuestros jóvenes“, comentaba la periodista, mientras relataba su experiencia directa en convivencia en los centros de ayuda. Allí donde la cámara es solo una herramienta final y el trabajo se hace a diario, con cada visita, consolidando los lazos y la confianza con las personas que más adelante accedieron a ser protagonistas del reportaje.

La pobreza de las viudas es sin duda un asunto polémico y desconocido, uno de esos temas que los medios de información eluden y sobre el Ana Jiménez quiso reflexionar. A la dificultad intrínseca de esta invisibilidad social, se añaden las dificultades propias del código moral de una generación que quizás no quiera exponer su precaria situación, personas con ingresos mensuales que rondan los 450 euros y que se ven obligadas a su elevada edad a pluriemplearse.

Cerrando este triángulo de proyectos personales y su propia intervención, expuso su tercer proyecto sobre los abusos sexuales infantiles. Tratado desde el máximo respeto, enfrentó a las víctimas a sus propios miedos, retratándolos con afán de explorarlos con profundidad. Gracias a la relación de cercanía requerida entre fotógrafa y sujeto, logró obtener imágenes que ahuyentan la crudeza que se presupone al tema, rompiendo el silencio mediático –recordemos que la primera parte de este proyecto se publicó en 2002– al que desgraciadamente estábamos acostumbrados.

El segundo día empezaba con la ponencia de Iker Morán, periodista multidisciplinar, que trató diversos temas en su exposición. Tras un breve debate sobre la propiedad intelectual, el talento y algunos apuntes sobre la interpretación de la memoria en la sociedad contemporánea –“Si no lo has fotografiado es que no ha pasado”– se abrió una rueda de preguntas con el título “Pregúntale a Iker”, en la que el público y algunos usuarios online le expusieron sus dudas.

El formato dio lugar a multitud de discusiones sobre la situación de la fotografía actual. El origen y legitimidad de la figura del influencer, el asimétrico y precario panorama laboral del sector o los excesos creativos de los “becarios” de un amoral Steve McCurry… No obstante, como recalcó claramente, las polémicas duran muy poco en este ritmo vertiginoso plagado de ceros y unos con poco tiempo para la reflexión, para bien y para mal.

El periodista Iker Morán durante su conferencia en el festival. © Mario Sánchez
El periodista Iker Morán durante su conferencia en el festival. © Mario Sánchez

Entre las ponencias más largas, se presentaron los portfolios finalistas, el primero fue el del fotógrafo Ignacio Izquierdo, cuyo proyecto “Gallinero”, retrata la vida en la pequeña población chabolista de Valdemingómez en Madrid.

El fotógrafo Ignacio Izquierdo presentó su proyecto "Gallinero". © Mario Sánchez
El fotógrafo Ignacio Izquierdo presentó su proyecto “Gallinero”. © Mario Sánchez

Igualmente, aprovechando estos espacios Eva Farré, explicó de manera clara y útil los servicio que ofrece su plataforma Aseguratucamara. Empresa de seguros orientada de manera específica para el fotógrafo y todas sus múltiples casuísticas. Desde la creación de una póliza regular sobre el equipo fotográfico, su estudio o sobre la responsabilidad civil en caso de pérdida de un reportaje o trabajo concreto.

Eva Farré, de Aseguratucamara, explicó los pormenores de las pólizas de seguros para fotógrafos. © Mario Sánchez
Eva Farré, de Aseguratucamara, explicó los pormenores de las pólizas de seguros para fotógrafos. © Mario Sánchez

De idéntica manera entre ponencias Fotoruano Pro y cromalite mostraron de manera didáctica algunas novedades referentes a la gestión de color –con todo tipo de cartas de control de x-rite– y sistemas de iluminación para vídeo basados en paneles leds.

Daniel Ruano y José Luis Valdivia mostrando las cartas de color utilizadas para la calibración de equipos. © Mario Sánchez
Daniel Ruano y José Luis Valdivia mostrando las cartas de color x-rite utilizadas para la calibración de equipos. © Mario Sánchez

Tino Soriano, fotógrafo con una prolífica trayectoria en National Geographic, basó su ponencia en la importancia del color como elemento compositivo de primer orden. Habló de manera extensa sobre su correcta proporción, afinidad, peso y ubicación dentro la imagen para conseguir una estética concreta.

El fotógrafo de National Geographic Tino Soriano nos explicó la importancia del color en una fotografía. © Mario Sánchez
El fotógrafo de National Geographic Tino Soriano nos explicó la importancia del color en una fotografía. © Mario Sánchez

Su interesante aportación estuvo salpicada de ejemplos y recomendaciones. Establecer gamas cromáticas armónicas dentro de una imagen a través de segmentaciones tonales del arcoíris –el espectro visible– o desde el punto contrario, la versatilidad narrativa de los colores oponentes, resolviendo una imagen mediante la interacción de los colores complementarios.

