Fujifilm Serie X – Seria alternativa

     Publirreportaje. Es una realidad que no sólo las cámaras réflex ofrecen altas prestaciones. Desde sus inicios, la serie X de Fujifilm propone cinco modelos de ópticas intercambiables capaces de resolver las necesidades de los usuarios más exigentes.

    La serie X consiguió acercarse al usuario para permitirle recuperar el placer de tomar fotografías sin necesidad de cargar con pesados y complicados equipos. Cierto que a muchos fotógrafos aún les cuesta “dar el salto” después de tanto tiempo con el mismo sistema pero no hay mejor argumento que los resultados para convencer a los escépticos.

    Nada mejor que salir a la calle para comprobar la verdadera calidad y funcionalidad de la familia completa de la Serie X de Fujifilm.

    La serie se compone de cinco modelos que, por precio y funciones, cubren todos los perfiles de usuario: desde el aficionado al profesional. Las diferencias entre ellos hay que encontrarlas en la usabilidad de cada cámara, dado que en la calidad de la imagen final todas han demostrado un nivel superior de rendimiento.

    Fujifilm X-A1, la última incorporación a la familia y la más asequible. © Albedo Media

    No resulta difícil acceder al “mundo X”, basta abrir la puerta mediante la X-A1, una de las más recientes incorporaciones a la familia y también la más asequible. La elegancia de su diseño y los esmerados acabados nos dicen que se ha pensado para personas a quien, además del placer de tomar fotografías, les importa el estilo. Imitación de cuero en alta calidad, surtido de colores, plateado incluso para los objetivos y otros detalles de acabado, logran atraer las miradas.

    Pantalla abatible de 3” en la Fujifilm X-A1. © Albedo Media, S.L.

    Para mejorar su portabilidad, la X-A1 carece de visor pero incorpora pantalla basculante de tres pulgadas y alta resolución que facilita la toma de imágenes en situaciones complicadas o desde puntos de vista diferentes; además permite ajustes de brillo y contraste específicos para mejorar la visualización con sol intenso.

    A pesar de su reducido tamaño, resulta tan ergonómica como sus hermanas mayores. La principal diferencia entre esta pequeña y el resto de la serie hay que encontrarla en el captor: la X-A1 incorpora un APS-C de 16 Mpx sin la tecnología X-Trans, destinada a modelos avanzados, pero no obstante el procesador EXR II consigue exprimir todo el detalle de sus archivos con el menor ruido electrónico posible.

    Junto al dial de modos, el botón Fn sirve también para la conexión Wi-Fi. © Albedo Media, S.L.

    Como viene siendo habitual en todos los modelos nuevos que se están presentando en 2013, la A1 también permite conexión Wi-Fi para compartir inmediatamente las fotografías tomadas con smartphones o tablets que tengan instalada la aplicación correspondiente de Fujifilm.

    Fujifilm X-M1, aspecto sobrio, compacto y elegante en un tamaño contenido. © Albedo Media, S.L.

    Con la misma filosofía que la anterior, la X-M1, el siguiente escalón de la serie X, comparte mucho con ella. No sólo la mencionada conexión Wi-Fi sino la ausencia de visor, la eficaz pantalla basculante o la distribución de mandos y diales. Con una diferencia importante: la incorporación de la tecnología del captor CMOS X-Trans, herencia directa de la gama profesional, que tan buenos resultados ha conseguido.

    Igual que la X-A1, la X-M1, dispone de pantalla basculante y diales diferenciados para ajustar diafragma y obturador. © Albedo Media

    El diafragma y obturador se pueden ajustar de manera independiente, rápida y ágil a través de dos diales diferenciados. Pensada para aficionados entusiastas, además de los mandos “PASM”, incluye modos de escena, filtros, simulación de película (Provia, Velvia, Astia o Blanco y Negro con opción de filtros de color) así como tomas avanzadas como multiexposición o panorama.

    Pequeña y manejable, la Fujifilm X-M1 se ha pensado para aficionados entusiastas… © Albedo Media, S.L.


    …que sobre el terreno produce sorpresas muy positivas. © Albedo Media, S.L.

    Sobre el terreno la cámara produce pronto muchas sorpresas positivas. Bajo su atractivo y compacto aspecto se esconde una tecnología habitual en cámaras de gama superior, que ofrece fotografías de máxima calidad. No olvidemos que se trata de una cámara de objetivos intercambiables con una amplia gama de ópticas en constante crecimiento.

    Objetivos disponibles y previsiones de crecimiento para la serie X. © Fujifilm


    Esto significa que bajo una apariencia de compacta se esconde una máquina capaz de competir sin miedo con réflex de segmentos superiores sin necesidad de cargar con un equipo pesado. No hay que olvidar que nos encontramos ante la misma tecnología de la X-Pro1, buque insignia de la marca, lo que permite lograr fotos magníficas en las situaciones más complicadas.

    Además, para que resulten más atractivos estos dos modelos de acceso a la serie X, Fujifilm ha iniciado una campaña que finalizará al agotar existencias para conseguir tanto la X-A1 como la X-M1 en kit con el objetivo Fujinon XC 16-50mm por un precio realmente interesante. Puedes conocer todos los detalles de la promoción en este enlace.

    Incluso con poca luz la X-M1 resuelve a la perfección. © Albedo Media, S.L.

