Nobuyoshi Araki: Ojo Shashu

Photography for the After Life: Alluring Hell. FOAM Amsterdam – No podíamos dejar pasar la oportunidad de visitar la última exposición de Nobuyoshi Araki (Tokio 1940). Una de las figuras clave de la fotografía de la segunda mitad del Siglo XX y sin duda uno de los fotógrafos japoneses más reconocidos internacionalmente, si no el que más.

Podríamos comenzar escribiendo sobre su biografía y personalidad, sobre el carácter innovador de su estilo dentro del medio, sobre las polémicas generadas por sus fotografías, sobre su manera de entender la fotografía y la vida. Podríamos quedarnos en la superficie o teorizar interminablemente sobre las temáticas recurrentes dentro de su obra, sobre cualquier otro aspecto de ella, de su persona o del “personaje” creado por él mismo. Araki, da para ello y para mucho más.

Hablar en profundidad de Araki, se nos antoja una tarea inabarcable, casi como el conjunto de su obra, por ello nos centraremos en la exposición “Ojo Shashu – Photography for the After Life: Alluring Hell” que tuvo lugar en Amsterdam del 19 de diciembre de 2014 al 11 de marzo de 2015, la cual tuvimos la suerte de visitar justo antes de ser clausurada.

El título hace referencia a uno de los libros de budismo japonés más influyentes, “Ojoyoshu”. Escrito en el año 985, destaca por su descripción del cielo y la tierra, lo cual concuerda bien con el carácter dual tan presente en la obra del japonés, pero sobre todo con la dualidad Vida (sexo) y Muerte. La muestra ha sido comisariada por el propio Araki y Foam Amsterdam, con la colaboración de la galería Alex Daniëls / Reflex Amsterdam.

La exposición tiene caracter de retrospectiva, y aunque no se denomine explícitamente de esta manera, claramente supone un repaso a toda su obra. Sin embargo y probablemente debido a la inagotable energía que le caracterizó desde sus comienzos como fotógrafo, a mediados de la década de los sesenta, y al carácter prolífico de su obra, no todas sus series y trabajos están presentes en la exposición.
El tono de la muestra está inevitablemente marcado por una cierta melancolía. Araki, de 76 años de edad, se encuentra en el otoño de su vida y es consciente de ello. Su trabajo ha sido siempre un reflejo, o más apropiadamente, un diario de su vida, de sus sentimientos y de sus experiencias más personales. Araki es uno de los fotógrafos pioneros en el género del “I” photography, es decir, la fotografía como diario íntimo y personal, Nan Golding sería otro de los referentes de este tipo de fotografía.

Exposición de Nobuyoshi Araki en La Fábrica Galería © Albedo Media, S.L.
Exposición de Nobuyoshi Araki en La Fábrica Galería © Albedo Media, S.L.

La exposición no sigue un orden cronológico. Comienza con su última serie, “qARADISE”, de la cual ya tuvimos oportunidad de ver un adelanto en Madrid, hace un par de años, en La Fábrica Galería. (arriba)

qARADISE, 2014 © Courtesy Nobuyoshi Araki in collaboration with Galerie Alex Daniëls Reflex Amsterdam
qARADISE, 2014 © Courtesy Nobuyoshi Araki in collaboration with Galerie Alex Daniëls Reflex Amsterdam

[Clic sobre la imagen para ampliar]

Su última serie, está formada por bodegones en los que los que las flores vuelven a ser protagonistas en su trabajo. Araki, es conocedor del arte del arreglo floral japonés, “Ikebana” y también del significado que desde tiempos inmemoriales ha acompañado a las flores en todo tipo de celebraciones. Araki explora en series anteriores la belleza de sus formas, y acercándose cada vez más, fotografía series de “close ups “ del centro de la flor, estableciendo analogías con la forma del sexo femenino, origen de la vida y entrada a un mundo misterioso.
Existen numerosas variantes sobre esta temática en toda su obra, pero en esta serie los tradicionales arreglos florales japoneses, que pudieran representar el paraíso, conviven en un limbo de fondo negro con muñecas mutiladas y con sus omnipresentes monstruos y dinosaurios de plástico. El resultado es una especie de paraíso-infierno con figuras grotescas, que inevitablemente genera ciertas asociaciones con la obra del holandés Hieronymus Bosch.

La exposición continúa con las series “SENTIMENTAL JOURNEY / WINTER JOURNEY”.

