Ignátovich y la fotografía aérea

Borís Ignátovich ( 1899 – 1976), uno de los máximos exponentes del fotoperiodismo ruso, fue el primero en publicar fotografías aéreas en un medio gráfico.

El impacto de la guerra y la Revolución produjo en el periodismo ruso procesos de indagación creativa nunca vistos hasta entonces en los medios de expresión artísticos relacionados con la prensa. La fotografía y el fotomontaje destacaron por encima de cualquier otro, siendo así mismos utilizados por los soviets para publicitar los parabienes de su régimen. Borís Ignátovich fue representante de un fotoperiodismo que revolucionó el medio en la prensa fotográfica de la Unión Soviética.

Narkomzem de Moscú, Borís Ignátovich, Kramskoy's Art Museum Sin fecha.
Narkomzem de Moscú, Borís Ignátovich, Kramskoy’s Art Museum Sin fecha.
Ignátovich debe parte de su aprendizaje a su maestro Alexander Ródchenko, artista total y constructivista convencido, con quien fundó el grupo fotográfico Octubre. Pasado el tiempo, Octubre puede verse como un campo de pruebas que influenciaría en Ignátovich cuando años después se hiciese famoso como corresponsal de guerra por sus fotografías aéreas aparecidas en Donetxki Kommunist y en Krásnaya Zvezdá, dos de los diarios con tirada nacional con mayor divulgación.

 


Manifestación, por Alexander Ródchenko 1928
Las fotografías del grupo Octubre se caracterizaban por la utilización de planos y perspectivas amplias y diversas, siendo Ródchenko el principal valedor ellas y su extensor al resto de sus coetáneos. Utilizando una cámara Leica, Ródchenko realizó fotografías variando las perspectivas hasta niveles desconcertantes, tratando de asemejarlas a lo que un ojo humano pudiera captar en cualquier circunstancia, lugar y tiempo.
Ferviente defensor del arte para el proletariado, Ródchenko pensaba que la fotografía del pueblo tenía que centrarse en dar una perspectiva nueva a los objetos que cualquier persona podía ver en su día a día, y que ahí residía en gran parte el arte para las personas de a pie.Como la mayoría de los artistas vanguardistas de su época, su alineamiento político se dirigió hacia los bolcheviques y puede que fruto de ello comenzaran las desavenencias entre los dos.

Tanques dirigiéndose al frente. Borís Ignátovich 1934. Rian´s Archive
Un punto no esclarecido en la biografía de ambos fotógrafos fue la disputa que mantuvieron y que les llevó a disolver el grupo cuando Ródchenko se enfrentó abiertamente a las autoridades soviéticas. Ignátovich se alineó en contra de su maestro, aunque no resulta claro que fuese por decisión propia. Puede que sí fuese consecuencia de las presiones y amenazas de las autoridades en pos de deshacer cualquier grupo artístico que pudiera tener un desencadenante político que amenazara de alguna manera al Soviet, incluso si esta alineación les fuera aparentemente afín.
Puede que esta foto del Hermitage sea una de las primeras fotografías aéreas difundidas en un medio público. 1927 Borís Ignátovich
Puede que esta foto del Hermitage sea una de las primeras fotografías aéreas difundidas en un medio público. 1927 Borís Ignátovich
Sea como fuere, el desencuentro les llevó por caminos diferentes y fue entonces cuando Ignátovich comenzó a publicar sus fotografías en revistas de gran difusión. La constante implicación de la Unión Soviética en conflictos bélicos y políticos, tanto dentro como fuera de sus fronteras, sirvieron de temas para Ignátovich, que además, en muchas ocasiones, serían utilizadas como difusión del modo de vida comunista y del poderío soviético.

Cerca del Hermitage, Borís Ignátovich 1931. Kramskoy’s Art Museum
Así sucedería con una de sus fotografías más famosas, Cerca del Hermitage. En un primer plano vemos el pie de una estatua que en realidad no es mucho más grande que un pie humano. La perspectiva lo convierte en un pie gigantesco comparado con las siluetas de los hombres al fondo. La propaganda soviética destacó la metáfora de la patria, representada en el enorme pie de un titán, y el individuo, anónimo, pequeño y solitario, en las siluetas oscuras. En última instancia se alza el museo Hermitage, con su magnificencia y su grandeza, símbolo por sí mismo de la riqueza cultural rusa.
Aún en los conflictos bélicos cubiertos como fotoperiodista puede verse las características que definen sus fotografías aéreas a ras de suelo. Borís Ignátovich 1944, Moscu War Museum
Ignátovich cubrió varios conflictos y la gran guerra. Las imágenes se tomaban tanto en aviones como desde alturas grandes utilizando los escasos medios y gadgets posibles. Ignátovich utilizaría también un brazo extensible muy rudimentario que le permitía alejar la cámara de él para ampliar el campo de visión, construido con el mínimo posible de material para que su peso permitiese poder llevarlo consigo. Con este brazo, alejaba la cámara del borde de los edificios para tratar de eliminar la máxima cantidad posible de líneas verticales.

Los resultados son espectaculares. La búsqueda de picados y contrapicados huyendo de la horizontalidad, y cuando esta se daba, tratándola con profundidad y variedad de planos, se convirtieron en una marca personal que quedaría perpetuada y que se expondría de manera reiterada en los medios escritos de la época. Revistas como USSR Im Bild, Auflau Moskaus y Dajosh, quedan para la historiografía como las pioneras que publicarían este tipo de fotografías y a Ignátovich como uno de los fotoperiodistas más innovadores de su época.

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.