La globalización, el cambio climático, y las desigualdades cada vez más acentuadas entre diferentes zonas del planeta son las causas principales de lo que para muchos es un problema que atajar y para otros una solución: La inmigración y emigración de seres humanos. Huelga decir que es un tema extensamente analizado por multitud de artistas a lo largo de la historia. Pero lo que hoy nos ocupa es una vuelta de tuerca más, un análisis diferente sobre este hecho cada vez más presente en nuestro día a día.

El Centro Cultural Conde Duque exhibe, desde el 3 de Junio y hasta el 4 de Septiembre, una muestra que recoge diferentes puntos de vista sobre la migración: “¡A las puertas del paraíso! Ensayo fotográfico sobre el migrante, el nómada, el exiliado, el refugiado, el apátrida…”. Una exposición que recoge los trabajos de varios artistas, entre los que destacamos a Annick Sterkendries, Juan Valbuena, y Peter Knapp, entre otros, que han decidido mostrar su visión sobre este asunto al espectador.

Puertas_Paraiso_02
Photographie R. Capa, VU N°465, Avec les exilés d’Epagne, 10 février 1937 © Collection Musée Nicéphore Niépce

Al entrar en la exposición nos encontramos con un espacio bastante amplio, donde las obras están espaciadas entre sí y en un perfecto orden narrativo. El primer conjunto que nos encontramos en la muestra es propiedad de Mathieu Pernot (Francia, 1970), artista históricamente comprometido con el problema migratorio, y famoso por sus series de fotografías a comunidades de etnia gitana y pueblos nómadas en el sur de Francia.

Pernot logra algo que pocos consiguen: Cambiar el punto de vista del espectador. Gracias a unas sobrecogedoras imágenes de lo que parecen cadáveres en la frontera francesa y en campos de retención inmigrante, consigue impactar al espectador jugando con el dualismo de lo que parece ser y lo que es realmente. Lo que parecen cadáveres, finalmente se trata de personas protegiéndose del frío, ayudándose de lo primero que encuentran (en este caso, pedazos de plástico) para atemperarse y no morir congelados esperando su entrada en el país. Asimismo, para seguir ayudándonos a cambiar la perspectiva y valorar en su justa medida la valentía de un migrante para salir de su país hacia algo desconocido, Pernot nos aporta una pieza que tiene más de realismo que de ficción. Se trata de un cuaderno, manuscrito por un expatriado africano, en el que él mismo anota las expresiones típicas y frases hechas que le ayudarán a sobrevivir en un país francófono completamente diferente al suyo. Es un estudio sobre la evolución del lenguaje, pero también sobre la sempiterna lucha entre el ser extranjero y sentirse acogido en un país extraño.

Detalle de la exposición. Foto: Mario Sánchez ©
Detalle de la exposición. Foto: Mario Sánchez ©

Otro punto de vista que analizar es el del francés Antoine D’Agata. En su serie “Oddyseia”, el autor nos habla de, quizá, uno de los momentos más angustiosos en la vida de un migrante: la espera. Sí, esa concatenación de minutos, horas y días llenos de angustia en las que no se sabe muy bien cómo se ha de reaccionar o qué cabe esperar. Mediante una instalación en la que intercala vídeo con imágenes sin movimiento y textos, el fotógrafo galo hace ver una realidad, cruda cuanto menos, a la que no solemos prestar atención. Familias divididas, personajes solitarios… Todos tienen cabida en una situación aparentemente tranquila, sin exaltaciones. Se trata de mostrar el día a día de un migrante, la cotidianidad del nomadismo. Asediados por la intriga y la desesperación y en busca de una hipotética protección, el migrante deja de ser una persona para convertirse en una figura yaciente, casi un muerto.

ODYSSEIA. Bulgaria. Pystrogor and Sofia, Ovcha Kupel. 2013.
ODYSSEIA. Bulgaria. Pystrogor and Sofia, Ovcha Kupel. 2013.

Annick Sterkendries, fotógrafa belga, en su serie “Posture Imposture” (2014-2015) quiso retratar el movimiento migratorio como si el de unas aves se tratara. A fin de cuentas, no hay tantas diferencias entre los movimientos migratorios animales con el de los humanos, de hecho hay bastantes similitudes. Ambas especies cambian de vivienda por necesidades incontrolables. El hambre, el clima más favorable, Queriendo vivir la situación de primera mano, Sterkendries se armó de valor y se introdujo en numerosos puertos marinos, focos de llegada de la inmigración, a lo largo y ancho de todo el continente europeo. Allí, consiguió empatizar con los habitantes de aquellas zonas, estableciendo así una relación cordial en la que los sujetos retratados no sólo no se sentían incómodos por aparecer en las imágenes, sino que se prestaban a hacerlo deliberadamente. Para destacar aún más el símil entre humanos y aves, Sterkendries decidió crear una máscara de pájaro con diferentes colores, que usarían los modelos fotografiados para posar en las imágenes. De esta forma preservarían su identidad y ayudarían a la artista a mostrar su trabajo como deseaba.

