Korda, Transatlántica y Lola Álvarez Bravo

PHE15 – A la espera de la inauguración oficial, que tendrá lugar este miércoles, PhotoEspaña comienza la semana con la presentación de varias exposiciones de la sección oficial, en sus sedes del Museo Cerralbo, Casa de América y, por supuesto, el Circulo de Bellas Artes.

El estilo barroco del Museo Cerralbo acoge la exposición de Korda, retrato femenino, 60 fotografías en blanco y negro, fechadas entre 1952 y 1960, además de una pequeña selección que realizó en Sao Paulo, en Diciembre del 2000, cinco meses antes de morir. Según Ana Berruguete, comisaria de la exposición, “Korda era ante todo un retratista, y aprendió a utilizar la cámara retratando a la mujer”.
Sus imágenes, sensuales y elegantes, imitaban el estilo publicitario norteamericano de los años cincuenta, aunque influenciado por artistas como Richard Avedon e Irving Penn, Korda tenía un estilo propio donde el tratamiento de luz en exteriores y el uso de escenarios poco habituales en la fotografía de moda, rompían con el prototipo de imagen publicitaria cubana de la época.


	 Lo que más le gustaba a Korda eran “las mujeres, el ron y la revolución, por ese orden”, afirmó Berruguete.

Lo que más le gustaba a Korda eran “las mujeres, el ron y la revolución, por ese orden”, afirmó Berruguete.
 

A Korda, “a pesar de ser un fotógrafo de moda, o precisamente por eso”, explicó Berruguete, se le encargó fotografiar la revolución cubana en 1959, en los que sustituyó a la mujer por los líderes de la revolución, «Korda se limitó a sustituir a sus modelos por los nuevos líderes, manteniendo esa estética basada en la imagen informativa, pero, al mismo tiempo, simbólica, de la fotografía más comercial». Modelos como Nidia Ríos y Norka, su segunda esposa, dejan paso a campesinas y revolucionarias, con las que continúa su pasión de retratar la belleza femenina.

<img class="size-full wp-image-132075" src="https://www.albedomedia.com/wp-content/uploads/2015/06/dslrmagazine_phe2015_01.jpg" alt="
Korda fue criticado en Cuba por publicar algunos retratos de mujeres semidesnudas en la revista Carteles.» width=»500″ height=»375″ />
Korda fue criticado en Cuba por publicar algunos retratos de mujeres semidesnudas en la revista Carteles.

Esta exposición no hubiese sido posible sin la ayuda de Diana Díaz, que se refirió a su padre como “un transgresor al que todo lo que hacía se le miraba con lupa”. Diana recordó la incautación de los Studios Korda (fundados por el fotógrafo junto a Luis Pierce en 1954), por el gobierno revolucionario en 1968, que confiscó todos los negativos y equipos. Llevados a un paradero desconocido, solo se recuperaron los dedicados a la Revolución. Según Diana “el resto puede estar en algún sitio, no perdemos la esperanza de que se encuentren”.


	 Diana Díaz, junto a uno de los retratos de su madre, Julia, que nunca antes se habían expuesto al público.

Diana Díaz, junto a uno de los retratos de su madre, Julia, que nunca antes se habían expuesto al público.

Casa de América también participa este año en PhotoEspaña con la organización de la exposición colectivaTransatlántica. Latinoamérica es un pueblo al sur de Estados Unidos, comisionada por La Fábrica y La Silueta.
Casi 100 artistas componen esta heterogénea dosis de múltiples fotógrafos, elegidos a través de Trasatlántica, el programa de actividades que PhotoEspaña ha desarrollado en Iberoamérica desde 2008. La exposición está estructurada a través de una lista de canciones de grupos musicales como Mano Negra o Los Fabulosos Cadillacs, incluso el título de la muestra, hace referencia a una canción del grupo chileno Los Prisioneros.


Andrés Fernández, comisario de la exposición, junto a María García Yelo, valoró la muestra como un indicador del estado de ánimo de Sudamérica, destacando el orgullo, y la complejidad de la identidad latinoamericana.

El Circulo de Bellas Artes, una de las sedes más importantes de PhotoEspaña, propone este año su propio “micro festival”, afirma María García Yelo, directora del PhotoEspaña, que muestra la diversidad de la fotografía latinoamericana a lo largo del tiempo.

La sala Goya recoge la obra de Lola Álvarez Bravo, una fotógrafa, que aunque famosa en México, a nivel internacional ha estado eclipsada por la obra de su marido. La muestra da la oportunidad de conocer a una artista, “considerada una de las mejores retratistas del siglo XX” y junto a su marido, pionera de la fotografía en su país.


James Oles, comisario de la exposición, destacó los retratos de personalidades como Frida Kahlo, Octavio Paz, Diego Rivera o Cartier Bresson, y sus experimentos con el fotomontaje y los murales.  

Otra de las exposiciones destacadas de la sección oficial, que se puede encontrar en el Círculo de Bellas Artes, es Kinderwunsch de Ana Casas Broda. La sala Picasso acoge diferentes soportes para mostrar este proyecto, resultado de 7 años, que ya ha visto la luz en forma de libro, donde la fotógrafa granadina explora, como ella misma explica, el “proceso contradictorio, la transformación de la identidad, donde hay muchas capas complejas que tienen que ver con el hijo, la propia infancia, los cambios en el cuerpo, el desnudo y la sensualidad”.


Casas Broda examina en Kinderwunsch, organizada por la Fundación Televisa, las diferentes contradicciones que se experimentan con la maternidad.

Por último, en la Sala Minerva del Círculo, se puede ver En la mirada del otro. Fotografía histórica de Ecuador: La irrupción de la Amazonia. Diversas imágenes, que nunca habían salido de Ecuador, muestran, como señala su co-comisario, Julio Cesar Abad Vidal, como “la fotografía y la colonización son procesos sincrónicos, donde la fotografía justifica la colonización, convirtiéndose así en proceso de legitimación”.


La muestra contiene retratos de fines del siglo XIX y principios del XX que resaltan la influencia de la explotación económica y la religión entre la población indígena de Ecuador.
       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.