Korda Conocido Desconocido

KORDA: Fotógrafo de la Revolución
Casa de América presenta, hasta el 25 de enero, la exposición fotográfica “Korda Conocido Desconocido” del fotógrafo cubano Alberto Díaz Gutiérrez, mas conocido como «Korda».

Con más de 200 fotografías en su mayoría inéditas o expuestas por primera vez, sin manipulación de encuadre de los negativos, es decir, tal y como Korda captó la imagen.
Así se presenta una de las mayores retrospectivas fotográficas de la historia reciente de una revolución tan emblemática, criticada, odiada por unos y amada por otros como ha sido y es la Revolución cubana.

Coincidiendo con el 50 aniversario del triunfo de la Revolución cubana, Casa de América presenta una excepcional muestra dado que, rara vez se ha dado la ocasión de ver de una sola vez, las imágenes de momentos tan señalados como es el caso del triunfo de la Revolución cubana, la entrada de Fidel Castro en la Habana en 1959, o la visita del Papa Juan Pablo II a Cuba en 1998, entre otros.


© Korda. Visita a las Reinas de la radio de Nueva York. Primer viaje a Estados Unidos, 1959

Conocido Desconocido: Korda y las mujeres
Aunque gran parte de las imágenes que se exponen en esta muestra representen la vida de los cubanos y su revolución como registro histórico para Cuba y para el resto del mundo, también se muestran instantáneas llenas de candor y de belleza.
Las calles de La Habana, sus trabajadores, el Malecón, o los hoteles de lujo son lugares próximos al corazón y a la Leica de Korda con la cual expresa sus sentimientos y capta muy especialmente la belleza de la mujer cubana.

Korda trata y retrata a la mujer cubana con galantería y admiración. Una multitud de mujeres de todos los rincones de Cuba fueron fotografiadas por un fotógrafo galán, seductor y humano como lo fue Korda. Muchas de estas imágenes se pueden apreciar en las salas Frida y Diego de Casa de América.


© Korda. Jean Paul Sartre, Che, Armando Hart y Fidel, 1960


Algo de historia de la vida de Korda:

Alberto Díaz Gutiérrez, Korda, Nace en La Habana en 1928 y muere en París en 2001. En las palabras de la comisaria de la exposición, Cristina Vives y amiga del fotógrafo expresamos a continuación:

“gozó en vida de los mayores y mas internacionales reconocimientos como fotógrafo del llamado periodo “épico” de la Revolución Cubana. Fama ganada en particular, por la reproducción mundial de su fotografía del Che que durante 50 años ha sido asumida como emblema del humanismo revolucionario mundial.


 En 1998, en vida de Korda, y con motivo de una exposición de su obra en La Beneficencia de Valencia, España, escribí:
«Por casi diez años Alberto hizo, desde su óptica, el «retrato» de la Revolución; a la par que Studios Korda seguía su curso y crecían sus archivos con nueva publicidad, modelos y personalidades de toda procedencia.
Las imágenes que de la labor de Studios Korda durante 12 años conocemos hoy son sólo aquellas que pudieron ser rescatadas luego de la intervención de la propiedad por las autoridades revolucionarias el 14 de marzo de 1968, lo que implicó la pérdida, hasta hoy, de la mayor parte de sus archivos.
Algunas impresiones originales, fotocopias a partir de publicaciones de época, fotos en colecciones privadas o manos amigas, y por supuesto, los negativos correspondientes a su trabajo junto a Fidel y el Che, son los tesoros gráficos de su obra que hoy se conservan y que, en cifra tentativa, pudieran representar tan sólo el 20 % de los archivos totales. Lamentable capítulo en la historia cubana… y no sólo para la fotografía.
«A todas luces es ya imposible una mirada retrospectiva del trabajo de Alberto Korda. No podrá ser hecha una revisión integral de sus más de 40 años de fotógrafo. En cambio, lo disponible, merece todo esfuerzo para revalorizar una obra que es, en su totalidad, un importante legado de altísimo valor artístico e histórico. Todavía está por emprenderse el estudio más detenido de ese 20% de imágenes disponibles y darlas a conocer bajo una cuidadosa investigación y novedosa curaduría que las haga dialogar en un sentido más amplio y sin jerarquías extra-artísticas. Sólo entonces liberaremos a Korda del «peso» histórico de una sola foto»
Coincidencias históricas han hecho posible que 10 años después de este modesto texto, me sea posible pagar una deuda de gratitud a un amigo, a un gran artista y a la historia de la fotografía cubana, pues pude, por primera vez, revisar con ojos críticos y con perspectiva histórica, los más de 50.000 negativos atesorados en el Archivo Histórico del Consejo de Estado de Cuba -los archivos que se guardaban en los Studios Korda como «archivos de la Revolución»- ; así como consultar sus archivos personales, epistolario familiar, hacer entrevistas y, sobre todo, distanciarme lo suficiente del «fotógrafo» para adentrarme en «el hombre». Encontré en este proceso de investigación a un Korda».

