Fundación Vital acoge la exposición ‘Dulce monstruo de juventud’ de Alberto García-Alix

Hasta el próximo 23 de septiembre, la Sala Fundación Vital de Vitoria-Gasteiz acoge la exposición ‘Dulce monstruo de juventud’ de Alberto García-Alix, en la que el Premio Nacional de Fotografía 1999 recopila sus vivencias de los últimos 25 años.

'Mi primera noche en Italia' © Alberto García-Alix
‘Mi primera noche en Italia’ © Alberto García-Alix

Comisariada por Pablo Sycet Torres, la muestra se compone de más de un centenar de fotografías del fotógrafo leonés, dedicadas a su época de juventud, que transcurrió en el Madrid de las décadas de los 70 y 80. En palabras de Sycet, “Alberto García-Alix sublima, ennoblece y rescata del olvido con su mirada muchos objetos cotidianos, de esos que en su sórdida realidad dejan indiferentes al común de los mortales, pero que encierran una carga poética que tan solo Alberto parece atisbar y descifrar cuando se cruzan en su camino“.

Alberto García-Alix (León, 1956) es conocido especialmente por sus retratos profundos y directos, muchas veces crudos, que se caracterizan por su carga expresiva. Algunas de sus imágenes más icónicas se relacionan con la Movida madrileña y han servido para retratar con fuerza este movimiento cultural. La exposición permite explorar las muestras de identidad de García-Alix, cuya generación participó en uno de los momentos de mayor cambio social de nuestro país.

'Willy chutándose' © Alberto García-Alix
‘Willy chutándose’ © Alberto García-Alix

Asimismo, se ha editado un catálogo con una selección de imágenes de la exposición, acompañados por textos del propio Pablo Sycet y citas del crítico de arte y escritor Francisco de Rivas (1953-2008).

Más información en la web de Fundación Vital.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos.