La Fundación Telefónica presenta en su espacio de Gran Vía una retrospectiva vanguardista sobre autores y dibujantes del cómic y su influencia y relación con la Historia de la pintura y sus protagonistas.

Resulta de una consecuencia natural y casi orgánica que las obras del cómic hayan bebido de las grandes pinturas de la Historia. Sus autores, como todos los que han estado relacionados profesional o platónicamente con bellas artes, tienen la inevitable relación casi espiritual con el mundo pictórico y su historia épica y grandiosidad.

El arte en el cómic. Exposición Fundación Telefónica
© Mario Sánchez
La evidencia se muestra efectiva cuando la mezcla entre ambas desemboca en homenajes de claridad meridiana o sutiles referencias, a menudo mostradas con decoro, paciencia y admiración. En la exposición que nos ocupa no hay más que muestras de ello y nos lo enseña en un paseo resuelto y bien organizado, con numerosas paradas calidamente estructuradas.

El arte en el cómic. Exposición Fundación Telefónica
© Mario Sánchez
La exposición que puede visitarse en el espacio Fundación Teléfonica hasta el 15 de Mayo en Gran Vía. La sala recoge al espectador para llevarle a lo largo de una sala alargada y amplia, a través de murales coloristas y llamativos donde detenerse.

El arte en el cómic. Exposición Fundación Telefónica
15M, voces de una revolución. Patricio Clarey y Lara Fuentes. Panini, 2011
Todas las obras consiguen admitir un grado de originalidad aceptable con la sensatez y el aprecio que parte desde la admiración. Muchas parecen no pasar de una burla o sugieren poco de una repetición de formas y tonos a fin de imitar la auténtica obra. Sin embargo todas esconden un profundo signo de respeto y no hace falta rascar para dar con él.

El arte en el cómic. Exposición Fundación Telefónica
© Mario Sánchez
Así, por ejemplo, ver algunas pinturas imitadas de Rockwell en las que aparecen zombies o superhéroes no es más que llegar al punto en el que un buen dibujante o caricaturista sabe acceder a cierto grado de confianza y tocar concesiones culturales que no pretenden más que el homenaje.

El arte en el cómic. Exposición Fundación Telefónica
© Mario Sánchez

 El arte en el cómic. Exposición Fundación Telefónica
Detalle © Mario Sánchez
Dicho esto, conviene apuntar que la línea que separa la imitación y la parodia del homenaje en sí, resulta extremadamente compleja de distinguir en ocasiones. Pero cuando hablamos de dibujantes de talla mundial y tan rico bagaje como los que aparecen en esta exposición, es imposible no aceptar que muchas de las pinturas que aparecen reflejadas en sus cómics son presentadas como verdaderas fuentes de inspiración.

El arte en el cómic. Exposición Fundación Telefónica
Colección Telefónica: Composición Cubista. Juan Berrio, 2016.
En el recorrido podemos darnos cuenta de que los temas referentes a los autores clásicos de las pinturas dan de sí tanto como pudieran dar para los libros escritos sobre ellos. Gaudí, Picasso, Velázquez y otros tantos internacionales; Chagal, Matisse, Klimt o Van Gogh. Todos ellos y muchos más han visto su vida pasar por el mundo de la viñeta con disparidad de criterios artísticos y con el acierto certero de quien lleva toda la vida haciéndolo. La explosión de la novela gráfica en los últimos años bebe de temas universales, entre ellos la vida y obra de artistas mitológicos. Y este tipo de temas y su resolución eficaz y creativa es el impulso que ha propiciado la actualización de sus formas, la admiración social en cuanto a sus contenidos y su aceptación como formato artístico.

Arte_comic_5

La muestra contiene esas dos vertientes con especial afecto; la del homenaje y la de la incorporación del tema y la historia del artista en el comic. Varios autores han sido invitados a elaborar obras ad hoc para la exposición. Lo que convierte el todo en un completo núcleo de artistas cuyas obras encajan perfectamente en el recorrido.

Y cuando hablamos de grupo de artistas lo hablamos de un nutrido grupo de ellos. No solo de talla nacional con proyección internacional, si no autores que se tornan míticos en la vanguardia del cómic mundial. Así, en nuestro tránsito por la sala podemos contemplar trabajos de Milo Manara, Enki Bilal, Arthur Suydam o David Prudhomme. O a otros tantos españoles como Juan Díaz Canales, Miguel Gallardo, o Paco Roca. El campo representado por lo franco-belga se muestra, por ejemplo, diversificado entre el específico acercamiento a la estética de la obra y en la burla. Da la sensación de que dos artistas destacan ligeramente por la cantidad de dichos “homenajes” y por la aureola de parcialidad que muestran las obras que los refieren.

El arte en el cómic. Exposición Fundación Telefónica
detalle © Mario Sánchez
Por un lado Picasso, con el Guernica como obra monumental conteniente de burbujas de oscuros colores. Por otro lado Dalí, fuente de toda la sabiduría irreal de la que manan una barbaridad de autores y obras. Los dos contienen en su origen una plasticidad y una autenticidad que la exposición nos permite relacionar de forma clara con otras formas de expresión visual.

El arte en el cómic. Exposición Fundación Telefónica
© Mario Sánchez
Pero no nos pongamos solemnes. El cómic es también burla, grafismo pegado a la mentira, y también es divertimento y ligereza. Pero el origen de las obras míticas se muestra como fuente inagotable de inspiración para los autores contemporáneos, y en este caso, de novela gráfica. Dentro de la evidencia de la relación entre ambas no hay más que proclamar, de nuevo y como ha sido siempre, la potestad de quien tiene el cetro asido en las manos, y que siguen presentándose al mundo en formatos diversos y por filtros representados en los autores de lo más variados.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.