La liturgia de Minor White

Minor WhiteMinor White (1908, Minneapolis — 1976, Cambridge) definía la fotografía como un espejismo, como una transición de lo tangible a lo intangible. Quizá por ello, para realizar una fotografía, seguía una liturgia estricta buscando conexiones invisibles.

Minor White se echaba a la espalda su equipo fotográfico y caminaba hacia la pradera. Fuera invierno o verano, su premisa era siempre la misma. Observar, pasear, agacharse, mirar, tocar y seguir observando. Primero tomaba conciencia del entorno, el lugar en el que físicamente se encontraba ubicado tanto él como lo que quería fotografiar. Lo hacía suyo, lo sentía, vivía el espacio, los árboles, la tierra, la nieve, los restos de material manufacturado, lo que se resquebrajaba o se descomponía.

Después admiraba las formas de aquello que iba a configurar su imagen posterior. Cada una de esas texturas tiene su propia y particular forma de comunicarse, y todas deben ser tomadas como elementos unitarios con sus propias cadencias y requerimientos. Llegaba el momento de alcanzar la esencia inherente en ellas. Buscar el estado en el que tanto él como lo fotografiado encuentren un equilibrio mental y sentimental. La equivalencia entre lo que había frente a su objetivo y el resultado final pasaba por todo aquella insalvable experiencia.

Minor White
El reflejo de esta luz es algo tan cercano a Dios como pudieramos desear. Minor White Archive, Princeton University Art Museum © Trustees of Princeton University

No resulta nada difícil imaginarle con los maestros Stieglitz y Ansel Adams conversando sobre el equilibrio y las equivalencias de la realidad y la fotografía. Dicen que cuando White visitó a Stieglitz en Nueva York, éste le hizo sentarse y no le dejó levantarse de su asiento hasta que no contestó a todas sus preguntas. Todas las cuestiones eran para discernir si White podría ser un gran fotógrafo y si tenía lo que Stieglitz consideraba que debía tener quien pretendiera serlo. La última pregunta fue “¿Alguna vez te has enamorado?” a lo que White contestó que sí. “Bien, entonces puedes ser fotógrafo”.

Minor White
Minor White Archive, Princeton University Art Museum © Trustees of Princeton University

Su reformulación de lo fotografiado, el prisma que promueve la metamorfosis, implica un modo de fotografiar que promueve la formulación de lo que se ve. La realidad de lo que el fotógrafo está mirando ha de cambiar en su memoria para ser reformulada con palabras reales. Para White “La paradoja apreciada para la fotografía singular es trabajar como si la cámara fuera una máquina de hacer metamorfosis y como si la fotografía fuera una metáfora.

Las textura según Minor White
Minor White Archive, Princeton University Art Museum © Trustees of Princeton University

Una vez liberado de la tiranía de superficies y texturas, de sustancias y de forma, el fotógrafo puede utilizarlas para procurar una verdad poética”. Las fotografías de White se acercan a las texturas de un modo primigenio, con la naturaleza mirando cara a cara, dando fe de que es ella la que las ha creado. La superficialidad de los materiales deja un resultado que se acerca a lo etéreo y a lo natural.

Cabbage Hill de Minor White
Minor White Archive, Princeton University Art Museum © Trustees of Princeton University

Hay en todo esto un carácter litúrgico que White nunca ocultó acercar a la religiosidad. Sin ser definitoriamente religioso, sí que hablaba abiertamente sobre religión y sobre Dios. Hay en su obra cierta premonición divina. En su sensibilidad sobre este tema sería definitoria su homosexualidad no declarada, y ambas cuestiones pasarían por la especial manera de materializar sus fotografías. A veces puede discernirse una simbología oculta –espinas de hierro, vigas de madera cruzadas, ¿no les recuerda a algo?– un lenguaje que emerge a la superficie tras una simbiosis permitida por ambas partes.

Retrato de Minor White
Retrato de Minor White 1959 , p. 157, Imogen Cunningham.

White realizaba grandes escapadas –en tiempo y en espacio– para realizar fotografías. La comunión con el medio al que acudía requería, a veces, meses de acercamientos hasta dar por buena la captura. Vivía en cabañas cercanas a esos lugares para, por ejemplo, en un mes no sacar más que tres o cuatro fotografías. Más allá de lo minucioso de su proceder –su conocimiento técnico era impecable– la búsqueda quedaba eclipsada por su auténtica labor como fotógrafo; ejercer de espejo de una realidad totalmente dispar, que no se mide con las mismas reglas que la nuestra.

Paul Martineau, además, señala que White rozó la pobreza en varias ocasiones de su vida, que a su vez coincidían con sus etapas de mayor recogimiento e introversión. Es revelador, en este sentido, hacer un repaso a su obra y ver relacionadas dichas etapas con las de sus fotografías; el filtro del fotógrafo las intensifica y las hace partícipe de su estado de ánimo.

Fotografía de Minor White
 Minor White Archive, Princeton University Art Museum © Trustees of Princeton University

Por todas las etapas de su vida, que no vamos a detenernos a explorar ahora, sobrevolaba la misma constancia y la pretensión de traducir el mundo como si este fuera una especie de sueño eterno del que capturar pequeñas briznas de realidad. Catalizar lo contemplado para darle otro nivel de comprensión, algo que “irradie en el corazón”.

Cuando las palabras y el lenguaje fallan, ahí está el fotógrafo para dar con la fórmula adecuada, impregnando su propio universo de universo que le rodea, creando una resonancia de lo que siente y que se traduce en lo que ve.

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.