Vari Caramés – Más vale tarde…

No me gustan los premios, ya lo saben, pero a veces, como en este caso, me gustan los premiados.

En algunas ocasiones he criticado la concesión de premios, incluidos algunos de gran renombre, y, sobre todo, la composición de los jurados, llenos de funcionarios de la institución correspondiente con poca o ninguna experienca sobre el tema a valorar. También he criticado la inclusión del ganador de la edición anterior, circunstancia que para nada garantiza su conocimiento exhaustivo del medio y sus posibilidades, de la historia del arte y, mucho menos, del trabajo de sus colegas.

En este caso se trata del Premio (desde ahora bienal) Internacional de Fotografía Contemporánea Pilar Citoler, considerado el de mayor dotación de los existentes en su género en el mundo del arte, concedido a Vari Caramés. Un premio triple: quince mil euros, una exposición individual en 2015 y la edición de una monografía sobre la obra del artista. A cambio, la señora Citoler se hace con la obra ganadora, los derechos de reproducción de las 9 finalistas, amplia cobertura mediática y alguna otra pequeñez que pueden deducir de la lectura detallada de las bases.

Bam, bam.  Fotografía ganadora © Vari Caramés

Como decía, me alegro por Vari Caramés (Ferrol, 1953), fotógrafo coherente donde los haya. Otro de aquellos que alcanzaron reconocimiento en los felices 80, más aficionado a la poesía que a la técnica, del que desafortunadamente no hemos visto mucho por la capital en estos últimos tiempos tan proclives a los grandes montajes, las fotografías de tamaño desmesurado y los colores estridentes, salvo honrosas excepciones. Breves apariciones en ferias o pequeñas muestras en galerías de arte, como la reciente de Astarté al abrigo de PHE 2013.

Coruña by night, 1988 © Vari Caramés
«un cortao», A Coruña, 1985 © Vari Caramés
vista aérea, A Coruña, 1987 © Vari Caramés

Tobi, 1989 © Vari Caramés

El Jurado, presidido por Pilar Citoler a quien acompañaron Rafael Ortiz (galerista), Jorge Yeregui (fotógrafo, ganador de la VI edición, ¡ay!), Juan Manuel Bonet y Alfonso de la Torre (críticos de arte), ha subrayado la capacidad del autor para proponer una poética fotográfica del instante fugaz, tanto en blanco y negro como en color, alternando visiones de su tierra natal gallega y otras que denotan su voluntad de errancia.

La verdad es que no me acordaba bien de cómo funciona; creía que los jurados proponían, pero, no. La gente se presenta, sin más, ¡enviando una sola fotografía!. Eso sí, el jurado tendrá en cuenta su trayectoria artística y su inserción en el discurso de la fotografía contemporánea. Será por otros medios, claro. Vaya, como la lotería pero con muchas más posibilidades. Este año jugaban solo 169 números, algunos de peso.

Para que se hagan una idea, adjunto la lista de los nueve finalistas de este año facilitada por la organización: Sergio Belinchón, Luis  Baylón, Gabriel Campuzano, José Guerrero, Nicolas Grospiere, Rosell Messeguer, Eduardo Nave, Javier Vallhonrat y Álvaro Sánchez-Montañés.

Y, si quieren saber más, ésta es la lista de ganadores desde su primera edición en 2006:
Begoña Zubero (2006),  Félix Curto (2007), Manuel Sonseca (2008), Juan del Junco (2009), Karen Knorr (2010), Jorge Yeregui (2011) y Vari Caramés (2013)

Cuando menos, extraña. No, yo no encuentro ningún hilo conductor. Pero, ya digo, no importa. Bienvenidos sean los euros, la exposición y el libro.

Nadador, 1995 © Vari Caramés

© Vari Caramés

Coruña, 2000 © Vari Caramés

En mi biblioteca, un clásico de Vari Caramés, aquel álbum que le dedicó el Centro de Estudios Fotográficos de Vigo en 1989. En mi retina, la última retrospectiva que tuve la suerte de visitar en la bilbaína Sala Rekalde la primavera del año pasado titulada Ritmo Marinero. En mi corazón, la alegría por este premio que le permitirá disfrutar y seguir haciendo lo que tanto le gusta y en lo que es tan bueno, con coherencia.

En mis fotografías hay inevitablemente una fijación, la ventana, que es, en la mayoría de los casos, imaginaria. Ventana como símbolo del mirar, del escudriñar, una manera de ver el mundo y la vida como «a través de», «de dentro hacia afuera», «de fuera hacia dentro». La frase, que aparecía en el álbum citado, abre hoy, más de veinte años después, su página web www.varicarames.com. Enhorabuena y gracias, Vari, por todo.

Mar de fondo, Baldaio, 1983 © Vari Caramés

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.