Vida, Origen y Multiverso

Compartir

Los lectores encontrarán extraño, en este portal dedicado al conocimiento fotográfico y artístico, una entrada relacionada con el mundo de la ciencia. En las siguientes líneas descubrirán que las imágenes relacionadas con este proyecto tienen mucho de fotográfico y artístico, no solo científico. Se trata del proyecto “Vida, Origen y Multiverso”, del  fotógrafo Fernando Marcos, que nace a la luz en su totalidad después de cuatro años de investigación y desarrollo en varios países: Chile, España e Islandia, interrelacionando ciencia y arte.

En estos barros humeantes (sulfataras) de Islandia, los científicos han hallado muestras de la bacteria Sulfolobus sp. Un lugar interesante para colocar un espejo. ©Fernando Marcos.

“En este proyecto el autor pretende representar artísticamente, a través de la imagen, algunas reflexiones sobre las últimas teorías científicas acerca del origen de la vida, -su desarrollo primigenio, adaptación a ambientes extremos, desarrollo evolutivo y biodiversidad- y su posible aparición en diferentes universos al mismo tiempo, el denominado por la comunidad científica como “Multiverso”. C.B.LL

Para ello utiliza un espejo de un metro cuadrado a modo de metáfora, como forma de acercar otros universos al nuestro. La imagen final es un fragmento de paisaje reflejado o fusionado en otro paisaje de fondo, paradojas visuales dentro de la realidad.

Asesorado en la parte científica por el astrobiólogo, escritor y divulgador Carlos Briones*, los primeros pasos del proyecto los dio en el desierto de Atacama (Chile), el lugar más seco del planeta y con más radiación UV. La segunda etapa le ha llevado al Río Tinto (Huelva), tratando de captar el color rojizo que surge de la acidez del agua y la concentración de metales.

La tercera parte del proyecto la ha llevado a cabo en Islandia en el mes de septiembre y nos la irá desgranando en próximos artículos.

Antes de iniciar la andadura Islandesa con nuestros lectores, veamos algunas imágenes de las anteriores etapas realizadas en este interesante proyecto artístico-científico.

Primera etapa: Desierto de Atacama. Chile.

En Noviembre del 2011 comenzaron la primera etapa del proyecto “VOM” (Vida, Origen y Multiverso) en el desierto de Atacama. En este desierto existe el mayor depósito salino de Chile, el Salar de Atacama, con unos 3.000 Km2 de extensión es, además, el quinto a nivel mundial. En este entorno, la vida microbiana logra resistir no sólo la salinidad extrema sino también un gran nivel de desecación. El desierto de Atacama está considerado, junto con la Antártida, el entorno más seco de nuestro planeta y con enormes dosis de radiación solar.

 
© Fernando Marcos

Valle de la Muerte y Valle del Arco Iris en Atacama, aquí viven Xerófilos, microorganismos capaces de sobrevivir en ambientes extremadamente secos, un caso muy curioso es la Selaginella lepidophylla, que es capaz de perder hasta un 95% de agua por años y al rehidratarse retorna a su metabolismo normal. ©Fernando Marcos.
 

 

Piscina de sales de litio en el salar de Atacama y explanada del Salar de Tara, aquí viven extremófilos “Halofilos”, sobreviviendo  en ambientes salinos con concentraciones superiores al 20%.   ©Foto: Fernando Marcos.

Segunda etapa: Río Tinto, Huelva. España.

El entorno del Río Tinto constituye uno de los mejores análogos de Marte que tenemos en nuestro planeta. Si buscamos vida en ese planeta deberíamos buscarla en ecosistemas similares en la tierra. Por ello, desde hace ya dos décadas, investigan en esta zona los científicos españoles del Centro de Astrobiología (CSIC-INTA) y sus colegas de NASA. Este mundo de hierro y azufre guarda gran similitud geológica con el Planeta Rojo.

 Las bacterias existentes en el río juegan un papel importante en el mantenimiento de las condiciones de acidez del mismo, al metabolizar el hierro y el azufre presentes en la región. El alto contenido de hierro disuelto en las aguas ácidas del río, le dan un color rojo profundo como el del vino tinto, de ahí su nombre Río Tinto. ©Texto: Carlos Briones.  ©Foto: Fernando Marcos.

Contaron con el asesoramiento sobre el terreno, además de por parte de Carlos Briones, con Ricardo Amils, los mejores expertos en esta materia. Amils, es catedrático de Microbiología en la Universidad Autónoma de Madrid, e investigador asociado al Centro de Astrobiología de la NASA. Su campo de trabajo se ha centrado en el estudio de la ecología y la biología de microorganismos extremófilos. Él es y sigue siendo uno de los grandes investigadores en el entorno de Río Tinto.
alt

El paisaje del entorno de Río Tinto ha sido modelado por la geología y por los microorganismos, pero también por el hombre. Así, siglos de actividad minera en la zona han originado montañas de escoria de fundición, de un negro tan sobrecogedor como el de la lava solidificada. Frente a él, las terrazas de sulfato de hierro ponen un contrapunto de oro en este mundo mineral. ©Texto: Carlos  Briones Llorente. ©Fotos: Fernando Marcos.
 

Río Tinto y su característico color rojo en todo su esplendor. Esta tonalidad se debe al hierro oxidado que permanece en disolución. Alrededor de este espectáculo cromático, la vegetación de ribera se ha adaptado a crecer en suelos muy ácidos y ricos en metales. ©Texto: Carlos Briones Llorente. ©Foto: Fernando Marcos.

Tercera etapa: Islandia.

Después de buscar ambientes extremos relacionados con la salinidad, sequedad, acidez y radiación UV, al proyecto le llega el momento de buscar fumarolas, géiseres, volcanes y glaciares. Ningún lugar del planeta reúne todos estos requisitos como Islandia.
En sucesivos artículos los lectores podrán ir descubriendo la preparación, logística y resultados de este proyecto.


Síguenos en nuestra próxima etapa.   ©Fernando Marcos

 

Sobre el autor:

El fotógrafo Fernando Marcos ha captado durante años la belleza de la danza, retratando las coreografías de los bailarines de la Compañía Nacional de Danza. Su trabajo escénico le valió un premio en la categoría de “Arte” del Premio World Press Photo 2002. Con su cámara plasma también parte del esfuerzo diario de la Orquesta Nacional de España o la nueva imagen del Teatro de la Zarzuela. Imparte regularmente talleres en la escuela EFTI de Madrid y en otros lugares.
Su vertiente escénica y docente se mezcla con su pasión por la ciencia y junto con el ya mencionado Carlos Briones creó “Proyecto Metáfora”, plataforma para aunar arte y ciencia. En la primera  “metáfora” para la Fundación Silos, en el Convento de San Francisco en Santo Domingo de Silos (Burgos), llamada “De la Danza y la Vida”  se reflexionó sobre  el origen de la vida a nivel molecular (buscando a LUCA) a través de la danza, con bailarines de la Compañía Nacional de Danza.

Información acerca del proyecto:  https://fernandomarcos.blogspot.com.es/p/metafora.html

El proyecto se presentará el próximo día cinco de diciembre, en el espacio Unonueve de la escuela EFTI, calle Gutemberg, 4 a las 19h

*Carlos Briones, Doctor en Ciencias y Director del  Laboratorio de Evolución Molecular del Centro de Astrobiología (CSIC-INTA, asociado al NASA Astrobiology Institute)

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.