Mostró las combinaciones visuales más recurrentes entre colores cálidos y fríos, su interpretación social frente a las gamas tonales basadas en colores tierras –ocres, sienas, tonos de menor saturación–más próximas a una estética monocromática. Por último destacó la importancia del color rojo como elemento de atención, algo que National Geographic ha elevado casi al nivel de imagen de marca.

La importancia de la colocación del color en la imagen; colores cálidos delante y fríos atrás. © Tino Soriano
La importancia del color en la imagen; colores cálidos en primer término y fríos al fondo. © Tino Soriano

Tras ello Manuel San Frutos, editor jefe de este medio, hizo un breve repaso estructural de la nueva web –Albedo Media– así como sus orígenes. La gran herencia técnica adquirida con la inestimable ayuda de su fundador Valentín Sama y la gestación de un amplio equipo interdisciplinar, conforman este estimulante proyecto informativo especializado en la técnica y la estética audiovisual en búsqueda del lector exigente y una solvencia económica digna, que jamás sobrepase los límites del código deontólogico del sector.

Manuel San Frutos habló de la historia de Albedo Media y sobre lo que hay detrás de una buena imagen. © Mario Sánchez
Manuel San Frutos habló sobre los orígenes de Albedo Media, su equipo y proyección de futuro . © Mario Sánchez

Abriendo la tarde Maysun, fotoperiodista hispano-palestina mostró su trabajo en áreas en conflicto, no solo en la primera línea fuego, la más mediática, también el “antes y después” de la violencia. Espacios menos transitados por las agencias que distribuyen las noticias internacionales pero no por ello menos informativos.

Maysun nos habló sobre el fotoperiodismo de conflicto y sus problemáticas. © Mario Sánchez
Maysun nos habló sobre el fotoperiodismo de conflicto y sus problemáticas. © Mario Sánchez

El mundo del fotoperiodismo de conflicto requiere importantes habilidades y dotes logísticas más allá del acto fotográfico. Maysun habló de todas ellas exponiendo sus propias experiencias –”no sólo es importante hacer buenas fotografías, hay que ser muy rápida enviándolas”– haciéndonos partícipes de su continuo aprendizaje.

Un componente del Ejército de Liberación Sirio ilumina un cadáver en Aleppo. © Maysun
Un componente del Ejército de Liberación Sirio ilumina un cadáver sin identificar en Aleppo. © Maysun

A punto de cerrar la jornada del sábado, Walter Astrada, ganador de tres premios World Press Photo, hizo un recorrido extenso de su carrera y los principales temas que han dado forma a sus proyectos más independientes alrededor del mundo. La religión, los transformistas y en especial las diferentes formas de violencia de género hacía la mujer bajo el nombre VAW Project. Trabajo que por el momento ha podido desarrollar en Guatemala, Congo, India y Noruega.

Walter Astrada habló sobre la violencia, las trabas para ejercer el trabajo de fotoperiodista y su "viaje" más reciente. © Mario Sánchez
Walter Astrada habló sobre la violencia, las trabas para ejercer el trabajo de fotoperiodista y su “viaje” más reciente. © Mario Sánchez

En Guatemala, la violencia machista se cobra alrededor de dos muertes diarias, en Congo se dan entre 40 y 50 casos de violación al día, en la India el problema mayoritario es el aborto selectivo según el sexo del bebé, mientras que en Europa, Noruega detenta y normaliza una tasa de violaciones totalmente desmesurada… Imágenes que reflejan una problemática global, diga de ser mostrada y analizada a fondo.

Violencia post electoral en Kenya © Walter Astrada
Violencia post electoral en Kenya © Walter Astrada

Tras todo este baño de realidad, Astrada necesitó alejarse de la violencia que tanto ha marcado su obra fotográfica y mostrar lo natural y lo positivo del mundo. A lomos de una Royal Enfield nace su proyecto The Journey,  acompañando las imágenes con textos escritos por él mismo, viaje financiado en parte mediante un sistema de colaboraciones por micromecenazgo.

Imagen perteneciente al proyecto "The Journey" de Walter Astrada © Walter Astrada
Imagen perteneciente al proyecto “The Journey” de Walter Astrada © Walter Astrada

Haciendo gala de una recomendable biodiversidad, el festival cerró la jornada del sábado con el astrofotógrafo oscense afincado en Canarias Daniel López. Su trabajo para el Instituto de Astrofísica de Canarias, cuyo éxito ha sido reconocido por medios internacionales como National Geographic, Quo o la propia NASA, tiene como fundamento la precisión técnica y el seguimiento de una estricta metodología de trabajo.

El resultado se traduce en unas espectaculares fotografías que ayudan a que el espectador se percate de la magnificencia del universo, conseguidas en ocasiones gracias a gigantescos telescopios profesionales de restringido acceso.

En la segunda parte de su ponencia habló ampliamente sobre la técnica de timelapse orientada a la astrofotografía. Un trabajo especialmente preciso, con una vasta preparación previa, en el que se hace imprescindible dominar a la perfección los ajustes técnicos de las cámaras utilizadas.

El propio Daniel López ofrecería posteriormente a los asistentes una salida nocturna donde fuera posible experimentar con la fotografía de estrellas, pudiendo valorar así el trabajo que hay detrás de cada imagen.

