La Fundación Canal inaugura la temporada de otoño con la exposición ‘Francesca Woodman. Ser un ángel / On being an angel‘. La muestra se construye a través de 102 fotografías y 6 cortometrajes. Comisariada por Anne Tellgren, conservadora en el Moderna Museet de Estocolmo, estará visible hasta el 5 de enero de 2020.

Ser un ángel n.º 1, Providence, Rhode Island, 1977 © Courtesy Charles Woodman, The Estate of Francesca Woodman

Con pocas ganas de alimentar el elenco de adjetivos sensacionalistas que rodean a la figura de Francesca Woodman en los medios de comunicación en torno a su temprana muerte por suicidio (Denver, 1958 – Nueva York, 1981), considero acertado el enfoque de esta exposición que vertebra la obra de la autora a través de seis conceptos:

El Surrealismo y experimentación formal que emanan las imágenes de su estancia becada en Roma (1977-78), la constante recurrencia a los Ángeles como metáfora antagonista al estereotipo celestial, mostrando seres decadentes rodeados de ruinas. El Movimiento intrínseco a muchas de sus representaciones, también presentes en los seis cortometrajes seleccionados. La Transformación y metamorfosis que difumina la relación entre figura y fondo, fundiendo su cuerpo con el entorno. Una obra con lexema común, La Mujer en una estrecha dicotomía sujeto-objeto y epicentro en sus incontestables Autorretratos.

La exposición indaga en la herencia que Francesca Woodman dejó en la historia de la Fotografía y el Arte Contemporáneo en menos de diez años de actividad, teniendo en cuenta que comenzó a fotografiar con tan solo 13 años y sus últimas imágenes fueron tomadas con 23.

Sus imágenes remiten a la historia de la fotografía, pero reflejan también su tiempo y abren camino a nuevas interpretaciones. La obra de Woodman parte de un ámbito profundamente personal para acabar teniendo un alcance universal

– Anna Tellgren, comisaria de la exposición

On being an angel, 1977. © Courtesy Charles Woodman, The Estate of Francesca Woodman

Una huella que terminó por inmortalizarse en enero de 1981 tras dejarse caer al vacío desde la ventana de su piso en el Lower East de Nueva York. Cinco años después, el museo del Wellesley College acoge la primera gran retrospectiva de la autora de la mano de Ann Gabhart y Rosalind Krauss, germen de otras muestras posteriores en varios museos universitarios estadounidenses. La respuesta europea tardó en llegar –en 1992 y 1993 hubo importantes exposiciones retrospectivas en Alemania– pero marcó el inicio de una larga carrera de encuentros, revisiones y análisis de su legado, legitimando su figura dentro de la historia del Arte. Hasta la fecha se han realizado medio centenar de exposiciones sobre su obra, siendo la última de ellas la que acoge la Fundación Canal.

Sin título, Roma, Italia, 1977-78 © Courtesy Charles Woodman, The Estate of Francesca Woodman

Aún con ello, parece que la obra de Francesca Woodman tiene aún mucho que contar. Según datos oficiales, su archivo fotográfico se estima en 10.000 negativos y 800 copias impresas de las cuales se ha expuesto aproximadamente una cuarta parte. La selección de la presente exposición se compone de 102 fotografías y 6 cortometrajes.

Autoengaño n.º 1, Roma, Italia, 1978 © Courtesy Charles Woodman, The Estate of Francesca Woodman

En el catálogo realizado ad hoc, editado por La Fábrica, destacan los textos de George Woodman –artista y padre de Francesca–, Anne Tellgren –comisaria de la exposición– y Anna Karin-Palm, escritora y periodista sueca.

Excéntrica, íntima, egocéntrica… no tengo ninguna intención de aumentar esa larga lista de adjetivos articulados en femenino, cosidos por omisión a la obra de Francesca Woodman. Estéril área común que sirve de preámbulo perfecto para una conversación aún menos interesante. Paradójicamente, este mantra lingüístico olvida siempre la pieza más importante, estamos ante una artista libre, fiel a sus pulsiones, consciente de todos sus actos.

Mi vida en este punto es como un sedimento muy viejo en una taza de café y preferiría morir joven dejando varias realizaciones, en vez de ir borrando atropelladamente todas estas cosas delicadas…

– Francesca Woodman

Siempre he defendido que algunas exposiciones es mejor disfrutarlas en soledad, bajo el ruido blanco de nuestros pensamientos. Especialmente en el caso que nos ocupa, es la manera más honesta y sincera de entender, de cerca y en silencio, a esta imprescindible fotógrafa.

Francesca Woodman
Ser un ángel / On being an angel
Organizada porFundación Canal
Comisariada porAnne Tellgren
Fecha inicio3 de octubre de 2019
Fecha fin5 de enero de 2020
LugarMateo Inurria 2, Madrid
PrecioEntrada libre

Más información en la web de Fundación Canal.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.