Annick Sterkendries, Posture Imposture, Serres, Almeria, 10‐2014 © Annick Sterkendries
Annick Sterkendries, Posture Imposture, Serres, Almeria, 10‐2014 © Annick Sterkendries

Otro de los artistas de la muestra es el suizo Peter Knapp. Su colaboración para esta exposición es breve, pero majestuosa a la vez. El fotógrafo sólo expone dos imágenes, en formato panorámico, y extremadamente grandes, que recogen una dualidad bastante impactante en una ciudad tan cosmopolita como París.

Se trata de un pequeño barrio, a orillas del Sena, en el que algunos homeless han establecido su vivienda. Pequeñas casitas de madera, reforzadas con cartones, pero que consiguen su objetivo: Resguardar de las inclemencias del tiempo a sus habitantes. Knapp se sintió atraído por este “barrio”, dado que la sensación que transmite la imagen es de cercanía, amabilidad e incluso felicidad pese a llevar una vida pobre y dura. Parece que, siempre y cuando estas personas tengan ese pequeño techo bajo el que cobijarse, no necesitan mucho más para ser felices. Pero la otra cara de la moneda es también una bonita panorámica, localizada en el mismo sitio pero con un cambio radical en la imagen; un año después de la primera fotografía, el gobierno ha decidido tirar esas casas manufacturadas abajo con todo lo que ello supone. La sensación de vacío que evoca la imagen, sobre todo después de haber visto la anterior, es sobrecogedora. Bien es verdad que el levantamiento de esas chabolas es ilegal, pero lo que Knapp nos plantea es si no es más ilegal el hecho de dejar a gente sin hogar. Reflexionar sobre esa idea es el objetivo de las dos piezas de la muestra.

Las imágenes panorámicas de Peter Knapp. Foto: Mario Sánchez ©
Las imágenes panorámicas de Peter Knapp. Foto: Mario Sánchez ©

El español Juan Valbuena , con su obra “Salitre”, también participa en la exposición analizando un tema que, no por no haber sido tratado en demasía significa que desconozcamos. Hablamos de los “Pisos-patera”, es decir, los habitáculos donde residen inmigrantes que han llegado a España a través de una barcaza surcando el mar desde África. Pero esta vez el artista ha pasado el timón del protagonismo a ellos mismos, a los inmigrantes, que son los creadores de las piezas y que no resumen más que sus propias vivencias. La instalación consta de una serie de imágenes, protagonizadas por los propios migrantes, en las que podemos diferenciar notas manuscritas, fotografías bajo la nieve o incluso de algunos familiares que continúan en sus países de origen. Pero el trabajo de Valbuena es aunarlo, pedir que cuenten su experiencia a través de un libreto, y mostrar al espectador el lado más humano de una situación, cuanto menos, difícil.

Detalle de "Salitre", de Juan Valbuena. Foto: Mario Sánchez ©
Detalle de «Salitre», de Juan Valbuena. Foto: Mario Sánchez ©

 

En la muestra podemos encontrar muchas más obras de multitud de artistas diferentes, que analizan la inmigración desde diferentes puntos de vista. Quizá uno que como españoles nos cueste ver, es el de la emigración nacional durante la Guerra Civil. En la exposición podemos admirar revistas originales de la época, que recogen, entre otras, famosísimas imágenes del conflicto bélico español, como “Muerte de un miliciano”, de Robert Capa. También encontramos anaglifos, con sus correspondientes gafas rojas y azules para ser disfrutados, e incluso la proyección del film “El éxodo de un pueblo”, de Louis Llech y Louis Isambert, que narra el éxodo del bando republicano español desde los Pirineos orientales hasta los campos de internamiento.

Anaglifos pertenecientes a la muestra. Foto: Mario Sánchez ©
Anaglifos pertenecientes a la muestra. Foto: Mario Sánchez ©

¡A las puertas del paraíso! Ensayo fotográfico sobre el migrante, el nómada, el exiliado, el refugiado, el apátrida…” es una invitación a la reflexión de un problema global que nos aborda al primer, al segundo y al tercer mundo. Del 3 de Junio al 4 de Septiembre en el Centro Cultural Conde Duque de Madrid.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.