La actividad nocturna tuvo muchos asistentes que querían fotografiar el cielo de Calahorra. © Mario Sánchez
La actividad nocturna tuvo muchos asistentes que querían fotografiar el cielo de Calahorra. © Mario Sánchez

El tercer día comenzó con una propuesta diferente. El fotoperiodista David Airob obsequió a los asistentes con la proyección de su fantástica película documental La caja de cerillas, que narra la vida y mirada de Juan Guerrero, fotógrafo gaditano afincado en Santa Coloma de Gramanet que, lamentablemente, debido a su estado de salud, no pudo asistir al evento. Una película que destila cariño en su producción, con una estética audiovial muy certera que nos acerca a lo entrañable de la figura de Guerrero.

El fotoperiodista de La Vanguardia David Airob durante su ponencia. © Mario Sánchez
El fotoperiodista de La Vanguardia David Airob durante su ponencia. © Mario Sánchez

Airob mostró después multitud de proyectos fotográficos que ha elaborado a lo largo del tiempo, tanto a nivel personal como profesional. Destacó la trascendencia de no perder la ilusión por trabajar, al igual que la perseverancia para mejorar en la técnica. La importancia de saber “mirar alrededor” –así tituló su ponencia– es vital en el oficio fotográfico, y lo demuestra en su trabajo.

El interés por la búsqueda de la excelencia es perfectamente palpable en el trabajo de David Airob. Imagen perteneciente al proyecto "White Niemeyer". © David Airob
El interés por la búsqueda de la excelencia es perfectamente palpable en el trabajo de David Airob. Imagen perteneciente al proyecto “White Niemeyer”. © David Airob

Poco después llegó el turno de los portfolios finalistas, Alicia Petrashova, cuyo proyecto Última parada libertad aborda el drama de los refugiados y aporta una visión realista con respecto a este tema.

La joven fotógrafa Alicia Petrashova defendió su portfolio "Ultima parada libertad" en el festival. © Mario Sánchez
La joven fotógrafa Alicia Petrashova defendió su portfolio “Ultima parada libertad” en el festival. © Mario Sánchez

El último ponente del festival fue el fotógrafo gallego Pedro Armestre, cuya trayectoria se ha centrado principalmente en la fotografía social y medioambiental, colabora con Greenpeace en multitud de campañas, además de ser fundador de la revista digital Calamar2 junto a la periodista Susana Hidalgo.

Creador del proyecto y artífice del famoso vídeo de la última campaña anual Salva el Ártico  de Greenpeace, protagonizado por Ludovico Einaudi, Armestre decidió tras su visionado que fuera el público quien eligiese el contenido de su conferencia a través de un turno abierto de preguntas. Así, dio un repaso a su carrera como fotógrafo, mostró su trabajo con guardas forestales y habló de las muchas vicisitudes del oficio.

Pedro Armestre habló de proyectos medioambientales, sueldos emocionales y experiencias fotográficas. © Mario Sánchez
Pedro Armestre habló de proyectos medioambientales, sueldos emocionales, métodos de financiación y experiencias profesionales. © Mario Sánchez

En la tarde del domingo se organizaron diferentes photowalks que recorrerían las calles de Calahorra, y en los cuales David Airob, Walter Astrada, Ana Jiménez y Tino Soriano enseñaron a los asistentes algunas de las técnicas fotográficas empleadas en sus respectivos trabajos.

Posteriormente, todos los ponentes participantes del festival subieron al escenario para mantener un debate en el que se trataron diversos temas relacionados con el mundo fotográfico, como la legitimidad del retoque en fotoperiodismo o el espacio de la fotografía de corte documental y periodísrtico en los museos.

El público asistente pudo resolver sus cuestiones preguntando directamente a los ponentes. © Mario Sánchez
El público asistente pudo resolver sus cuestiones preguntando directamente a los ponentes. © Mario Sánchez

Para finalizar, se procedió a la entrega de premios del portfolio ganador, que resultó ser el proyecto “El Gallinero” de Ignacio Izquierdo. También los más pequeños tuvieron sus premios en relación a las fotografías que presentaron para el concurso “Nuestros abuelos”.

Una de las imágenes que componen el portfolio ganador, "El Gallinero" © Ignacio Izquierdo
Una de las imágenes que componen el portfolio ganador, “El Gallinero” © Ignacio Izquierdo

En definitiva, Luces de La Rioja se postula desde su primera edición como un festival fotográfico a tener en cuenta, tanto por la calidad de sus contenidos y ponentes como por la multitud de actividades relacionadas, un espacio cercano, gestado con humildad, donde todos nos sentimos “familia”.

"La Familia" al completo, ponentes y público del Festival internacional de fotografía Luces de La Rioja. © Javier Valverde
“La Familia” al completo, ponentes y público del Festival internacional de fotografía Luces de La Rioja. © Javier Valverde

Esperemos que ésta sean las primeras de muchas Luces de… Sin duda allí estaremos para contároslo.

1 Comentario

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.