Anteriormente a la Revolución, Korda ya trabajaba como fotógrafo. En 1954 funda los estudios Korda en el edificio de La Metropolitana , en la calle O`Really.
Fue en el mismo corazón de «El Vedado», el lugar elegido por Alberto y Luís Korda para recrear su “Habana”, del mismo modo que hiciera el escritor y guionista Guillermo Cabrera Infante en la magnifica novela “Tres Tristes Tigres”.


© Korda. Desfile de la Plaza de la Revolución, La Habana, 1º de mayo de 1962

Korda, nació en una familia humilde, su padre era un empleado ferroviario y su madre ama de casa, creció y se educó en un barrio de pescadores al oeste de la capital.
No había pues indicios que hiciesen pensar, que este muchacho de un barrio obrero de la Cuba de Batista llegara a codearse con la élite de la sociedad habanera a consecuencia de su oficio o profesión de fotógrafo.
Fue un fotógrafo de moda y de los que hicieron época, fotografió a un gran número de mujeres célebres del mundo. Como pago a su galantería, fue la belleza femenina uno de los ejes centrales de la obra del fotógrafo cubano que en un principio le dio prestigio y fama fuera de las fronteras de su Cuba natal.

Los Studios Korda eran pues un desfile de celebridades, desde modelos, artistas, financieros y toda la élite social que desfilaba por entonces en la Cuba de Batista. Una Cuba por la que Korda no se dejó impresionar.
Cuando llego la Revolución, Korda no tiene ninguna duda en cambiar el mundo de el lujo y la fascinación por el de los guerrilleros y combatientes de la Revolución.
De las mujeres vestidas de sedas y lujosos ornamentos pasó a fotografiar a las mujeres cubanas ataviadas con el famoso uniforme que se impuso como símbolo revolucionario el cual, constituyó toda una estética en el modo de vestir de muchos jóvenes que así contribuían a identificarse con la Revolución cubana.


Primera celebración del 26 de julio, tras el triunfo de la Revolución. La Habana, 1959. © Korda

El triunfo de la Revolución cubana tuvo un gran impacto a nivel mundial, dado que se abría un halo de esperanza hacia la libertad y la igualdad humana. Por otro lado la economía capitalista y los sectores mas conservadores a nivel mundial, no tenían esa misma impresión. Es por ello que la prensa demandaba mucha información de este emblemático lugar del Caribe. Korda supo componer un buen dossier visual, un reportaje de lo que Cuba, Fidel, y la Revolución querían mostrar al mundo. Korda supo captar como nadie el espíritu de la Revolución cubana. Desde ese momento Korda acompaño a Fidel Castro en todo momento como fotógrafo de la Revolución.


© Korda. Fidel visita un pozo de petróleo en Jatibonico, Las Villas, 1960

Hacia 1969 Korda proyecta fotografiar otra de sus pasiones que es, junto a las mujeres, el mar. Como un gran deportista que fue, se sumergía en las profundidades marinas de todo el Caribe cubano para fotografiar los fondos marinos como objeto de investigación, trabajo que a su vez le llevó a encontrar otra fuente de inspiración creativa.

El 25 de mayo de 2001, a los 72 años de edad murió Alberto Korda. Fidel asistió a su entierro y pregunto: “Díganme, realmente ¿como murió?” Cuando hubo conocido los detalles, Castro concluyó “ese era Korda”.


Catálogo de la exposición

Para la conmemoración de esta exposición La Fabrica ha editado un extraordinario libro con el mismo título de la exposición: Alberto Korda. Conocido y desconocido
La edición de este libro corresponde a la comisaria de la exposición Cristina Vives y al editor Mark Sanders.
Cristina Vives, es a su vez una destacada crítica de arte independiente. Reside y trabaja en la Habana. Es representante de artistas cubanos y coautora de la antología «Memoria: Artes visuales cubanas del siglo XX» (California Internacional Art. Fundation, Los Angeles, 2002). Fue durante largos años estrecha colaboradora y amiga de Alberto Korda.
Mark Sanders es editor jefe de la destacada revista de arte, moda y diseño «Another Magazine». Reside y trabaja en Londres.


Autoretrato © Korda

Este libro, recoge las andaduras de toda la trayectoria artística y humana del fotógrafo Korda, poniendo especial énfasis en la moda, la Revolución y otros temas de la sociedad cubana.
Conocido Desconocido es un gran libro, es un reconocimiento a los ideales estéticos y morales de Korda, al ideal de belleza de quien dijo poco antes de morir: “Yo he amado la belleza de la mujer tanto como la belleza moral de la Revolución”.

Este libro ha tenido el apoyo de su hija Diana Díaz, responsable del legado de Alberto Díaz. Todas las fotografías que aparecen en esta publicación han sido reproducidas bajo el cuidado y supervisión del fotógrafo José A. Figueroa, quien durante los años 60 fuera el asistente de Korda.


© Korda. Recorrido por el Escambray. Las Villas, 1966

Casa de América, Salas Frida y Diego
Entrada por Calle Marqués del Duero, 2 -Madrid
Horario: De lunes a sábado de 11:00 a 20:00 h. Domingos y festivos de 11:00 a 15:00 h
Entrada gratuita

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.