Terror en el laboratorio

Como conmemoración del 200 aniversario de la famosa velada alrededor del fuego que compartieron Mary Shelley, Lord Byron, Percy Shelley y John Polidori en Villa Diodati, el Espacio Fundación Telefónica nos trae “Terror en el laboratorio: De Frankenstein al Dr. Moreau”, una exposición que hará las delicias de los amantes del género, freaks y curiosos en general. Dividida en tres bloques, la muestra repasa los antecedentes de la literatura de terror y analiza los grandes temas que trata el género, poniendo de manifiesto las preocupaciones humanas al respecto.

El público asistente podrá disfrutar de la proyección de trailers y películas relacionadas con la exposición. Foto: © Mario Sánchez
El público asistente podrá disfrutar de la proyección de trailers y películas relacionadas con la exposición. Foto: © Mario Sánchez

El primero de esos bloques está referido al “monstruo” y se centra principalmente en dos famosísimos libros: “Frankenstein”, de Mary Shelley, y “La isla del Dr. Moreau”, de H.G.Wells. Y es que fue con la ópera prima de Shelley cuando se introdujo al mundo una figura que a la postre sería muy representativa para la cultura popular: el mad doctor, es decir, el científico loco. Posiblemente ayudado por el rechazo a la tecnología que había en la época, el libro de Mary Shelley presenta dos personajes principales que, a su vez, son contradictorios. Por un lado, el bonachón monstruo creado por el Dr Frankenstein, que pese a su enorme corpulencia y fuerza sobrehumana no quiere hacer daño a nadie. Por el otro, la figura del propio Dr. Frankenstein representa ese miedo natural a lo desconocido, y en este caso, a las capacidades de la ciencia. En cuanto a la obra de Wells, cabe destacar la presencia de uno de los temas más turbadores de la época: la vivisección, es decir, la práctica médica con animales vivos. Por aquel entonces, incluso Darwin estaba en desacuerdo con la idea, aunque posteriormente abriría muchas puertas a lo que hoy conocemos como fisiología animal.

El segundo bloque trata el problema del “doble”, el gemelo malvado, aquel monstruo que osa suplantar nuestra identidad y así engañarnos para robar nuestras mejores posesiones, incluso nuestra vida. Este tema existencial ha sido tocado por muchos artistas a lo largo de la historia –¿Quién no recuerda a Donald Sutherland señalando con el dedo en la escena final de La invasión de los ultracuerpos?–, pero fueron Robert Louis Stevenson y H.G. Wells los pioneros en la materia. Con “El extraño caso del Dr. Jekyll & Mr. Hyde”, Stevenson desdobló la personalidad del protagonista para hacer crecer un ego reprimido que se vería convertido en el malvado Mr. Hyde. H.G. Wells, por su parte, publicó en 1897 “El hombre invisible”, que no sólo recogía esta idea, sino que le dio una vuelta más de tuerca otorgándole un poder extraordinario como es el de la invisibilidad. No sólo era capaz de colarse en cualquier espacio sin ser visto, sino que manipulaba la refracción de la luz para engañar así a sus víctimas.

Detalle de la colección de figuras de Sara Torres. Foto: © Mario Sánchez
Detalle de la colección de figuras de Sara Torres. Foto: © Mario Sánchez

En el último bloque el tema a tratar es el de “El autómata”. Recogiendo conceptos de la historia de Shelley y mezclándolos con las de Wells y Stevenson, fue el cineasta Fritz Lang quien llevó a la gran pantalla por vez primera este concepto. En la celebérrima “Metrópolis”, Lang narra la historia de un barrio suburbano de una megalópolis del S.XXI en la que la desigualdad entre los obreros y la clase intelectual que tiene el poder es cada vez más patente. Es un robot el que incita a estos obreros a formalizar la revuelta violenta, sustituyendo a la pacificadora María, que arenga a los trabajadores a que la revolución parta desde el amor y el respeto. De nuevo aquí repasamos el concepto de la suplantación de identidad, quizá uno de los mayores miedos innatos del ser humano.

La exposición cuenta con multitud de artefactos usados como atrezzo en las películas protagonistas, además de una conjunto de figuras de coleccionismo cedidas por Fernando Savater y pertenecientes a su esposa. Estará disponible para acudir a verla hasta el 16 de octubre en la segunda planta del Espacio Fundación Telefónica en Madrid, con entrada gratuita.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.