«Emergent Behaviour» de Thomas Jackson

La edición digital y todas las evoluciones que ha tenido hasta la fecha ha llegado a hacernos creer en cosas imposibles. Algunos, incluso, han llevado esto del retoque hasta sus más elevadas cotas artísticas. Pero, ¿sabemos interpretar qué imagen está hecha a través de estas herramientas y cuál no? A priori, la respuesta es sencilla, pero no siempre es así.

Jackson utiliza diferentes objetos de la naturaleza e inanimados para sus instalaciones. © Thomas Jackson, "Emergent Behaviour"
Jackson utiliza diferentes objetos de la naturaleza e inanimados para sus instalaciones. © Thomas Jackson, «Emergent Behaviour»

Parece que esa es la pregunta que quiere lanzar el artista americano Thomas Jackson –Philadelphia, 1971– con su proyecto «Emergent Behaviour«. Jackson ha reunido cantidades ingentes de diferentes objetos encontrados por la calle, en su casa o comprados para la ocasión para unificarlos entre sí y crear piezas artísticas que lucen como si de una composición digital se tratara, pese a que están hechas con materiales reales.

A través de hojas de árbol caídas y objetos tirados en la basura se valió Thomas Jackson para comenzar su proyecto. El proceso consistía en encontrar mucha cantidad de un mismo objeto para después unirlos todos en una forma orgánica, casi tan animal como artificial. Y el resultado final hace difícil de creer el hecho de que se traten de composiciones creadas sin la ayuda de la edición digital.

El colorido de las instalaciones es uno de los protagonistas de este proyecto. © Thomas Jackson, "Emergent Behaviour"
El colorido de las instalaciones es uno de los protagonistas de este proyecto. © Thomas Jackson, «Emergent Behaviour»

Con una amplísima paleta de colores que resaltan sobre lo demás, los fragmentos de caucho o plástico de Jackson evocan bancos de peces desplazándose por el agua, aves que surcan el cielo o espectros fantasmagóricos cuya procedencia no tenemos clara. Imponiendo las curvas de las formas de la naturaleza a objetos inanimados creados por la mano humana, Jackson elimina esa brecha cada vez más grande entre lo natural y lo propiamente humano.

Se hace complicado distinguir si la imagen es real o está creada digitalmente. © Thomas Jackson, "Emergent Behaviour"
Se hace complicado distinguir si la imagen es real o está creada digitalmente. © Thomas Jackson, «Emergent Behaviour»

Aun mirando desde cerca de la pantalla, es difícil discernir los filamentos que sujetan la instalación, y es que Jackson ha cambiado Photoshop por el andamio con un resultado magnífico; unas imágenes que además de poner de manifiesto el debate entre lo real y lo ilusorio, demuestran un exquisito gusto por la composición estética de las mismas, además de apelar a las sensaciones más inquietantes para el espectador. «Emergent Behaviour» estará expuesta en la Miller Yezerski Gallery de Boston hasta el 23 de diciembre de 2016.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.