invento del telefono, fotografía siglo XIX, 1877Los avances de la ciencia crecen a tal velocidad, que resulta incluso complicado recordar cómo era el mundo sin alguno de estos inventos. Pero más difícil es imaginar cómo sería si algunos inventos de nuestros avances existiesen ya en el siglo XIX.

Uno de estos progresos es sin duda la fotografía a través de los teléfonos móviles, algo impensable hace décadas, pero quizás no tanto hace siglos. Pero para ello hemos de retrotraernos al siglo XIX, una época en la que además de la fotografía nació el revolucionario invento del teléfono.

La noticia llegó a España un año después de que Alexander Graham Bell patentase el novedoso invento en 1876 y cuando teléfono llegó a la prensa lo hizo sin mencionar al inventor pues en realidad la primera noticia en la que se cita el teléfono apareció casi a modo de sorna en el diario liberal La Iberia.

En su tirada del 10 de Marzo de 1877 este periódico daba a conocer un experimento realizado en Chicago, donde a través del teléfono se había transmitido música haciendo bailar a todo el público asistente. Un mérito que se compara en el periódico con el del político Romero Robledo quien al parecer hizo bailar al electorado al mismo son.
 

/Alexander Graham Bell, Telefotografía, telefono y fotografía, siglo XIX, Chicago, Madrid, Boston, Nueva York,
Noticia del diario La Iberia en la que se menciona por primera vez el teléfono, no sin cierto cachondeo.

Ni de lejos se imaginaba en España que lo que se estaba estrenando ese día en Chicago era mucho más que un reproductor de música. Por eso cuando pocas semanas después se tomó conciencia del asunto, periódicos como La Ilustración Española y Americana se echaron las manos a la cabeza con un artículo tan alarmista como divertido sobre las consecuencias del teléfono.

José Fernández Bremón -quien firmaba la reseña- alertaba a los españoles  de los peligros de aquella “boca habladora”, un aparato que en su cruzar de líneas terminaría uniendo  los cañonazos de oriente, la campana de Toledo y las cataratas del Niágara.

No estaba muy clara la idea de lo que era eso del teléfono, pero el periodista se atrevió a lanzar sus profecías al  respecto con certero acierto como que “los amantes podrán pelar la pava a través del Atlántico” o que “los abonados del teatro oirán la función desde la cama” y otras cuanto menos singulares como cuando dijo que “los gobiernos introducirán alambres en todas las paredes, y los ministros harán un gran consumo de algodón para los oídos”. Concluyendo que en aquel loco mundo “solo podrán dormir los sordos”.

/Alexander Graham Bell, Telefotografía, telefono y fotografía, siglo XIX, Chicago, Madrid, Boston, Nueva York,
José Fernández Bremón profetizó no sin cierto humor las consecuencias del teléfono

Al final cundió la calma y el invento se extendió por toda España, primero en la Habana el 2 de noviembre de 1877 cuando el vicepresidente del cuerpo de bomberos Juan J. Musset, estuvo una hora al aparato hablando con su señora, y pocas semanas después Barcelona, donde el inventor Francisco Dalmau y su hijo Tomás pusieron en marcha un teléfono del primer modelo que comercializó Graham Bell en la Escuela de Ingenieros.

/Alexander Graham Bell, Telefotografía, telefono y fotografía, siglo XIX, Chicago, Madrid, Boston, Nueva York,
Juan J. Musset es hasta el momento la primera persona que habló por teléfono en castellano

 

“los gobiernos introducirán alambres en todas las paredes, y los ministros harán un gran consumo de algodón para los oídos”. Concluyendo que en aquel loco mundo “solo podrán dormir los sordos”.

/Alexander Graham Bell, Telefotografía, telefono y fotografía, siglo XIX, Chicago, Madrid, Boston, Nueva York,
Daguerrotipo del Palacio Real de Madrid, uno de los primeros edificios con teléfono en la capital

Se añadirían después otras ciudades como Madrid, con líneas que unían edificios gubernamentales como el edificio de la gobernación en la Puerta del Sol y el Palacio Real, aunque también hay cierta confusión con la datación de esta línea.
De lo que no cabe duda es de que el teléfono estaba siendo un invento revolucionario, tanto como para que el 7 de Mayo de 1877 El Diario Oficial de Avisos de Madrid se hiciese eco de una noticia estadounidense realmente asombrosa:

«Descripciones el aparato eléctrico inventado recientemente por el profesor Graham Bell, de Boston. Este instrumento, llamado teléfono, trasmite los sonidos a grandes distancias. Gracias a él un concierto, una canción o un discurso puedan ser oídos desde una ciudad a otra y cabe cambiar preguntas y respuestas a grandes distancias sin que sea necesario esforzar la voz. Ahora los periódicos americanos anuncian otro descubrimiento aún más extraordinario.

Con auxilio de un aparato eléctrico, llamado electróscopo, dicen, se puede ver y se ha visto distintamente Nueva York la imagen de un objeto colocado en Boston. El electróscopo es a la visión lo que el teléfono la oído. Merced a este prodigioso instrumento, un viajero podía la vuelta al mundo y cambiar sonrisas con sus padres, su mujer y sus hijos sentados en el hogar doméstico.

El electróscopo, como el teléfono, se compone de dos cámaras, una en un punto de partida y la otra en el de llegada, ligadas entre sí por una combinación de hilos metálicos. (…)

Si hemos de creer a los periódicos de Boston, las experiencias que se han verificado en dicha ciudad fueron satisfactorias. El Sr Graham Bell, uniendo el electróscopo al teléfono pretende obtener resultados maravillosos.«

La noticia concluye con prudencia poniendo en tela de juicio la verosimilitud de estos experimentos, pero lo cierto es que la telefotografía no era ninguna entelequia, décadas más tarde Édouard Belin logró un sistema para escanear y transmitir las fotografías a través de la línea telefónica, entonces…¿Fueron ciertas aquellas fotos transmitidas en 1877 desde Boston a Nueva York?

/Alexander Graham Bell, Telefotografía, telefono y fotografía, siglo XIX, Chicago, Madrid, Boston, Nueva York,
Éduard Belin ¿padre de la telefotografía? ¿o hubo experimentos años antes?

 

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.