Manfrotto Off Road – Para fotógrafos amantes de la naturaleza

    Fotografía y naturaleza van unidas con tanta frecuencia que resulta difícil encontrar un fotógrafo al que no le guste explorar nuevos caminos. Sin embargo, a la hora de iniciar la ruta siempre surge el problema de la elección del equipo a llevar y el modo de transportarlo. Consciente del problema, Manfrotto ha creado su línea Off Road para satisfacer las necesidades del fotógrafo aventurero.

    La línea completa se compone de bastones de trekking con adaptador para cámara, trípodes específicos para la montaña y dos mochilas aptas para las caminatas y, al tiempo, para transportar el equipo fotográfico.

    Todos los productos se han diseñado pensando que van a recibir un uso intenso en todo tipo de condiciones. Por ello se ha tenido muy en cuenta la calidad y resistencia de los materiales al tiempo que la ligereza y portabilidad. Para lograrlo no se ha dudado en recurrir a la colaboración con expertos en equipos de naturaleza y aventura como el fabricante italiano Fizan, líder en este sector.

    En este sentido, se ha tenido muy en cuenta el color. Así, tanto los bastones como el trípode se ofrecen en vistosos rojo, azul o verde, la mochila grande, además de estos tres colores se puede elegir en gris y la pequeña, también en gris o rojo.

    Encabezan esta línea los bastones  de trekking, una perfecta combinación entre los bastones convencionales y el más robusto y ligero monopie. Por una parte, funcionan como palos normales, con una empuñadura muy cómoda, correa de muñeca y pies con clavos, cubiertas de goma o pies de nieve para garantizar el mejor agarre en todo tipo de suelo. La novedad reside en que uno de los palos incorpora en su parte superior una montura capaz de soportar hasta una cámara réflex (2,5 kg de carga máxima).

     

    De este modo podríamos solucionar muchas de las situaciones que requieren estabilización sin necesidad de recurrir al trípode con lo que aligeramos peso y equipaje en la mochila. Los bastones, fabricados en tubo de aluminio, pesan tan sólo cuatrocientos gramos y alcanzan una altura máxima de 132,5 cm. Para ello, constan de tres secciones que se cierran de forma telescópica y se bloquean con un ligero giro de la sección. Plegados miden menos de 60 cm y ya se pueden encontrar en los establecimientos especializados por noventa y nueve euros.

    Por otra parte, sin embargo, pueden surgir ocasiones que este versátil monopié no resuelva todas nuestras necesidades. Para ello, Manfrotto ha creado el trípode más ligero de su catálogo; tan sólo seiscientos cincuenta gramos que pueden soportar hasta dos kilos y medio de peso. Plegado mide poco más de cincuenta centímetros y extendido alcanza una altura de 122 cm. Ideal, por tanto, para cámaras CSC aunque también apto para muchos modelos de DSLR.

     

    Pensado a la medida de los caminantes que desean llevar el trípode a todas partes, su manejo resulta extremadamente sencillo y en un instante queda listo para usar. En este sentido se ha incorporado una compacta rótula de bola con rosca de paso universal y una rueda de acción rápida para reducir el tiempo de montaje de la cámara. Para lograr la posición adecuada, basta con usar la palanca de ajuste y fiarse del nivel de burbuja que incluye la propia rótula.

    Las patas del trípode Off Road se dividen en cuatro secciones telescópicas y al igual que los bastones de trekking, se bloquean y liberan mediante un sencillo mecanismo de giro de la pata. Este sistema, además, de agilizar el montaje, evita salientes en las patas que puedan engancharse durante nuestras excursiones.

     

    También inspirado en los bastones, las patas se desmontan para facilitar su limpieza. No hay que olvidar que estos equipos se han pensado para ser usados en todo tipo de condiciones climáticas y que, por ello, son susceptibles de ensuciarse con frecuencia. Por esta filosofía todoterreno, los pies vienen con clavos pero de serie se entregan cubiertas de goma para garantizar la estabilidad en todo tipo de suelos.

    El trípode Manfrotto Off Road ya está disponible por un precio de ciento cuarenta y nueve euros. 

    A la hora de diseñar la serie Off Road, Manfrotto ha pensado, como no, en el transporte. Por fin terminarán nuestros sufrimientos a la hora de colocar el equipo fotográfico en las clásicas mochilas de campo o, casi peor, caminar kilómetros cargados con una bolsa fotográfica.

    Las mochilas Off Road Hiker tienen, no sólo el aspecto, sino todos los elementos que queremos encontrar en nuestra bolsa de aventura para que la carga resulte liviana: diseño ergonómico, espalda con sistema de transpiración, cómodas correas de hombro ajustables, correa de cintura, múltiples bolsillos, tejido repelente a las salpicaduras, cubierta para la lluvia…

    O sea, que los habituados la naturaleza no echarán nada en falta. La diferencia principal estriba en el bolso extraíble que se incluye en la parte inferior de la mochila y que permite alojar con la comodidad y protección habituales en Manfrotto un equipo fotográfico. Por supuesto, en el exterior se incluyen enganches específicos para llevar el trípode o los bastones de trekking.

    Pero quizá una de las novedades más prácticas sea la correa para sujetar la cámara contra el pecho. ¿Cuántas veces has caminado con la cámara golpeándote las cremalleras del abrigo? O, por evitarlo, perdiendo fotos fantásticas por llevar la cámara guardada. Para evitarlo, debajo de la cinta que sujeta las hombreras al pecho, las Hiker añaden una cinta fácil de liberar que evita los indeseados movimientos de cámara y, por tanto, aumenta la seguridad durante el transporte.

    Si en algún momento necesitáramos usar la mochila sin el equipo fotográfico, al extraer el compartimento específico, las hiker se convierten en mochilas de aventura convencionales.

    En función de las necesidades de transporte, a partir de junio de este año se dispondrá de dos tamaños de mochila Off Road: 20 ó 30 litros. La diferencia principal entre una y otra estriba en el tamaño del alojamiento para el equipo fotográfico. Mientras que la pequeña se ha pensado para una DSLR® de tamaño medio con un objetivo de kit y otro adicional, en la grande cabe una DSLR® profesional  con un telezoom montado y otro objetivo adicional.

     

    La pequeña pesa poco más de kilo y medio mientras que la grande apenas pasa de los dos kilos. La altura interior se puede variar en ambos casos gracias al modo fuelle de la parte superior. Así, podemos aumentar la capacidad de los dieciséis (17 en el caso de la grande) a los veintitrés centímetros.

    La mochila de veinte litros se ofrecerá por ciento cincuenta y nueve euros mientras que la de treinta litros tendrá un precio de ciento noventa y nueve.

    Todos los productos Manfrotto se distribuyen en España por Disefoto, S.A.

    Publirreportaje

           

    Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.