“Sentimental Journey”, título de la serie y de su primer libro, no es, sin embargo su primer trabajo, pero si el que significaría el empujón definitivo de su carrera.
Tras su periodo de estudiante en el departamento de fotografía de la facultad de ingeniería de la universidad de Chiba, entra a trabajar en la conocidaagencia de publicidad “Dentsu” donde conocería a su futura esposa, Yoko.

Publicado en 1971, documenta su viaje de luna de miel. Comienza con su fotografía de boda, a la que le suceden el resto de fotografías íntimas de la pareja durante su viaje. Fotografía a Yoko en el tren, durmiendo, practicando sexo, cepillándose los dientes… Las fotografías de Araki en “Sentimental Journey” destilan un gran sentimiento de amor por su esposa, es un trabajo profundo y emotivo. En el documental “Arakimentary” la cantante islandesa Björk lo califica como: “ the most monogamous, true love on a highest level”.

Sentimental Journey/Winter Journey, 1971/1990 © Courtesy Nobuyoshi Araki
Sentimental Journey/Winter Journey, 1971/1990 © Courtesy Nobuyoshi Araki
[Clic sobre la imagen para ampliar]

Con el apoyo de Yoko, que llegó a llevar y vender copias del libro entre sus compañeros de trabajo, Araki se decide a dar el salto y dejar la agencia Dentsu, la cual supuso un importantísimo aprendizaje, para convertirse en un fotógrafo freelance profesional. Araki siempre consideró este trabajo como su verdadero punto de partida, como él dice: su declaración oficial como fotógrafo profesional.

En “Sentimental Journey” hay un par de fotografías que para Araki son simbólicas de lo que fatalmente sucedería en 1990, la muerte de su esposa. Una de ella es una imagen de Yoko durmiendo recostada en posición fetal en una barca, que Araki asociaría posteriormente con la transición del mundo de los vivos al de los muertos, y otra de un banco de piedra que asemeja a un féretro. Araki afirma que todo lo que finalmente acontecería ya estaba latente en su primer libro, su luna de miel fue un viaje hacia la muerte.

La muerte aparece por primera vez en la vida de Araki con la defunción de su padre, de quien tomo la afición a la fotografía, y posteriormente con la de su madre. En el funeral, Araki realizó un retrato de su madre, para como él afirma, plasmar en una fotografía la elegancia absoluta. Araki fue capaz en esta ocasión de fotografiar la muerte, algo que no se vio capaz de realizar con la muerte de su padre.

Durante la enfermedad y posterior muerte de Yoko, Araki fotografiaría dolorosamente todo el proceso, para dejar constancia en forma de diario, de las flores que le regalaba en el hospital, las comidas que tomaban, la última vez que estrechó su mano en vida. Esas fotografías formarán parte y serán publicadas un año después en “Sentimental Journey / Winter Journey”, título con el que Araki asocia el invierno con la muerte. Una de las últimas fotografías de la serie es una de Yoko en el ataúd totalmente cubierta de flores, junto a ella, el libro recién publicado por Araki en el cual “Chiro”, el gato de Yoko es el protagonista.

Sentimental Journey/Winter Journey, 1971/1990 © Courtesy Nobuyoshi Araki
Sentimental Journey/Winter Journey, 1971/1990 © Courtesy Nobuyoshi Araki
[Clic sobre la imagen para ampliar]

La última fotografía del libro muestra a Chiro saltando sobre la nieve en la terraza. Para Araki esta fotografía simboliza lo que, a través de Chiro, Yoko pretendía trasmitirle: “No te hundas en la tristeza, muévete”

La muerte de Yoko fue un duro golpe para Araki, quien se fotografiaría junto a el retrato de su mujer en varias ocasiones. En esta época comenzará a fotografiar el cielo desde su terraza de Tokio, como si de esta manera pudiese volver a verla, ejercicio que no ha cesado de realizar hasta la actualidad. Esta época está representada en la exposición con dos series “SKYSCAPES, 1990” y “EASTERN SKY, 2013”. La primera son fotografías en blanco y negro pintadas de vivos colores, mientras que la segunda son fotografías de cielos dramáticos y nubes en un riguroso y contrastado blanco y negro.

