‘Wannabe’, de Elisa González

La Fábrica edita el último proyecto de la fotógrafa madrileña Elisa González, "Wannabe", que analiza la obsesión por la perfección estética en Japón en torno al fenómeno de las lovedolls

A día de hoy, las relaciones interpersonales presentan varios factores diferentes para su ejecución. En un mundo donde las inseguridades pueblan nuestras mentes, la timidez o la incapacidad a la hora de establecer relaciones con nuestros semejantes –sean del tipo que sean– afectan cada vez más al ser humano. Buscamos la perfección en las personas con las que nos relacionamos, y si no la encontramos, o bien intentamos modificar las conductas que no nos gustan, o bien seguimos buscando hasta dar con ella.

Las imágenes del proyecto harán dudar al público sobre si lo que ven es una mujer real o se trata de una de estas lovedolls © Elisa González
Las imágenes del proyecto harán dudar al público sobre si lo que ven es una mujer real o se trata de una de estas lovedolls © Elisa González

En Japón, donde el respeto al prójimo es una norma básica de convivencia –principalmente por razones demográficas– el fenómeno de las lovedolls está causando furor. Se trata de muñecas extremadamente realistas que se utilizan con fines sexuales y cuyo comprador puede personalizar hasta el extremo. Y esto ha servido a la fotógrafa madrileña Elisa González para comenzar su proyecto «Wannabe«, que analiza la obsesión por la perfección física tomando como punto de partida este singular fenómeno y contraponiendo imágenes de estas muñecas frente a imágenes de mujeres reales que harán dudar al público sobre lo que es real y lo que no.

Wannabe es un relato sobre la perfección física, las identidades, las relaciones interpersonales y la cosificación. Y empezar en Japón supone un análisis de cómo una sociedad puede influir en el comportamiento de sus miembros. No sólo se analiza la figura del comprador de estas lovedolls y sus motivaciones, sino que el proyecto también se centra en cómo las mujeres japonesas intentan parecerse cada vez más a estas muñecas, anatómicamente perfectas pero carentes de razonamiento propio y personalidad humana. Utilizando como elemento simbólico el pez globo, la fotógrafa madrileña compara este elemento con el inconsciente de estas mujeres, que se ven obligadas a seguir los cánones estéticos que la sociedad japonesa les impone.

Las lovedolls pueden ser personalizadas hasta el más mínimo detalle por sus compradores © Elisa González
Las lovedolls pueden ser personalizadas hasta el más mínimo detalle por sus compradores © Elisa González

La editorial La Fábrica edita ahora este proyecto en fotolibro, que podremos adquirir en la propia tienda online de la editorial o en su tienda física de la calle Alameda de Madrid.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.