Para otra cosa no, pero para las apariciones en España tenemos bastante suerte. Todo tipo de entidades han visitado nuestro terreno patrio, desde la Virgen en sus múltiples advocaciones, hasta santos (con caballos y todo), ángeles… e incluso el Niño Jesús, que se apareció en el siglo XVII en las cercanías del pueblo murciano de Mula.

Con semejante elenco, no podíamos pasar por alto la ocasión de dedicar este artículo a las rocambolescas historias hispanas con apariciones de por medio.

Aparición mariana agresiva
Las apariciones marianas no siempre son fáciles de entender, en esta ilustración de Felipe Guamán Poma de Ayala, la Virgen ataca a los indígenas americanos

La primera aparición mariana que sepamos aconteció en Zaragoza, cuando la Virgen del Pilar se le apareció al pobre apóstol Santiago cuyo periplo por la península ibérica no estaba dando muchos éxitos. Fue entonces nada más comenzar las apariciones cuando surgió la seña por antonomasia de las apariciones hispanas, la contradicción, pues en este caso la Virgen aún estaba viva.

Sería por tanto una bilocación pero lo que parece asombroso es que según la tradición piadosa cuando falleció la Virgen, Santiago se personó al sepelio  como fantasma, pues la iconografía lo representa como asistente pero en realidad ya había sido decapitado por Herodes tiempo atrás.

Sea como fuere parece que la Virgen y el apóstol Santiago no se ponían de acuerdo  o lo que es más lógico… que los autores de ambas narraciones no tuviesen en cuenta  las fechas ocasionando así fallos cronológicos.

Sea como fuere las apariciones marianas fueron evolucionando a lo largo de la historia. En el medievo tuvo mayor predicamento la aparición de tallas y esculturas pero según nos acercamos al siglo XX y a imitación de otras célebres visiones  (Lourdes y Fátima especialmente) el modus operandi de Nuestra Señora fue cambiando.

Pitita Ridruejo, apariciones marianas
Pitita Ridruejo todo un icono en el mundo de las apariciones hispanas.

Prevalecía el deseo constructivo indicando a los fieles que se levantase un templo en aquel lugar donde se había aparecido, pero se añadían toda una serie de elementos inéditos:

  • El componente catastrófico, vinculando la aparición con conflictos bélicos (la primera guerra mundial, la guerra del golfo pérsico…)
  • Por otro lado el mandato divino gracias al cual los fieles han de acatar los encargos más diversos que pasaban desde excavar fuentes de agua a temas de compraventa de terrenos.
  • También la agenda celestial, es decir el número de visitas y horarios en los que Nuestra Señora realizaba sus encuentros con los sobrecogidos humanos.

Este último detalle se fue puliendo con el tiempo, como por ejemplo el caso de la aparición de Cuevas de Vinromá (Castellón) a cuya intervención semanal acudieron, entre miles de fieles, la madre y la cuñada del cineasta Luis García Berlanga. Como era de esperar el guión estaba servido.

Muchedumbre en las apariciones Vinromá
IMAGEN.3 Muchas manifestaciones, conciertos o mítines  actuales envidiarían la asistencia de las apariciones marianas. En este caso las acaecidas en Cuevas de Vinromá

Era el año 1947 y la miseria y la necesidad corrían parejas al desmedido fervor religioso. En las cuevas aledañas al municipio las apariciones iban en aumento y  media corte celestial (la Purísima, Jesucristo, El Padre Eterno…) terminaron desfilando ante abrumadoras excursiones de hasta cincuenta mil personas.

Aquellas multitudes  pendientes de lo que dijese la niña Raquel Roca (de diez años) eran al fin y al cabo multitudes descontroladas, y como tal alertaron a la guardia civil y a las autoridades eclesiásticas que no dieron crédito a semejante despliegue mariano. A raíz de aquello Berlanga comenzó a pergeñar su memorable película Los jueves milagro en la que un decadente municipio intenta revitalizar su turismo con la trucada aparición de San Dimas.

Pepe Isbert como San Dimas
Pepe Isbert sublime en el papel de San Dimas en Los jueves milagro.

La picaresca milagrera sale a relucir en todo momento, como cuando San Dimas hace la puñeta al alcalde pisoteándole un huerto de coles, o revaloriza tal o cual terreno  dando órdenes de que se construya en dicha parcela y no otra, la ermita de rigor.
Al final puede que la película banalice el tema de las apariciones pero lo cierto es que pese a que haya casos que merezcan todos los respetos, otros son dignos de un guion de Berlanga.

El caso más sonado es el de la Virgen de la Bola de Luz, cuyas apariciones se trasladaron desde el municipio sevillano de Pedrera al de la Estepa por desavenencias económicas entre la población y la vidente Carmen López mediante la cual María Santísima se comunicaba.

Al final, Carmen Borrego (una decepcionada seguidora) terminó desvelando el misterio tras el que se ocultaba un interés más terrenal (la disputa ente ambas Carmenes surgió a raíz de unos terrenos) que celestial. Lo esperpéntico de algunos de estos se transmite también a las fotografías pues todas aquellas instantáneas captadas por los miles de fieles son susceptibles de haber captado algún instante de la aparición pudiendo adquirir la fotografía el rango con el que las denominan algunos portales de Internet «fotos milagrosas«.

El caso más evidente de fotografías de este tipo son las obtenidas en las apariciones de Prado Nuevo, en  el madrileño municipio de El Escorial. Los efectos propios de realizar fotografías a contra luz, destellos y problemas en el revelado fueron interpretados de mil y una manera, desde lo divino hasta lo demoníaco.

Foto milagrosa de Prado Nuevo (El Escorial)
Una de las “fotos milagrosas” de Prado Nuevo

Hay quien piensa que todos estos jaleos perjudican más que ayudan al mundo de las creencias pero si hasta día de hoy nadie se ha escandalizado (más bien al contrario, se aprecia su valor cultural) de la cantiga número 7 que Alfonso X el Sabio dedicó a Santa María ¿por qué nos vamos a llevar ahora las manos a la cabeza? ¿Además no es mérito suficiente servir de inspiración a Berlanga?

Fotografía milagrosa de las apariciones de El Escorial
¿Aparición mariana? ¿Error técnico? ¿Creatividad artística?

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.