Cuando Gary Oldman visitó a Ian Ruhter

La faceta como fotógrafo de Gary Oldman es, por supuesto, mucho menos conocida que su dilatada carrera como actor. Sin embargo, el británico se ha declarado en muchas ocasiones un amante de la imagen fija, e incluso ha expuesto su trabajo en varias galerías de todo el mundo.

Gary Oldman, Ian Ruhter
© Ian Ruhter

Esta pasión por la fotografía fue lo que llevó al actor a visitar al maestro del colodión húmedo sobre vidrio, el fotógrafo Ian Ruhter, que desde hace tres años se encuentra inmerso en la tarea de crear los ambrotipos más grandes del mundo en la mágica tierra de Slab City, en California.

Gary Oldman, Ian Ruhter
Gary Oldman sujetando un ambrotipo con su imagen © Ian Ruhter

El fotógrafo, que se considera a sí mismo un alquimista de la imagen, quiso llegar aún más lejos, y hace cinco años se embarcó en el ambicioso proyecto Silver and Light. Con el objetivo de crear ambrotipos sobre placas de vidrio de más de un metro de anchura, Ruhter creó una cámara gigante, que montó en una furgoneta con la que ha estado recorriendo Estados Unidos retratando a la gente que encontraba en su viaje en estas enormes fotografías…. Fenton y Avedon deben de estar contentos allá donde estén.

Gary Oldman, Ian Ruhter
El taller de Ian Ruhter en Slab City © Ian Ruhter

El trabajo de Ian Ruhter despierta nuestra curiosidad por varios motivos. Cansado de la imposición social de la fotografía digital y sus limitaciones creativas, Ruhter, fotógrafo deportivo y de publicidad, comenzó a experimentar con la técnica del ambrotipo. Interesante técnica de mediados del siglo XIX por la cual en un negativo subexpuesto sobre colodión húmedo observado mediante luz transmitida la imagen aparece negativa; con luz reflejada y fondo negro, la imagen aparece positiva.

Esta singular dualidad y su estética asociada ha hecho posible su resurgir en los últimos años, casi como una tendencia entre ciertos sectores, siendo uno de los procedimientos fotográficos «clásicos» más extendidos entre los autores contemporáneos motivados por lo fotoquímico.

Gary Oldman, Ian Ruhter
© Ian Ruhter

El proyecto de Ruhter llegó a oídos de Gary Oldman que, fascinado por la originalidad de la idea, se acercó al taller del fotógrafo en Slab City, donde pasó 48 horas aprendiendo a revelar ambrotipos, conociendo a los habitantes del lugar y compartiendo con el autor sus experiencias. El actor quedó impresionado por la técnica y reconoce haber encontrado la inspiración en el trabajo de Ruhter «Hay una especie de magia, algo muy hermoso en todo el proceso, me siento como si tuviera de nuevo un propósito creativo» afirma Oldman.

Gary Oldman, Ian Ruhter
© Ian Ruhter

Del encuentro entre ambos artistas surgió el corto documental The Carnival of the Souls, dirigido por Lauren Vance, una bella narración sobre las horas que pasaron Oldman y Ruhter aprendiendo el uno del otro. El documental resulta inspirador no sólo por lo mágico del proceso creativo de Ruhter, sino por el aire de libertad que desprende. The Carnival of the Souls refleja la visita de Oldman al taller de Ruhter, a la vez que cuenta las historias de los habitantes de Slab City y su peculiar modo de vida en esa comunidad establecida en una base militar abandonada donde no hay normas, quien llega monta su campamento, unos se quedan, otros se van, algunos la consideran un agujero de miseria y decadencia, otros la última tierra libre de América.

La visita de Gary Oldman nos hace redescubrir el trabajo de Ian Ruhter, ese autor dedicado en cuerpo y alma a su proyecto, que se ha convertido en su forma de vida. Ruhter se ha convertido en estos años en un habitante más de Slab City, otro nómada en la ciudad sin leyes, otro loco que quiere vivir su sueño.

Para conocer más sobre el trabajo de Ian Ruhter y sobre su proyecto en Slab City, donde además está filmando un documental que verá la luz a finales de este año, se pueden consultar la web y el blog del autor.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.