    Aunque las fotos demuestran que por calidad de imagen no se necesitaría subir otro escalón, en la pasada feria Photo Plus de Nueva York se presentó la Fujifilm X-E2 para convencer de lo contrario. Su aspecto no difiere mucho del de su predecesora, la X-E1; las diferencias se encuentran más bien en los resultados de manejo.

    Fujifilm X-E2, aspecto clásico para la nueva generación. © Albedo Media

    La principal, un nuevo sistema de enfoque híbrido que incorpora al sistema de detección de contraste nuevas células en el propio sensor para realizar enfoque por detección de fase. En la práctica esto supone un enfoque sorprendentemente rápido y preciso incluso en situaciones extremas, como se puede ver en estas fotos tomadas en el “backstage” de la representación teatral de Divinas Palabras a cargo del grupo Unicornio Teatro. Incluso con escasísima luz ambiente, el autoenfoque no falla y logra la máxima nitidez en el tiempo mínimo necesario para no perder el instante preciso.

    Incluso en práctica penumbra, la X-E2 logra enfocar inmediatamente… © Fernando Galán


    …y ofrecer tomas con muy poco ruido hasta a 3200 ISO. © Fernando Galán

    Cierto que a ello contribuye en gran medida el Fujinon XF 23 mm f1.4 R. Su magnífica luminosidad nos permite realizar tomas prácticamente en penumbra sin necesidad de subir los valores ISO a los límites que permite la cámara. Aunque, llegado el caso, incluso a 6400 ISO se comporta más que dignamente.

    1/60 f1.4 ISO 6400. © Fernando Galán


    Aunque resulta cierto que por tamaño y concepto la calle es el territorio habitual de esta X-E2, también en el paisaje o retrato es muy resolutiva y puesto que también incorpora conexión Wi-Fi, podemos publicar nuestras fotos al momento en las redes sociales habituales.

    No sólo de fotografía de calle vive la X-E2. © Fernando Galán


    Gracias a la conexión Wi-Fi podemos publicar a través del móvil las fotos al momento en las redes sociales. © Fernando Galán


    Repasando el catálogo de novedades que incorpora este modelo frente a su predecesora, encontramos más de sesenta diferencias. Sin embargo, una de las más apreciables, aparte del mayor tamaño de la pantalla trasera y pequeños cambios en la botonería y su tamaño lo encontramos en el visor electrónico a nivel del ojo, mucho más preciso y rápido en refresco que en la X-E1.

    Fujifilm X-E1, aún en los escaparates a un precio muy interesante. © Albedo Media, S.L.

    No obstante, no hay que olvidar que este otro modelo sigue en los escaparates y puede resultar una opción más que interesante para quienes no tengan necesidad de la conectividad Wi-Fi o, simplemente, deseen conseguir un precio muy interesante. Precisamente, estos días, coincidiendo con el lanzamiento de la X-E2, Fujifilm ha propuesto una oferta del modelo X-E1 en kit con el Fujinon XF 18-55 mm por un precio muy atractivo.

    Aunque no es la única oferta. Además del mencionado Kit, Fujifilm ha preparado otros paquetes promocionales con la X-E2, con la X-Pro1 e incluso con la pequeña X-20, para que acceder a la familia resulte más sencillo aún. Puedes conocer todos los detalles de la promoción en este enlace. 

    Bajo una preciosa estética clásica, las Fujifilm X-E1 y X-Pro1 comparten corazón. © Albedo Media, S.L.

    El sensor sigue siendo el mismo y bien probado X-Trans de 16 Mpx al igual que la mayoría de las funciones de la cámara, tales como la emulación de película o ese precioso cuerpo de carácter clásico que ya viene siendo una norma en toda la serie y que tanta admiración despierta en los aficionados a la fotografía.

    Sobre el terreno, la X-E1 no tiene nada que envidiar a sus hermanas mayores. © Fernando Galán


    Aunque el resultado final basta para definir la serie X de Fujifilm, el atractivo diseño clásico de estos aparatos llama la atención de todos los aficionados a la fotografía. Parece como si al tomar en las manos cualquiera de los modelos de la serie recuperásemos el placer de fotografiar “como antes” pero con todas las ventajas de la técnica actual.

    Disposición clásica del dial de obturación en la serie X. © Albedo Media, S.L.


    La rueda de obturación mecánica, el anillo de ajustes de aberturas de diafragma, también mecánico en muchos de los objetivos de la serie, su aspecto de carismática telemétrica, el tacto metálico que desprende calidad y elegancia… y, una vez más, su contenido tamaño y peso, enamoran a primera vista. Al fin y al cabo, el placer de la fotografía también incluye llevar en las manos una bella cámara.

    El placer por el objeto bello con la X-Pro1 en las manos. © Albedo Media, S.L.


    Y hablando de belleza y placer por el objeto, el buque insignia de la serie por el momento, la X-Pro1, no puede dejar a nadie indiferente. Con el mismo sensor que los modelos antes comentados, los resultados siguen satisfaciendo los ojos más exquisitos. Como diferencia destacable en este modelo frente al resto, su visor híbrido (óptico/electrónico).

    Toma nocturna con la Fujifilm X-Pro1. © Albedo Media, S.L.

    En definitiva, la serie X, con su completa familia de cinco miembros, ofrece una solución para cada necesidad y sólo queda la difícil tarea de tener que decidirse por uno de los modelos.

           

    Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.