Compartir

El erotismo como exaltación del “amor físico” en el arte (que es así como lo define la real academia de la lengua) forma parte de casi cualquier cultura. Egipto, Roma, las culturas asiáticas… Todas han hecho de la representación del sexo parte de su idiosincrasia.

Desde la prehistoria se conocen representaciones gráficas en las que de manera indudable se representa el ayuntamiento carnal, así lo ponen de manifiesto los grabados de la cueva de los Casares (Guadalajara) entre los cuales se encuentra uno que según muchos historiadores sería, hasta el momento, la escena erótica más antigua de la historia.

Cueva de los Casares, escena erótica
Grabado de la cueva de los Casares cuya escena parece evidente que se trata de una representación erótica ¿La más antigua del mundo tal vez?

Pero no nos remontemos tan atrás en el tiempo y concretemos acerca del erotismo hispano en el mundo de la fotografía. Un mundo en el que quedó plasmado las peculiaridades de un país en el que el erotismo siempre avanzó a trompicones, entre la prohibición más tajante y el despendole más libertino.

Como vimos en el artículo dedicado a las imágenes prohibidas por la Inquisición, el erotismo en el siglo XIX estaba a la orden del día, aunque evidentemente siempre en la clandestinidad o en la intimidad más absoluta.

La educación española, fuertemente influenciada por los rigores de la iglesia católica, impedía que el erotismo aflorase en toda su plenitud, pero no es menos cierto que las ganas de darle gusto al cuerpo siempre estuvieron ahí. De modo y manera que los intelectuales crearon un término que aunque complejo fue muy útil para evadir los resquemores puritanos.

Erótismo España, folclorica erótica, vida galante
Pese a la demonización del erotismo a nivel público, en la España decimonónica se publicaron revistas de corte erótico como fue La Vida Galante. Fuente Biblioteca Nacional

La sicalipsis era una palabra formada por los términos griegos “sykon”, vulva, y “aleiptikó”, excitante, y que para la experta Maite Zubiaurre tuvo su origen en “una serie de intelectuales beodos“.

Y puede que no le falte razón porque si a algo ha estado unido el erotismo en España ha sido el sentido del humor. Mientras en otros países predominaba el gusto artístico, o aspectos cercanos al romanticismo, la tónica general de las representaciones artísticas del sexo español ha sido el humor.

Erotismo fotográfico coleccionismo
Algunas tomas eran exquisitas en su composición y su intención. Colección de Maite Zubiaurre

 

De hecho no es de extrañar que en castellano la persona predispuesta a la actividad sexual y la que tiene cierta inclinación hacia el sentido del humor tengan un término común como es “cachondo”. Este maridaje entre el sexo y el humor lo vemos desde la sátira política hecha al gobierno de Isabel II por aquel misterioso autor apodado SEM (tras el que muchos piensan que se ocultaban los hermanos Bécquer), hasta el mundo del destape durante la Transición.

España erótica, cine del destape, porno cañí
El componente humorístico que caracterizó la fotografía erótica tuvo su reflejo en el mundo del cine con películas de títulos inolvidables

En cualquier caso e independientemente de la calidad del humor o de lo procaz de las imágenes, lo que resulta innegable es que el mundo del erotismo aporta infinidad de información histórica e incluso artística, en cuanto a los gustos estéticos, a la variación del canon de belleza e incluso sobre llamativas estrategias publicitarias para comercializar este tipo de materiales.

España erótica, principios del siglo XX
No todo fue humorístico también la elegancia y el buen gusto fue un valor en el erotismo. Fotografía de Lockner. Biblioteca Nacional

No todo era necesariamente jocoso o carente de seriedad, también se publicaron fotografías de un indudable gusto artístico, como las publicadas por Lockner o por Antonio Esplugas Puig (1852-1929) cuya formación artística hacía de sus imágenes algo verdaderamente admirable más allá del contenido sexual.

Esplugas además de diversificar su talento por multitud de campos de la fotografía, desde la aerostática al fotoperiodismo, supo hacer de la fotografía erótica un verdadero negocio al comercializar las escenas en un formato muy semejante a las postales de cartón, lo cual masificaba su distribución dándole grandes beneficios publicitarios en un fenómeno que se ha venido a llamar “cartomanía”.

la Chelito, españa erótica, historia del porno en España
Uno de los fotógrafos claves en el erotismo español es sin duda Antonio Esplugas verdadero pionero en esta y otras tantas vertientes de la fotografía. En la imagen Consuelo Portela, más conocida como la Chelito. Fotografía Catalunya.

Pero si hoy día existen grandes estrellas del erotismo, no menos famosas fueron en su día las modelos y cantantes que posaron sugerentes ante las cámaras. Tal es el caso de Consuelo Portela (1885-1959), conocida como la Chelito o la Bella Chelito o Laura Pinillos (1900-1970) cuyos espectáculos de revista enloquecieron a los hombres de la primera mitad del siglo XX.

Laura Pinillos, estrella erótica española
La vedette Laura Pinillos todo un mito erótico en la España del siglo XX

Indudablemente el erotismo tuvo otras tantas manifestaciones artísticas, desde lo literario con libros como las “novelas amorales” del libertino Alvaro Retana (1890-1970) hasta el mundo del cine con las producciones de los hermanos Baños cuyo principales clientes fueron Alfonso XIII y el conde de Romanones.

Es por tanto el erotismo otra forma más de conocer un país, en el caso de España, que ya es una nación peculiar de por sí, pero que metida en estas lides saca lo mejor y más divertido de sí misma.

Compartir
Miguel Zorita
Licenciado en Bellas Artes y pintor de oficio, aunque actualmente vive amancebado con la historia, la literatura, y la radio. Autor de: Las Reliquias; Brea de Tajo (una historia contada entre todos) y Madrid, Cervantes y el Quijote. Es colaborador habitual en programas radiofónicos como Ser Historia, Luces en la Oscuridad y Otros Mundos.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.