La siguiente serie, “DIARY” parece intentar descargar el tono trágico y triste de la muerte de Yoko. Las paredes de la pequeña sala que alberga “Diary” está cubierta de fotografías hasta el techo. Estas fotografías, alrededor de 500, representan e inciden en el enfoque autobiográfico de su obra. Araki es de los fotógrafos que siempre lleva, al menos una cámara siempre consigo y que fotografía todo lo que sucede a su alrededor. En esta sala nos muestra varios autoretratos junto a personalidades como Benedik Taschen, Daido Moriyama, Jürgen Teller, e incluso Miquel Barceló, y muchas fotografías de sus característicos desnudos, y como no podía ser menos bellas fotografías de su modelo favorita, Kaori.

La muestra continúa con “IMqOSIBLE”, otra pequeña sala con cientos de fotografías instantáneas pegadas a las paredes formando un gigantesco collage de imágenes, retratos, bodegones, instantáneas eróticas, Araki es un gran amante de la espontaneidad y el “snapshot” en fotografía y prueba de ello son las miles de Polaroids que tomó. Ahora que la película instantánea Polaroid dejó de fabricarse, continúa fotografiando con película “Impossible” sin importarle realmente la falta de calidad que inicialmente tenía y sigue teniendo esta película, especialmente la película monocromática “Cyan” y “Magenta”.
Pero Araki no es ningún purista y es capaz de revertir los defectos de la nueva película instantánea para convertirlos en virtudes a través de su expresividad y proceso creativo. Para él la fotografía es sinónimo de reproductibilidad, es la antítesis del “momento decisivo” de Cartier-Bresson. Pareciera que tratara de asirse a la vida y de capturarla disparando miles y miles de instantáneas y editando y publicando libros constantemente, más de 450 libros de fotografía publicados, algunos de los cuales están expuestos en la biblioteca de FOAM Amsterdam.

“SATCHIN AND HIS BROTHER MABO” nos retrotrae a los comienzos de Araki como fotógrafo. Esta serie realizada en 1963 en el barrio popular de Shimatachi de Tokio, donde el mismo Araki, hijo de un artesano aficionado a la fotografía creció. Este trabajo le hizo merecedor del premio “Taiyo Price”, el cual representó su primer reconocimiento como fotógrafo. En esta serie se aprecia la influencia que el neorrealismo italiano ejerció sobre el joven Araki. La serie documenta un grupo de niños enfrascados en sus juegos, cuando los niños aún jugaban en la calle y un tirachinas era la posesión más preciada.
Entre todos los niños destaca el pequeño Satchin por su osadía, pareciera que Araki reconoce en el chiquillo cualidades en común con su propia niñez en el Tokio devastado por la segunda guerra mundial, y toma expresivos retratos y fotografías en el más puro estilo documental. No debemos olvidar que estos años formaban parte aún de la época dorada del fotoperiodismo, con agencias como Magnum Photos representando los valores de la fotografía humanista y el rigor del fotoperiodista. Todavía no habían aparecido otros “usos” de la fotografía como la del diario o documentación subjetiva, por la que a Araki se le reconoce pionero. Las fotografías más conocidas de esta serie son en blanco y negro, pero la exposición nos muestra también unas fotografías en color muy poco conocidas.

La muestra continúa con “SUBWAY”, serie finalizada en 1972, donde el joven fotógrafo apunta su cámara, cada día en su trayecto en metro al trabajo, a los pasajeros que se sientan frente a él. Disparando desde el regazo, para pasar desapercibido. Araki pretende simbolizar la transición del Japón tradicional a la modernidad, y para ello el nuevo medio de transporte es el vehículo ideal. De nuevo aparece la dualidad en su obra, tradición – modernidad, y también la tristeza con la que Araki asocia a Tokio, la cual ya intentó reflejar en una temprana colección de rostros. En esta serie, que se muestra en dos hileras de fotografías de pequeño tamaño en blanco y negro, destacan los cuerpos rendidos por el cansancio de la jornada laboral, los rostros agotados e inexpresivos, la alienación del estilo de vida moderno y la creciente influencia cultural occidental, y más concretamente norteamericana, cae sobre los habitantes de Tokio, y por extensión de Japón.

“SENTIMENTAL JOURNEY / SPRING JOURNEY” – “CHIRO, LOVE, DEATH”

La muerte vuelve a llamar a la puerta, veinte años después del fallecimiento de su esposa, para llevarse a Chiro, el gato de Yoko. Con la muerte de Chiro desaparece el nexo vivo que le unía a Yoko. Araki documenta la decadencia física del animal y le fotografía en expresivos retratos, llenos de humanidad. Fotografía cada  momento del proceso, que inevitablemente asociará a su propia decadencia física. La melancolía y tristeza latente en toda su obra reaparece de nuevo. Con esta nueva serie Araki cierra la trilogía “Sentimental Journey”

“si no hubiera tenido la fotografía, no tendría absolutamente nada. Mi vida gira en torno a la fotografía, la vida misma es fotografía” Araki.

