Trump, mi inspiración

El fenómeno Trump dispara la imaginación de los artistas

Apenas lleva unos días en el cargo y Donald Trump ya ha puesto sobre la mesa lo que van a ser sus primeros días de mandato. Sus opositores se han movilizado en lo que hablan ha sido el mayor y más ruidoso rechazo popular a un presidente desde la época de Nixon. Pero, además, como una inusitada musa, ha ido creando una ola inspiradora para quien ha tenido el talento de darle forma y expresión.

Puttin Trump Kiss
Un muro en Lituania de artista anónimo. Un graffiti que emula al famoso beso entre Brezhnev y Honecker de Dmitri Vrubel

Trump lidia con una oposición beligerante y muy ruidosa que no ha dudado en disparar su imaginación para crear y «viralizar» una cantidad de imágenes que saltan a las redes sociales y a nuestras pantallas. Hay mucho de idealización, de burla y de alerta, en las obras surgidas con Trump como protagonista. Y en todas, y como contamos en otro momento, hay una contenida violencia y un exceso de iconografía muy reconocible por todos, a pesar de que las obras, como el brillante collage hecho con alimentos del artista Asier, parta desde una abstracción claramente indefinida.

Trump por Asier
Un collage de Trump hecho de restos de comida por el artista Asier

El arma de la oposición se resume en la imaginación que hoy en día los artistas, ya sean fotógrafos o dibujantes, han dejado en niveles de calidad muy altos. Unos por la capacidad de absorber y expulsar el mensaje y otros por una brillante disposición de la imaginación y la ironía. Sin duda la forma de tomar nota del ambiente social y del estadio político estadounidense –y mundial– con la llegada de Trump ha empezado a recogerse en el arte, como lo hiciera con Napoleón y Alejandro Magno en su tiempo en la pintura y la escultura. ¿Exagerado? Hoy, la grandiosidad generadora de noticias de su figura y la globalización interconectada del mundo no tiene parangón. Combínenlas y tendrán a Trump durante tanto tiempo como el mismo mundo quiera.

'La pesadilla', de Mark Bryan
Una alegoría del poder con un Trump que extiende sus tentáculos desde el despacho oval. ‘La pesadilla’, de Mark Bryan

Los grandes cambios, las revoluciones y los rechazos tienen su voz en las artes, literarias y plásticas. Y la difusión de nuestro tiempo contempla a Trump como un fenómeno visual que rivaliza con cualquier poder de difusión cultural en cualquiera de sus áreas. Prepárense porque esto es solo el comienzo.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.