Hoy 7 de Julio es casi inevitable pensar en España en el San Fermín, pero si lo hacen en el resto del mundo será seguramente por el hombre al que dicen que Pío Baroja dedicó la sonora exclamación cuando le vio aparecer en su lecho de muerte.

«¿Qué coño hace éste aquí?» aseguran que dijo don Pío allá por octubre de 1956 al ser visitado por el conocidísimo escritor Ernest Hemingway.

Ernest Hemingway, Pio Baroja, Castillo Puche, Hemingway en España
Hemingway visitando a Pío Baroja en su lecho de Muerte. Fotografía del archivo de Castillo Puche

Hemingway quiso obsequiar a Baroja con un ejemplar de su último libro Adiós a las armas, un jersey, unos calcetines y una botella de Johnnie Walker, pero sobre todo con unas palabras realmente sentidas. Según el galardonado, el premio Nobel de literatura  lo deberían haber ganado, Pío Baroja, Azorín, Machado u otro de los tantos escritores españoles que admiraba.

Pero no fue lo único que cautivó de España al irrepetible novelista de Illinois. Las gentes, las fiestas y la cultura española en general causaron una honda impresión en su personalidad, llegando afirmar: “Yo no nací en España pero eso al fin y al cabo no fue culpa mía”.

Y efectivamente no nació aquí, nació en Oak Park, en el estado de Illinois, en 1899, pero su relación con España no empezaría hasta veinticuatro años después, cuando residiendo en París como reportero del Toronto Star Weekly conoció a la escritora Gertrude Stein (1874-1946) quien le recomendó ir a Pamplona precisamente en plenas fiestas de San Fermín.
El resultado de aquel viaje no se hizo esperar y el joven escritor llegó a decir “es el cachondeo más loco y divertido que hayas visto jamás” y no era para menos, pues de aquella experiencia nació en gran medida su primera novela de éxito The Sun Also Rises traducida en España como Fiesta en 1926.

Julio Ubiñá, Ernest Hemingway, Fiesta, San Fermines, Hemingway en España
Desde los años 20 a los años 50 Hemingway vivió una estrecha relación con la fiesta española.  Fotografía de Julio Ubiña en 1959

Desde entonces la relación de Hemingway y España solo pudo ir a más y más. Entablando amistad con la estrella taurina del momento Cayetano Ordoñez, pero a la vez disfrutando de la caza en Toledo, la pesca en Burguete (Navarra), la gastronomía de hoteles y restaurantes y por supuesto los idilios amorosos.
Con el estallido de la Guerra Civil, Hemingway sientió un compromiso mayor si cabe con España, colaboró como corresponsal para North American Newspaper Alliance y económicamente con la creación de una flota de ambulancias, participando además como narrador en el documental de Joris Ivens titulado, The Spanish Earth.
Ivens muy vinculado con las brigadas internacionales trazó una interesante panorámica de la situación española en 1937 de la que en gran medida es reflejo la novela de Hemingway, ¿Por quién doblan las campanas?

Frente de Aragón, Ernest Hemingway, Guerra Civil
Hemingway es sin duda una de las referencias claves en torno a toda la literatura que generó el conflicto fratricida. Fotografía de Robert Capa

La derrota republicana fue sentida por Hemingway como suya y afirmó que no regresaría jamás a España mientras hubiese republicanos en prisión. Lógicamente hubo de rectificar sus palabras para así poder volver, pero el gobierno franquista tampoco pudo impedir que regresara, al fin y al cabo era un ciudadano del país con el que se estaban trazando acuerdos y relaciones diplomáticas y además… acababa de ser galardonado con el premio Pulitzer.
Era 1953 y las cosas en España no eran como él las había conocido, y sin embargo la fiesta y los toros seguían en pleno vigor. Cayetano Ordoñez no brillaba como antaño pero su hijo Antonio triunfaba en ese momento.
La relación casi paternal que desde entonces unió al ya cincuentón escritor con el joven torero quedó plasmada en la crónica que escribió para la revista Life en 1959 bajo el título Un verano peligroso. En ella dramatizó un supuesto enfrentamiento entre Luis Miguel Dominguín y Antonio Ordoñez siendo estos en realidad cuñados y con poca o ninguna enemistad.

Hemingway en España, Antonio Ordoñez, torero, escritor
La amistad entre Cayetano Ordoñez y Hemingway se heredó con el hijo del torero, Antonio Ordoñez, con quien vemos en la fotografía –con una Kodak Retina en las manos– conservada en la Photograph Collection, John F. Kennedy Presidential Library and Museum, Boston

Madrid, Valencia, Bilbao, Málaga, Ronda, infinidad de ciudades visitó Hemingway en sus numerosos viajes por España popularizando la cultura española en el mundo de la intelectualidad estadounidense siendo así un imán para Ava Gardner, Orson Welles y una infinidad de norteamericanos que siguen en nuestros días visitándonos. El Hotel La Perla de Pamplona, el Hotel Try de la Gran Vía madrileña, el Rincón de la Ternera tantos otros sitios en los que tanto disfrutó el escritor.

Fiesta española, Hemingway, España,
Quizá los excesos de alcohol de las fiestas españolas no fuesen lo más recomendable para la salud de Hemingway pero desde luego si lo eran para su espíritu. Fotografía de Julio Ubiña

En el verano de 1961 Hemingway acarreaba todo tipo de problemas, la intensidad de su vida le pasaba seria factura, lo cual no impidió que reservara alojamiento y entradas para las fiestas de San Fermín de aquel año.
Todos sus conocidos en España sabían que llegaría y sobre todo sabían que quizás el contacto con el jolgorio hispano, le haría remontar el desánimo que le invadía por aquellas fechas. Sin embargo, el 2 de julio de aquel año, justo una semana antes de San Fermín, Hemingway se descerrajó un tiro con su mejor rifle. Nacía el mito del hombre que prefirió suicidarse antes de ser derrotado por la muerte.

 

Ernest Hemingway, Cuba, Barco Pilar,
Hemingway en su barco Pilar. Fotografía perteneciente a la colección fotográfica Ernest Hemingway, John F. Kennedy Presidential Library and Museum, Boston

2 Comentarios

  1. Una pena que las pasiones más bajas del maltrato animal, tauromaquia, caza, pesca, atracones culinarios… sean las que cautivaron al ilustre y las que definieron al país de ahí en adelante

    • Puede que el jolgorio y la fiesta fuese su primer contacto con España pero desde luego la relación no terminó ahí, su amor por la literatura española lo evidencia. En cuanto a los atracones, conociendo la comida navarra (y la del resto del país) cualquier exceso es disculpable. Gracias por su tiempo y su comentario.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.