En opinión de Araki un hombre nunca debe mostrar su tristeza, debe mantenerla en su interior, nunca debe parecer patético. La tristeza es sólo una parte de una dualidad, y la otra parte, la alegría de la vida, la celebración del sexo es por lo que la fotografía de Araki ha alcanzado mayor fama. Las polémicas suscitadas por sus fotografías más eróticas al ser expuestas por primera vez en Europa entre círculos feministas y conservadores, sólo juzgan su trabajo de forma superficial, sin lograr entender que esa obscenidad por la que le critican no es nada más que un espejo donde ver reflejados todos sus complejos, prejuicios y quizás su doble moral.

Las últimas series de la muestra “ALLURING HELL” y “KIMBAKU” muestran la faceta por la que Araki es más conocido.

“Kimbaku” es el arte japonés del bondage y Araki es famoso por fotografiar mujeres atadas o colgadas del techo. Son fotografías con una gran carga erótica, pero al mismo tiempo muestran un rasgo psicológico de algunas mujeres. En cada una de ellas su rostro refleja emociones y sentimientos muy diferentes, calma, paz, provocación, excitación… Una de sus modelos describe esas sesiones como una especie de meditación, de vacío interior. Estas fotografías entroncan con la representación de la sexualidad y el erotismo en el arte. Desde los tiempos precristianos, pasando por la tradición del “shunga” o grabados eróticos japoneses, que tienen su origen en la China medieval y que eran apreciados por hombres y mujeres de todo estrato social, hasta la actualidad.

Alluring Hell, 2008 © Nobuyoshi Araki in collaboration with Galerie Alex Daniëls – Reflex Amsterdam
Alluring Hell, 2008 © Nobuyoshi Araki in collaboration with Galerie Alex Daniëls – Reflex Amsterdam

[Clic sobre la imagen para ampliar]

De nuevo reaparece la dualidad característica de Araki en la serie “Alluring Hell”. En vez de crear nuevas fotografías, la idea inicial fue destruir algunas de las copias positivadas aplicando brochazos de vivos colores sobre ellas, de esta manera Araki proyecta su energía interior y su toque personal sobre las fotografías.

Araki redescubrió recientemente estas fotografías pintadas por el artista en 2008 y que nunca habían sido expuestas con anterioridad. En ellas el denominador común son las mujeres, en las más variadas poses y situaciones.

Para Araki la mujer ha sido una de su gran obsesión y uno de los temas principales  de su obra. Expresa su opinión sobre ellas en el documental “Arakimentary”:

“Creo que las mujeres poseen cualidades más admirables que los hombres. Tanto a nivel físico como mental. Las mujeres son superiores a los hombres (…) Existe siempre el elemento de la madre. Si me preguntan porqué, todos venimos de las mujeres” Nobuyoshi Araki

Destrucción – creación, vida – muerte, cielo – infierno, color – blanco y negro, arte – pornografía, realidad – ficción, tradición – modernidad. Como ya hemos reiterado con anterioridad, toda su ingente obra gira en torno a la dualidad, y en definitiva a la vida.

La exposición que tuvo lugar en FOAM Amsterdam se acompañó de otra exposición sobre el fotógrafo japonés en la Galerie Alex Daniels – Reflex Amsterdam la cual estuvo centrada en un importante cuerpo de trabajo nunca antes expuesto.

La galería a través de su editorial, Reflex Editions Amsterdam, ha publicado el libro “It Was Once A Paradise”. título que cuenta con dos portadas diferentes.
Por su parte, FOAM Amsterdam homenajea a Araki en el último número de su revista “Heaven & Hell – After Araki” publicando un portfolio de su última serie, “qARADISE”,  junto a una selección de trabajos de fotógrafos japoneses contemporáneos en los cuales puede apreciarse la influencia del maestro.

Foam Magazine #40 After Araki / Heaven and Hell – Nobuyoshi Araki, It Was Once A Paradise (Reflex Editions Amsterdam)

Foam Photography Museum
Keizersgracht 609
1017 DS Amsterdam
www.foam.org

Galerie Alex Daniels – Reflex Amsterdam
Weteringschans 79 A, 1017 RX Amsterdam, The Netherlands
www.reflexamsterdam.com

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.