Percepciones; hombre y mujer

/Mark GoodmanLa Fundación Canal alberga hasta el día 5 de enero la exposición Percepciones, en la que realiza un repaso visual a las fotografías más ilustrativas en la relación de hombres y mujeres con sus roles de género.

Introducirse en Percepciones empuja a pensar, antes de nada, en la dicotomía masculino-femenino y lo que ésta ha supuesto para nuestra historia social. Sin entrar en obviedades ni en disquisiciones más allá de lo evidente, merece la pena apuntar, antes de nada, que es cierto que las visiones de ambos géneros se han visto supeditadas al ojo que las miraba y a sus pretensiones, prejuicios e ideario. Lo que ha conformado nuestra manera de ver al género opuesto ha sido nuestra educación con respecto a nuestro propio sexo y el papel social que hemos acabado ocupando en relación al género al que pertenecemos.

/Percepciones5
© Mario Sanchez

Las variaciones son tantas que los estereotipos se convierten en corazas rígidas que acaban por limitar nuestras capacidades como individuos, como seres humanos con personalidad propia e independiente de nuestro género. Pero en la visualidad que da contenido a las fotografías del cuerpo, estas capacidades se ven supeditadas a los ojos con los que somos capaces de ver dichos cuerpos. Al respecto, merece la pena rescatar las palabras de Mary Douglas: “en cuanto modo de expresión, el cuerpo está limitado por el control que sobre él ejerce el sistema social. El cuerpo es imagen de la sociedad y, por tanto, no puede haber un modo natural de considerar el cuerpo que no implique al mismo tiempo una dimensión social. El control corporal constituye una expresión del control social”.

/Sala exposición de Percepciones
© Mario Sanchez

Percepciones es un mazazo a los pies de la catalogación. A la estipulación de cada uno de nosotros por el hecho de pertenecer a una mitad u otra de la población mundial. Al dominio físico masculino, a la utilización interesada del mismo, al uso indiscriminado y perverso de la imagen de la mujer, el reclamo del sexo a través de ella, su parte activa como componente social, laboral y cultural, más allá del ámbito doméstico y a sus múltiples inter-realidades que acaban por conformar el cómo y el por qué miramos y admiramos los cuerpos de nuestros semejantes, y lo que vemos a través de ellos. Todo resulta más intrínseco, con máscaras puestas sobre nuestras caras, que se transforman en líneas limitadoras y llegan a alcanzar a cualquier área, política, humana y económica de nuestras sociedades.

/Nueva Orleans
Nueva Orleans, 1970. James Jowers © George Eastman House

En Percepciones los artistas prestan sus miradas a esta fenomenología desde los inicios de la fotografía hasta hoy.Y la muestra ha sido dividida en cinco áreas como estaciones de entendimiento por el camino que ha tomado la relación entre el hombre y la mujer. Destaca, sin embargo, que hay apenas intersecciones entre ambos en las fotografías mostradas. Las que las tienen pretenden explicar, a través de ambas figuras en el marco fotográfico, una característica que habitualmente concierne a tan solo uno de ellos. La interacción resulta compleja, puesto que altera la participación de uno en el otro, al igual que lo hace la del fotógrafo –de los cuales el ochenta por ciento son hombres, lo cual dice bastante así mismo de la visión masculina del arte–.

/La sala de Fundación Canal Percepciones
© Mario Sanchez

La primera parte de la muestra es Poder y Autoridad. Aquí se muestran fotografías con asociaciones típicamente masculinas. El carácter paternalista, la seguridad y la fuerza trasmitida por el cuerpo del hombre, así como adheridos y objetos que lo acrecentan como armas de fuego o herramientas de trabajo manual, y características físicas que generalmente son sinónimo de hombría, como barbas y bigotes hirsutos y prominentes. Aquí también aparecen culturas diferentes, se muestra competitividad inherente por medio de deportes o exhibiciones. La muestra tan descarada de musculatura hace pensar en las asociaciones con la masculinidad y cómo hoy en día ha ido derivando a la equivalencia con la demostración de inteligencia y seguridad en el hombre.

