Tchaikovsky y la fotografía

/Música y fotografía, Tchaikovsky, fotografía rusa, siglo XIX Las conexiones entre las distintas artes son realmente sorprendentes. Hoy nos centramos en la unión de dos disciplinas en principio completamente alejadas pero con muchos puntos en común. La música y la fotografía.

El estatus social de muchos músicos ha hecho que su imagen no perdurase en el tiempo. Pocos músicos pudieron hacerse retratos, sin embargo la fotografía democratizó todo y gracias a eso, los músicos del siglo XIX resultan siempre caras conocidas.

/Alfred Fedecki, fotografía rusa, siglo XIX
Mientras de otros músicos no tenemos retratos, de los compositores del XIX tenemos incluso fotografías infantiles. En la imagen el pequeño Tchaikovsky junto con su familia a la derecha

Curiosamente gracias a un músico de aquella época podemos cerrar el círculo con la invención de unas fotografías realmente curiosas, las fotografías sonoras.

Si hablamos de músicos rusos uno de los primeros nombres que pueden venirnos a la mente es el del genial Pyotr Ilyich Tchaikovsky (1840-1893); sus impresionantes ballets y sinfonías se han convertido en verdaderos himnos rusos, aunque curiosamente algunas de las piezas más espectaculares tuvieron una acogida desigual.

El «Lago de los cisnes» fue postergada por el público y sin embargo la famosísima Obertura 1812, que no fue nunca del gusto del compositor, fue aclamadísima e incluso representada ante su propia tumba (para más recochineo del compositor).

Dicha obra, fue compuesta como homenaje a la derrota napoleónica de camino a Moscú, y como el estreno sería al aire libre Tchaikovsky introdujo grandes novedades para darle más espectacularidad a la obra.

/Moscú, fotografía siglo XIX, Tchaikovsky
El Kremlin con la catedral de Cristo Redentor al fondo en plenas obras, allí fue se estrenó la Obertura 1812.

La verdad es que se le fue de las manos. El músico había añadido en sus partituras las campanadas de la recién estrenada catedral de Cristo Redentor, así como varios cañonazos disparados por los oficiales de artillería.

En el estreno se comprobó que lo de los cañonazos era un peligro público y se suprimieron, más aún cuando después se representó en entornos cerrados donde ya ni se planteó el hacerlo. Éste y otros cambios hicieron Tchaikovsky perdiese interés por su creación llegándola a considerar;

“muy fuerte y ruidosa, pero carente de mérito artístico, porque la escribí sin calidez ni cariño”.

Ese desencanto pareció plasmarse en la imagen pública de Tchaikovsky, de quien se especula que se suicidó, sin que se sepa nada en claro. Lo que sí parece cierto es que ese aspecto melancólico es el que ha perdurado en el imaginario popular. Uno de los ejemplos más evidentes es la fotografía más mítica de Tchaikovsky tomada por el ucraniano Alfred Fedecki (1857–1902) en 1893.

/Tchaikovsky, fotografía rusa, siglo XIX, músicos y fotografos
Fotografía melancólica de Tchaikovsky tomada por Alfred Fedecki

Se sabe que dicha imagen fue captada el 14 de Marzo de ese año pero lo que no es tan conocido es que se trata de tan solo una imagen de toda una sesión realizada al genio ruso, y en la cual se le captó en otras actitudes y posturas.

/Tchaikovsky, Fedecki y los músicos, fotografía siglo XIX
No en todas las fotografías Tchaikovsky aparecía apenado, solo que retratos como éste fueron menos difundidos

Parece incluso que posteriormente a estas fotografías se realizaron otras o así lo expresó Tchaikosky en una carta a su amigo el pianista Ilya Slatin a quien relata que Fedecki “(…) es un fotógrafo de primera clase; al menos yo no he visto nada mejor (…).

Y no era para menos, Alfred Fedecki fue el principal fotógrafo de los músicos rusos y no solo eso sino que además, por familiaridad con estos, trató de hacer lo nunca visto. Fotografías sonoras.

Tan singular invento no se llegó a materializar como tal, porque lo que realmente inventó Fedecki fue una secuencia de imágenes vinculadas a un sonido o banda sonora, es decir, que lo que terminó inventando fue un antecedente del cine.

Lamentablemente aquellos prototipos y descubrimientos se perdieron para siempre en un pavoroso incendio quedando solo el recuerdo de una filmación en concreto, el traslado ceremonial del icono milagroso Ozeryanskaya desde el monasterio de Kuryazhsky a Kharkov.

/Fotografía rusa, fotografía y cine, fotografía y música
Alfred Fedecki, autor desconocido

En cualquier caso no solo Fedecki destacó en el área rusa, Serguéi Mijáilovich Prokudin-Gorski (1863-1944) fue otro de los grandes fotógrafos que curiosamente también fue pionero, aunque en este caso de la fotografía en color.

Al igual que pasó con Ramón y Cajal, la cercanía de este científico a la fotografía fue a través de la química, de hecho era discípulo del padre de la tabla periódica, el célebre Dmitri Mendeléyev y lo variado de sus temáticas hicieron de sus fotografías un excelente catálogo de la variopinta sociedad rusa de principios del XX.

/Fotografía rusa, principios del siglo XX, fotografía en color
Impactantes fotografías en color de Prokudin-Gorski a principios del siglo XX

Prokudin-Gorski así como otros tantos maestros del siglo XX, eclipsaron a Neizvsten, Karl Karlovich Bulla (1855-1929), William Carrick (1827-1878), Sergei Lvovich Levitsky (1819-1898) incluso a Lewis Carroll que captó maravillosamente la sociedad rusa en su viaje de 1867. Una expedición que daría para hablar largo y tendido.

/Rusia siglo XIX, fotografía de viaje
San Petersburgo fotografiado por Lewis Carrol en 1867

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.