Martin Parr; bienvenidos a Belfast

Durante este año han sido muchos los viajes del fotógrafo británico Martin Parr a Irlanda del Norte. Estos viajes, encomendados por la plataforma «Belfast Exposed«, han tenido como objetivo documentar la industria del turismo del país británico. Una industria creciente que Parr ha conseguido mostrar a través de su habitual mirada, capaz de hablar con belleza de lo mundano caminando de la mano de lo absurdo.

La ironía siempre presente en las imágenes de Martin Parr. Sandy Row bonfire. Belfast, Northern Ireland. ©Martin Parr
La ironía siempre presente en las imágenes de Martin Parr. Sandy Row bonfire. Belfast, Northern Ireland. ©Martin Parr

Los expertos auguran malos tiempos para el turismo irlandés después del éxito del referéndum del Brexit. Cierto es que, en el caso de Irlanda del Norte, los problemas que esta decisión podría suponer a la población no han sido lo suficientemente atendidos. A las pocas horas de la votación, el nacionalista irlandés Martin Mcguinness, viceministro del país desde 2008, llamó a la población a otro referéndum sobre la reunificación irlandesa sin demasiado éxito en la propuesta. La libertad con la que los ciudadanos irlandeses cruzan las fronteras entre las dos irlandas se podría ver bastante afectada, con el declive económico consecuente para los dos países.

"A night to remember". A las 11:40 P.M, un minuto de silencio recuerda el impacto del Titanic con el iceberg que lo destruyó. ©Martin Parr
«A night to remember». A las 11:40 P.M, un minuto de silencio recuerda el impacto del Titanic con el iceberg que lo destruyó. ©Martin Parr

Una economía que tras el Acuerdo del Viernes Santo de 1998 no ha dejado de crecer debido principalmente a dos razones: la creación del Titanic Belfast Centre, un espacio expositivo situado en los mismos muelles donde zarpó el Titanic, y en el que el público puede conocer más de cerca los entresijos del siniestro marítimo más famoso de la historia. Y en segundo lugar a los los «Trouble Tours«, que consisten en un repaso geográfico in situ de las zonas de conflicto más famosas durante la guerra de guerrillas que allí tuvo lugar.

Y eso es lo que Martin Parr trata de mostrar con la ayuda de su cámara. Con su explícita mirada y su característica forma de fotografiar, el británico consigue imágenes potentes que cabalgan entre la ironía y la crítica. Totalmente anacrónicos, podemos observar a los visitantes que acuden a este museo del Titanic ataviadas con vestidos de la época, disfrutando allí dentro de la comida «first class» que se sirvió a los tripulantes del barco en 1912.

Bus turístico pasando por la vieja prisión de Crumlin Road Gaol. Belfast, Northern Ireland. ©Martin Parr
Bus turístico pasando por la vieja prisión de Crumlin Road Gaol. Belfast, Northern Ireland. ©Martin Parr

También veremos turistas que recorren la ciudad en autobuses descapotables y que no parecen conocer la fama del mal tiempo constante, con la frustración que aquello conlleva. Imágenes bien cargadas de mensajes, a veces irónicas y a veces serias, que trascienden más allá de la plasticidad y que muestran cómo funciona el turismo de un país recientemente recuperado de una situación muy compleja. El célebre miembro de la Agencia Magnum vuelve a mostrarnos su particular sentido del humor a través de las imágenes, resaltando la decadencia de la vida cotidiana y a esos turistas retratados en una misma corriente de aburrimiento y banalidad.

La muestra comenzará el próximo 14 de octubre, estará comisariada por el mismo Martin Parr y ha contado con la colaboración del Belfast City Council y el Arts Council Northern Ireland, enmarcado dentro de la plataforma artística Belfast Exposed que organiza y coordina eventos expositivos en la ciudad irlandesa.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.