El pasado jueves 13 de julio nos acercamos al Espai Fotogràfic Can Basté de Barcelona para asistir a la inauguración de la exposición «La meva gent, els meus paisatges» («Mi gente, mis paisajes»), donde el fotógrafo Joan Guerrero muestra los cambios sociales que ha vivido en su entorno.

Conferencia 'Vivencias de un fotógrafo' de Joan Guerrero © Albedo Media
El fotógrafo Joan Guerrero, el pasado 13 de julio en Barcelona © Albedo Media

Joan Guerrero, nacido en Tarifa en 1940, es uno de los máximos representantes de la fotografía social en nuestro país. A pesar de su origen andaluz, ha pasado la mayor parte de su vida en la localidad barcelonesa de Santa Coloma de Gramanet, a las orillas del río Besòs, a la que llegó en su juventud. Después de unos comienzos difíciles, pudo dedicarse al fin a la pasión de su infancia, y empezó a trabajar para la revista Grama poco antes de llegar a los 30 años de edad. Nacería así el fotoperiodista que hoy conocemos, que más tarde trabajaría en otros periódicos como El Periódico de Cataluña, Diario de Barcelona, El Observador o El País.

Conferencia 'Vivencias de un fotógrafo' de Joan Guerrero © Albedo Media
En la conferencia ‘Vivencias de un fotógrafo’ de Joan Guerrero © Albedo Media

Joan Guerrero repasó su trayectoria vital en la conferencia «Vivencias de un fotógrafo», celebrada en motivo de la inauguración de su exposición. En ella demostró su gran bagaje artístico, a través de constantes referencias a la música y el cine, que han estimulado continuamente su fotografía. Para Guerrero, la mejor escuela, es la universidad de la calle, aunque también es necesario aprender de los «grandes maestros» –que ahora tenemos fácilmente a nuestro alcance, recalcó–, que ayudan a sensibilizarnos. Puso el ejemplo del fotógrafo Sebastião Salgado, al que ser refirió como el «Beethoven de la fotografía».

La motivación interior es, sin embargo, lo más importante para Guerrero. «Ser mejor persona te hace ser mejor fotógrafo», manifestó. Su compromiso social con su entorno y sus barrios es patente en su fotografía, así como la necesidad de recordar aquellos momentos de transformación, que vivió tan de cerca, para que no queden olvidados. Ese afán por documentar es palpable en Guerrero, aunque siempre desde la humildad y la honradez: «todo el trabajo es válido si es honrado».

Exposición 'Mi gente, mis paisajes' de Joan Guerrero © Albedo Media
Exposición ‘Mi gente, mis paisajes’ de Joan Guerrero © Albedo Media

Para el fotógrafo de origen andaluz, uno de los motivos de la fotografía es informar: «la fotografía necesita de la palabra; no solo la hace andar, sino correr». De hecho, para Guerrero, la palabra es incluso más importante que la imagen:

«Un diario sin imágenes podría funcionar; un diario solo con imágenes no sería suficiente para informar» – Joan Guerrero

Joan Guerrero ha trabajado casi siempre localmente: no hace falta viajar muy lejos para mostrar buena fotografía, con emociones. El fotógrafo busca es tono agridulce en sus imágenes, «esa mezcla de ternura y dolor» a la que se enfrenta normalmente toda persona. El componente social es evidente; en casi todas sus fotografías aparece gente:

«Sin personas las fotografías parecen postales; son perfectas, y por eso carecen de vida» – Joan Guerrero

Exposición 'Mi gente, mis paisajes' de Joan Guerrero © Albedo Media
Exposición ‘Mi gente, mis paisajes’ de Joan Guerrero © Albedo Media

Durante su conferencia, Joan Guerrero estuvo también acompañado de su gran amigo David Airob, conocido fotoperiodista de La Vanguardia. Juntos recordaron el documental «La caja de cerillas«, donde Airob muestra, con gran emotividad, la trayectoria del fotógrafo andaluz.

Conferencia 'Vivencias de un fotógrafo' de Joan Guerrero © Albedo Media
Joan Guerrero, junto con David Airob, en la conferencia ‘Vivencias de un fotógrafo’ © Albedo Media

Airob aprovechó para hacer una crítica del actual panorama del fotoperiodismo, que atraviesa una de las crisis más agudas que se le conoce. Cada vez existen menos profesionales dedicados en este sector, que sucumbe a las mismas presiones económico-financieras que viven muchas empresas. La irrupción del llamado periodismo digital ha traído consigo muchas cosas buenas, pero también otras mucho menos envidiables, como la «cultura del clic» o el clickbait masivo, en detrimento de la calidad de la información. En efecto, muchos de los periódicos actuales están a merced de las presiones de sus grupos empresariales y de sus accionistas: «es necesario que el lector recupere el poder». Seguramente vivamos un cambio de modelo, en el que la gente esté de nuevo dispuesta a pagar por una información a la altura de sus expectativas.

Exposición 'Mi gente, mis paisajes' de Joan Guerrero © Albedo Media
Exposición ‘Mi gente, mis paisajes’ de Joan Guerrero © Albedo Media

La exposición «Mi gente, mis paisajes» se puede visitar gratuitamente en el Espai Fotogràfic Can Basté hasta el próximo 23 de septiembre. La exposición forma parte de una serie de eventos culturales organizados por Fujifilm España.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.