/Mrs Langrty en
Mrs Langrty en «As in a looking-glass», 1887. B.J.Falk. Copia a la albúmina

Sensualidad y sumisión es la segunda parte de la muestra. Aquí las fotografías repasan la trayectoria social más o menos ponderada de las mujeres: recién casadas, con trajes de bodas o enfundadas en vestidos de graduación. Hay puestas en escenas que se minimizan en escenarios de princesitas y caballeros, con sus convenientes distinciones de color. La imagen configurada desde la perspectiva masculina convierte a la mujer deseada en una esposa hacendosa pero atractiva y sensible.

/niña hispana con su hermano
Niña hispana con su hermano, Dallas, Texas. 1987. De la serie Urban Poverty. Plata en gelatina. Copia de ca. 1991 por Sara Jenkins. George Eastman House. Donación del artista ©Mary Ellen Mark

La tercera parte de la muestra es Seducción y deseo, donde se da cabida a la teatralización del cortejo. Aquí entra la publicidad, el reclamo a través de la persuasión de los cuerpos y actitudes de búsqueda de satisfacción sexual. Los años setenta dejan aquí huella de las primeras intencionalidades de actitudes bisexuales y homosexuales con conciencia de ellas.

/sala cúpula de Fundación Canal Percepciones
© Mario Sanchez

La cuarta parte, Alma desnuda, se introduce en las raíces visuales de la sexualidad, la parte menos sexuada de los sexos, la incipiencia de esos manidos roles genéricos en niños y jóvenes. Y cuerpos, de hombres y mujeres, alejados de la injusticia de la mirada prejuiciosa, mostrándose bellos y puros tal y como son.

/Ama de casa en cocina Victor Keppler
Ama de casa en la cocina, 1939. Original de revelado cromógeno. Copia de inyección de tinta 2012. © Victor Kepler

La quinta parte es Quiero ser tú. Aquí se pone el acento en los individuos y el cambio de roles habitualmente ligados a los mismos. En estas fotografías se diversifican y se esconden esos roles, cambian de poseedor y se extienden alcanzando los entornos que, igualmente, acaban perteneciendo a dichos roles. Mujeres fumando, levantando pesas, hombres maquillados o con actitudes marcadas y estereotipadamente femeninas.

/Sala de Fundación Canal, Percepcciones
© Mario Sanchez

El recorrido es amplio y lleno de nombres de entidad. En el recorrido nos encontraremos con el Albañil August Sander (1925), los obreros de Lewis W. Hine, la sensacional vistosidad comercial de Victor Kepler, la belleza de la sociedad mitológica en la mirada de Muray hasta los atrevidos homenajes de Chuck Samuels.

/Mark Goodman
 Donald York, Jr. junto a la camioneta de su padre, Millerton, Nueva York, 1974. Plata en gelatina. George Eastman House. Donación del Dr Maurice Miller y Sra. ©Mark Goodman

Pero hay más. La luminosidad clásica de B.J.Falk y William Mortensen, o los blancos y negros litúrgicos de Ansel Adams. Y retratos, de iconos masculinos y femeninos que durante generaciones han sido comparados para gracia y desgracia del resto de los mortales, como por Marilyn Monroe o Paul Newman. La diversidad y calidad de las fotografías mostradas no solo están fuera de toda duda, sino que forman un engranaje perfecto al respecto de la exposición narrativa del recorrido.

/Sala de Fundación Canal, Percepciones
© Mario Sanchez

La visita, bien estructurada y que no echa de menos ninguna sala extra, acaba por conceder al espectador el tiempo y la mesura necesaria, dando la sensación de haber cuidado la experiencia hasta el final, con una idea de cómo y en qué cantidad de imágenes de un proyecto como este debían de ser mostradas al público. El equilibrio permanece dejando que sean las sensaciones lo que se abra camino hasta el espectador.

/Julia Margaret Cameron
Julia Margaret Cameron. Ofelia, estudio 2, ca. 1867. Copia a la albúmina

Sin duda una de las exposiciones con más poderío y mensaje de las que tenemos la oportunidad de visitar ahora mismo. Y posiblemente también una de las más abiertas a todos los públicos, al mismo tiempo que complejas y con contenido y poso identificable. La sensación de resultar una muestra necesaria, por lo que cuenta y por cómo lo hace, es algo con lo que el espectador convivirá hasta mucho después del final del recorrido.

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.